Socialismo

La influencia moral

Estamos en un momento crucial. El sistema del socialismo del siglo XXI colapsó. Esto quiere decir que, dentro de su lógica, no hay avance posible, sino un deterioro que se incrementa geométricamente.

Una guerra contra todos

El objetivo del régimen es su mera supervivencia. La buena economía no es una de las virtudes del socialismo del siglo XXI. Se ha convertido en un inmenso fardo que les hace casi que imposible el camino hacia la realización de una hegemonía irreversible.

"En Venezuela nunca ha habido socialismo" y otras frases de Juan Barreto

Con el cabello corto y más delgado que en la entrevista que concedió a El Estímulo en agosto pasado, apareció este martes en las cámaras de Globovisión el dirigente de Redes, Juan Barreto. En la entrevista, el exalcalde mayor de Caracas disparó sin indiferencia contra el chavismo y la oposición. A la MUD, la  acusó de no tener proyecto político y de no haber tenido "la oportunidad de robar". Las críticas hacia el Gobierno se concentraron en la corrupción en Pdvsa, la deficiencia del poder judicial y lanzó una frase que -seguro- no dejará indiferente a nadie: "En Venezuela nunca ha habido socialismo".

Yacer en el fondo

“Ha sucedido, y por consiguiente, puede volver a suceder”. Con esta frase, sin adornos y sin rebusques, Primo Levi, una víctima del fascismo, advirtió sobre el fuste torcido de la humanidad. La historia es la vitrina de la crueldad humana. El hombre es capaz de todo, incluso de organizar e imponer un sistema feroz y brutal, sin ninguna otra excusa que la prevalencia de la fuerza y la falsa convicción de que unos hombres y sus ideas son más importantes que el resto. Ha sucedido, y lamentablemente sigue sucediendo. Peor aún, nos está sucediendo. 

La era pos-Fidel en Cuba: el desafío es económico

Después de Fidel Castro, nada hace pensar que Cuba desistirá del socialismo, aunque eso apenas inquieta a jóvenes de provincia como Ángel Mora. Este técnico electrónico solo quiere un buen ingreso, y encontrar leche y transporte en las mañanas.

De cómo se esfumó la Misión Clase Media

El socialismo chavista aprovechó el boom de precios petroleros para inundar el mercado de productos importados. Con un endeudamiento creciente y la caída de la producción nacional, el venezolano promedio disfrutó de una ilusión económica sin parangón financiada a futuro con la ruina nacional

De cómo se esfumó la Misión Clase Media

El socialismo chavista aprovechó el boom de precios petroleros para inundar el mercado de productos importados. Con un endeudamiento creciente y la caída de la producción nacional, el venezolano promedio disfrutó de una ilusión económica sin parangón financiada a futuro con la ruina nacional

Un gobierno no democrático

Existes muchas experiencias de gobiernos que han ganado elecciones mediante el voto popular y luego con el poder en la mano, degeneran hacia un ejercicio autoritario. 

Bienestar para todos

Los venezolanos estamos esperando un curso de acción que revierta la crisis. Necesitamos un plan adverso al socialismo del siglo XXI y refractario a las nostalgias de los progresistas y providencialistas que creen que pueden montar esa bestia feroz que es el estatismo.

Bienestar para todos

Los venezolanos estamos esperando un curso de acción que revierta la crisis. Necesitamos un plan adverso al socialismo del siglo XXI y refractario a las nostalgias de los progresistas y providencialistas que creen que pueden montar esa bestia feroz que es el estatismo.

No se aguanta más

En este desastre, ya el problema no es de distribución de los alimentos, que existe de manera grave, tampoco el problema es de escasez de divisas para la adquisición de productos básicos, el problema ya no es la especulación y el “bachaqueo”, el problema es que el salario no alcanza.

Sentirse mujer en socialismo: más gavilán que paloma

Hace años los comerciales de toallas femeninas, champú y cremas invocaban en sus jingles la promesa de “ser más mujer”, “desodorantes que no abandonaban” y “6 horas de protección Always de Tess”. Jamás se cruzó la posibilidad de que veinte años más tarde, para sentirse diosa deseada y segura con “alitas protectoras”, habría que maniobrar y pelear a “rin pelao”. Estas historias a continuación, trazan la femineidad bravía al límite de estos tiempos

Controles, ruina y esclavitud

El país se vive en tres dimensiones caóticas y ficticias. La primera dimensión es la que pretende el gobierno, negador de todo, evitador ingenuo de las consecuencias de sus acciones, irresponsable en el diseño de políticas y afianzado en esa afilada lanza del colectivismo voluntarista.

¡Soy socialista! Y no del siglo XXI

La definición de socialismo en el contexto actual es difusa. Sabemos que el control directo de los medios de producción y el trabajo por el Estado tiene un costo demasiado alto en burocracia y corrupción. Pero para efectos prácticos, las palabras puras no tienen ninguna utilidad. Todos los países tienen economías mixtas.