<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Excesivo uso de computadoras causa migrañas y resequedad en los ojos

El médico oftalmólogo Martín Serrano, del GMSP, explicó que la llamada luz azul de los aparatos electrónicos disminuye el número de parpadeos y puede ocasionar resequedad en los ojos, migrañas y cefaleas y problemas para dormir

Excesivo uso de computadoras causa migrañas y resequedad en los ojos

Estar «pegado» a una pantalla causa daño físico. Se hace la salvedad de «físico» porque mucho se habla de lo perjudicial que puede ser, mentalmente y a nivel social, el excesivo uso de computadoras. Pero poco se habla del deterioro y los problemas que trae a nivel orgánico.

La sobreexposición a la llamada «luz azul» de las computadoras y de los teléfonos móviles puede ser muy dañina para la visión. Así lo alerta el oftalmólogo Martín Serrano, del Grupo Médico Santa Paula (GMSP), especialista en cirugía de retina y vítreo.

“La luz azul de los aparatos electrónicos disminuye el número de parpadeos y puede ocasionar resequedad en los ojos, lo que también se conoce como síndrome del ojo seco”, dice. Añade que debe atenderse a tiempo, para evitar consecuencias posteriores.

El uso prolongado de estos aparatos también causaría dolores articulares, sobre todo en el cuello, por mantener posturas inadecuadas, dificultades para descansar o conciliar el sueño, así como incremento de cefaleas y migrañas”.

El papel de los padres

Los padres de niños y adolescentes deben tomar previsiones para evitar consecuencias negativas por el uso y abuso de pantallas de celulares, tabletas, computadoras y otros dispositivos. Es algo que se ha acentuado con la pandemia debido a las clases en línea, que han multiplicado los tiempos de permanencia frente a estos aparatos.

“Esto se ha observado durante la pandemia. Por el confinamiento obligado, muchas personas, sobre todo jóvenes, se volcaron por completo al mundo digital”, acota.

excesivo uso de computadoras

Así mismo, refiere que el sedentarismo generado por la pandemia, puede incidir en el desarrollo psicomotor del niño, por el uso indiscriminado de las tabletas, impactando en la salud de los ojos.

«Estamos observando niños con enfermedades de adultos por ser sedentarios. Nos encontramos con infantes con síntomas de ojos secos, de conjuntivitis capilar o de enfermedades típicas de personas que laboran en oficinas. Aparte del cansancio ocular».

Aclara el especialista que hay que estar muy atentos con el uso de esta herramienta tecnológica, “en niños con estrabismo, por ejemplo, por tener un ojo dominante o con ambliopía, se utilizan videojuegos de modo terapéutico para obligar a estos pacientes en edad pediátrica a usar el ojo con el que ve menos».

Serrano recomienda que los niños y jóvenes se despeguen de las pantallas cada media hora, por espacio de un minuto aproximadamente. “Estas pausas sirven para parpadear, estirarse y levantarse”, dice. Agregó que las pantallas deben ubicarse por debajo del nivel de la cabeza “para evitar la fatiga visual”.

Desconectarse antes de dormir

La sugerencia del especialista va dirigida a dejar de usar estos dispositivos después de las 8 de la noche, especialmente si durante el día hay un excesivo uso de computadoras y otros aparatos.

“Lo ideal es detener su uso al menos dos horas antes de dormir. Así el cerebro entiende que es momento de descansar. Esta indicación funciona para niños y adultos”, manifiesta.

Finalmente recomienda acudir a consulta anual y convertir este encuentro con el oftalmólogo en un patrón a seguir como cultura saludable.

Parque del Este en Caracas cumple 60 años y celebran al arquitecto John Stoddart

El Lanzamiento oficial del Programa Reframing Green Spaces, la presentación de un video en homenaje a uno de los diseñadores de este pulmón de la ciudad, el arquitecto John Stoddart, talleres de formación y seminarios con especialistas, son parte de la agenda de celebración de los 60 años del Parque del Este, Francisco de Miranda, organizado por la Fundación Espacio y el British Council.

Cómo cruzar entre Colombia y Venezuela por el Orinoco

Este es el testimonio de una mujer que emprendió el retorno a Venezuela por la "trocha fluvial" del Amazonas para reencontrarse con su hijo de ocho años el día de Navidad de 2020. Los puestos de frontera entre los dos países permanecen cerrados en prevención al coronavirus. Así, esta madre tuvo que armarse de valor para cruzar una zona selvática, rodeada de cientos de kilómetros de agua y donde el tránsito de personas también puede ser un negocio. Escribe Rocío Sulbarán/El Estímulo