<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Opinión

El intento fallido de Maduro ante el Consejo de Derechos Humanos

Nicolás Maduro solicitó ser recibido en una sesión especial del  Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) el jueves 12 de noviembre. Desde la creación de este órgano en 2006, sólo dos Jefes de Estado habían intervenido ante se foro: la presidenta Michelle Bachelet de Chile y el líder Palestino Mahmud Abbas en octubre de este año. Así pues, el carácter extraordinario de la cita y el particular momento que vive Venezuela le brindaron un ambiente de gran expectativa.

"¿Qué me ata a Caracas?"

No son  pocas las razones para quedarse en la capital. Una a una, se suman al sentimiento y a la pertenencia y terminan pesando más que la sensación de ya no poder soportar la áspera realidad cotidiana. Cada quien tiene su Caracas, esta es la mejor cara de una de ellas

Lo bueno y lo malo de "ser creativo"

Nuestra más excéntrica columnista no perdona a nadie. Aquí nos ofrece su visión, sobre lo que fue el primer día del evento conocido como “Explosión Creativa 2015” que al parecer no estuvo a la altura de lo prometido

Bobby Comedia: Si el diablo fuera mujer

El diablo nunca le ganará a Dios, porque el mal no le gana al bien jamás. Al menos que sea en política. La única manera de que el diablo le ganara algún día a Dios sería si se convirtiera en mujer. Si el diablo fuera mujer sería diferente, solo imagínense las tentaciones: estaría operada de los cocos, del trasero, se sacaría par de costillas como la mismísima Thalía

Lección de economía

El día martes 2 de junio me encontraba en una bomba de gasolina y en la tienda noté que había un gran surtido de chucherías y bebidas gaseosas. A mi lado estaba un señor que debía ser motorizado por el casco que cargaba. Me atreví a preguntarle lo siguiente. ¿Por qué hay tanta variedad de chucherías y abundancia de refrescos y no se consigue Harina Pan, aceite o leche?

Por debajo de la MUD

Hablando sobre los temas que íbamos a tratar durante la semana en nuestro portal elestimulo.com, sostuve una corta conversación digital con uno de nuestros columnistas más queridos aquí en la redacción. No voy a mencionar de quien se trata porque estoy seguro que él lo prefiere así. De más está decir que este sujeto goza de toda mi confianza y admiración, además de ser un incondicional amigo desde hace muchos años.

Opinión: Tenle paciencia al “Guachimán” *

Los apellidos se asumen con dignidad. A menos que el tuyo sea Hitler, pues. Ahí sí como que conviene un cambio en la jefatura. Aunque la dignidad, he aprendido, no aplica al momento de entrar a una caseta de vigilancia en una zona residencial. Ningún vigilante ha podido anotar mi apellido

Yo no firmo el Decreto Obama

La semana pasada el Presidente Nicolás Maduro anunció que se han recolectado cerca de 3 millones de firmas en rechazo a las sanciones impuestas por el Presidente de los EEUU a funcionarios venezolanos. Del mismo modo la diputada de la Asamblea Nacional, Tania Díaz, está convencida de que para el 9 de abril, Maduro tendrá 10 millones de firmas. ¿Y cómo no? Si el epítome revolucionario en Cuba abrió, en la Casa Museo Simón Bolívar de La Habana, un punto rojo para la recolección de rúbricas 

Opinión: ¿emigrante o turista?

Está de moda irse de Venezuela. Quien piense lo contrario tiene una agenda social nefasta. Durante los últimos seis meses yo lo único que he ocupado mis noches es en irme a casa de un amigo a despedirme porque se larga del país. Eso me amarga. Principalmente porque ya empacó todo y yo tengo que poner la caña Es deprimente perder a tus amigos. Cierto, está Skype y en cualquier momento uno puede abrir la laptop, servirse un vino y hablar con el pana que está en Shanghái. Pero yo me conozco. Si voy a tomarme la molestia de abrir una laptop y servirme un vino, no voy a hablar con un pana. Simplemente veré porno y el amigo que hable con su mamá. El problema es que las despedidas me deprimen porque no les quiero decir adiós a mis amistades. Por ello, he tomado la crucial decisión de no volver a otra. Simplemente le mandaré al que se va una foto del sofá de Ikea donde quiero dormir cuando lo visite para que lo compre. Es lógico. Si cada vez que me despido me dicen: “Sabes que siempre tendrás un sofá donde dormir cuando me visites”, por lo menos voz y voto debo tener sobre la comodidad del mismo. Para mí, el que se va de Venezuela es porque tiene un plan específico de lo que quiere hacer afuera y he descubierto que no muchos lo tienen. Por lo general son los que el primer mes de su partida publican fotos en Instagram donde salen en el estadio de los Yankees, comiendo sushi en Nobu y rumbeando en Omar’s en Nueva York. Al segundo mes más nunca se les ve en Instagram porque no tienen real para costearse el plan del celular. Como yo lo veo, el que se asume emigrante no puede vivir una vida de turista. Si viviendo aquí ninguno de nosotros se hospedó en el Hotel Tamanaco, no podemos esperar que la nueva vida afuera comience pidiendo room service en el Waldorf Astoria. Yo creo que hay que tomarse la decisión del plan B muy en serio y no a la ligera. La vida afuera no es la misma que en Venezuela y eso es un shock para muchos que no piensan todo lo que su decisión implica antes de apagar la luz. Afuera tú dejas a tu hijo dentro de un carro diciéndole que te espere un momento mientras te bajas en la farmacia y las autoridades te quitan el hijo y el carro. De repente el chamo es un mocoso malcriado y esa es la mejor solución del mundo, pero miren, el carro es importante. Ni siquiera los juegos de béisbol son lo mismo. En el extranjero los perros calientes son estandarizados. Jamás verás un pote de salsa rosada picante con un papel escrito a mano que diga: “Espaisy”. Allá un home run de los Mets se celebra levantando un dedo de goma espuma. Aquí meterían el dedo de goma espuma en un vaso lleno de cerveza y se lo exprimirían encima a la sifrina que gritó: “Bestia, ¡lo poncharon en tercera!”. Vivir en el extranjero tiene sus cosas buenas, claramente. Afuera cuando pagas nadie te niega el vuelto. En Venezuela, con toda la seriedad del mundo, te entregan un chicle Bolibomba para compensar la falta de cambio. Pero uno se entiende en este subdesarrollo. En la Cochinchina nadie sabrá que tú existes. Aquí entras a un banco y sales con el teléfono de un plomero, un gestor que cambia dólares y una receta de pan de jamón. Yo creo que hay comportamientos venezolanos que tienen su mérito. En los Estados Unidos las celebraciones comienzan a las siete y se acaban a las nueve. Aquí a las nueve ya se le pagó al DJ por las tres horas extras que se va a lanzar a las tres de la mañana. Allá hay bodas en las que te cobran por tomar. Aquí en una boda te cobran por beber y demandas a los novios por pichirres. No digo con esto que es mentira que Venezuela esté mal y que no haya que pensar en un plan B para ser felices. Pero hay cosas que no pensamos cuando apagamos la luz que bien merece la pena repasar. Si no estamos contentos con todo lo que nos hace típicamente venezolanos, entonces sayonara. Si hay ciertas cosas que extrañaremos de vivir en Venezuela, entonces hay que pensárselo dos veces antes de comenzar una nueva vida donde no por venezolano sino por emigrante es que nos conocerán. Por: Toto Aguerrevere]]>