Libertad

La libertad tiene enemigos

No hay nada más desalentador que pasearse por las calles de Caracas, una ciudad triste y agobiada por la desesperanza. No es solamente lo que pesa una economía deshecha, es también la sensación de ruptura, quiebre, disolución, separación y tiempo vencido que aqueja a los que todavía aquí vivimos.

Resistencia a través del arte, una mirada erguida de esperanza

Si existe alguna palabra que genere empatía, que permita identificarnos sin importar raza, religión, creencias; que haga brotar lágrimas y sentir que nada tiene sentido sin ella, que nos lleve a sacrificios extremos como entregar la vida misma y que nos devele lo más sublime de la raza humana, esa es la palabra libertad.

Todos somos libertadores

Corría el año 431 A.C. Atenas vive su esplendor, aun cuando se encuentra en los albores de una guerra terrible, la guerra del Peloponeso, que iba a enfrentar dos potencias cuya fortaleza se basaba en dos ideales absolutamente contrapuestos. Toda guerra trae consigo la tristeza por los caídos.

La apuesta constituyente: Caras vemos, corazones no sabemos

En al artículo anterior dijimos que la evidencia mundial mostraba que la presión popular pacífica propiciaba purgas y crisis internas dentro de coaliciones gobernantes que eventualmente precipitaban el fin de un régimen autocrático. En esta ocasión quisiera explicar por qué es tan importante que esto ocurra. La respuesta radica en la incertidumbre que reina en este tipo de regímenes. Veamos:

Libertad: cómo ir del lenguaje a la acción

Las palabras tienen poder. Una sola palabra tiene el potencial de unir a la gente en torno a un significado compartido tan poderoso como para estimular a la acción. Este fenómeno podemos verlo hoy en las calles de Venezuela donde las palabras fuerza, resistencia, justicia y libertad aparecen en los escudos improvisados de los valientes jóvenes que demandan su derecho a vivir y a progresar mientras protestan sobre el asfalto.

Los gritos contra Maduro se escuchan hasta en las aguas del Orinoco

La edición número 27 del Paso a Nado de los ríos Orinoco y Caroní, organizada por la chavista Alcaldía de Caroní, se llevó acabo este 23 de abril y contó con la participación de más de 800 personas, quienes se unieron con diversas consignas a las demandas de los miles de venezolanos que han manifestado en las últimas tres semanas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El Guaire guiando al pueblo

De negación acérrima pasó a lugar. Las fotografías de los manifestantes del 8 y de este 19 de abril, apelando al río Guaire como atajo para escapar del asedio militar, obligan a la reflexión. Dejó de ser un sucio sumidero  para convertirse en un caudal de civismo, pero también es un derrotero hacia la libertad.  Los marchistas caminando sobre sus aguas hacen una metáfora que ilustra la determinación de recuperar la democracia

Manifestantes piden libertad para Venezuela al grito de "¡Sí se puede!"

No dudan en calificar la situación del país como una dictadura. Tambien reconocen que hubo un golpe de Estado. Están en la calle para pedir la libertad de Venezuela. "Sí se puede", gritan con insistencia quienes participan en la concentración convocada en Chacao. Ocupan la calle Elice y parte de la avenida Francisco de Miranda bajo una misma convicción: "Recuperar la libertad de Venezuela". Argumentan que únicamente así será posible salir de las crisis que atraviesa el país.