juegos olímpicos

Súperbacteria amenaza los Juegos Olímpicos de Río

Montañas, vegetación tropical, sol, mar: la bahía de Rio de Janeiro es una de las más espectaculares del mundo, pero la calidad del agua deja mucho que desear. Una 'superbacteria' amenaza a los atletas que disputarán aquí las competencias de vela de los Juegos Olímpicos en 2016.

El COI cambia las reglas y ofrece unos juegos a la carta

El Comité Olímpico Internacional  realizó una revisión profunda de los Juegos Olímpicos con el propósito de mantener su atractivo ante el público, atletas, patrocinadores y ciudades candidatas, a propósito de lo que el presidente del Comité, Thomas Bach, bautizó como "Agenda 2020".  La Comisión Ejecutiva del organismo se reunirán en el Principado para debatir y, en principio, aprobar cuarenta proposiciones que buscan, por ejemplo, un cambio en el sistema de elección de las sedes, a las que en lugar de exigirles que cumplan unos requisitos, se "invitará" a que presenten los proyectos que mejor respondan a sus necesidades económicas, sociales, medioambientales y deportivas .

El alemán Thomas Bach, presidente del COI , abrió una serie rondas de consulta para preparar lo que bautizó como Agenda 2020. Las 40 propuestas han sido consensuadas con las federaciones, los comités olímpicos nacionales y los representantes de los atletas, por lo que no se prevén grandes obstáculos para su aprobación.

Los 50.000 millones de dólares que se gastó Sochi en organizar los Juegos de invierno del pasado febrero han sido vistos como un peso para otras ciudades con aspiraciones olímpica. El Comité está trabajando en reformas para presentar a la ciudad candidatas unos Juegos más atractivos.

El organismo internacional pagará la visita a las ciudades de la Comisión de Evaluación, una enorme fuente de gastos para las candidatas, que tiraban la casa por la ventana en su deseo de impresionar a los examinadores. Además, la ciudad organizadora de los Juegos podrá llevar pruebas deportivas a otras ciudades del mismo país y, de forma excepcional, a ciudades de otros países, con la condición de que se respete la integridad de la Villa Olímpica.

Respecto a la posibilidad de trasladar competiciones a otros países, el miembro del COI considera que se reservará para deportes muy concretos, como la vela si la ciudad sede no tiene mar, o el bobsleigh, cuyas instalaciones son escasas y caras.

"Los Juegos seguirán siendo concentrados como hasta ahora, pero si hay que llevar alguna prueba a otro sitio, que las fronteras no sean un problema insalvable", resumió Samaranch.
La Agenda 2020 también recomienda eliminar el límite de los 28 deportes en los Juegos de verano e ir a un programa basado en el número de pruebas, 310, siempre que no se pase de 10.500 atletas. La vía prevista para cuadrar las cifras es que los deportes que reparten más medallas dejen sitio a los nuevos. 

El primer gran cambio podría ser la admisión en Tokio 2020 del béisbol y el sóftbol, deportes muy populares en Japón y que salieron de los Juegos para dejar sitio al rugby y el golf.

Se debatirá igualmente que la Carta Olímpica incluya la no discriminación por orientación sexual entre uno de los principios fundamentales del olimpismo, en respuesta a la polémica surgida durante los Juegos de invierno de Sochi, tras la aprobación en Rusia de leyes contra la propaganda homosexual. También se tendrá en cuenta el respeto a los derechos laborales en el país organizador, un asunto que ha salpicado a la FIFA tras la concesión del Mundial de fútbol de 2022 a Catar.

La creación de un canal olímpico de televisión de alcance planetario que funcione los 365 días del año y el reforzamiento de las medidas de control económico y ético son otras de las recomendaciones de la Agenda 2020.

El COI aprovechará las reuniones de Mónaco para pasar revista a la organización de los Juegos de Río 2016 y para elegir la sede de la Sesión del año 2017, con Lima y Helsinki como aspirantes. 

Río 2016 ya tiene sus mascotas

Una mezcla de la fauna y la flora de Brasil inspiraron, respectivamente, las mascotas de los Juegos Olímpicos y los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, cuyos nombres podrán ser escogidos mediante una votación en internet.