<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Padre de víctima en Petare: "A mi hijo lo ejecutan, tres tiros, ya herido y rendido"

Según la versión del padre de la víctima, el cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), las Fuerzas Armadas Especiales (FAES), dieron muerte a su hijo tras herirlo en la persecución. “No hay derecho de ejecutar a una persona así”, comentó en la morgue mientras esperaba para retirar el cadáver

Padre de víctima en Petare: "A  mi hijo lo ejecutan, tres tiros, ya herido y rendido"

Alexander Chacón estaba en su casa, con tres de sus hermanos, su tía Mabel Chacón y su padre Adrián Chacón, cuando un grupo de hombres armados ingresó a la vivienda, ubicada en la calle Tamanaco del barrio Maca de Petare. Se identificaron como miembros de las FAES. Era la 1 de la tarde del pasado viernes 15 de enero, una hora que esta familia nunca olvidará.

Al momento de ingresar la supuesta comisión, los cuatro jóvenes corrieron, algunos brincaron por la ventana. A Alexander (24 años) lo persiguieron. Según el padre de la víctima, no estaba armado, pero, aun así, le dispararon. Cayó herido en unas escaleras detrás de la casa. El progenitor cuenta que uno de los efectivos de las FAES se acercó hasta donde estaba su hijo herido y le disparó en tres ocasiones, provocándole la muerte. “Otro de mis hijos que brincó por la ventana se fracturó la mano”, agregó.

“El FAES llegó tumbando la puerta como animales, te ponen el fal en el pecho y te dicen quédate quieto. Yo estoy consciente de que mi hijo tenía problemas, estaba solicitado por robo, pero por qué lo ejecutan así, tres tiros, ya herido y rendido”, dijo Adrián Chacón.

El padre del occiso se encontraba este domingo 17 de enero en la morgue de Bello Monte. Mientras esperaba que le entregaran el cuerpo, aseguró que cuando las FAES aparecen por el barrio petareño, “hay uno o dos muertos”.

Chacón comentó que no era la primera vez que las FAES ingresaban a su casa con la misma actitud. «Llegaban de esa manera, agresivos, lanzando todo al piso y nos daban unas rumbas (golpizas) y después otra vez en la casa y palo. Por eso es que los muchachos cuando veían que llegaban, salían corriendo. El único que tenía problemas era Alexander. El FAES llega, te golpea, y después sacan un teléfono con fotos y van viendo y comparando: este no es, este sí e, y si reconocen a alguien, bueno ya tú sabes. A mi casa fueron como 15 veces. El Cicpc también había ido a la casa pero, fueron más decentes”.

Mientras narraba lo que pasó, Chacón indicó que él y su hermana estaban tratando de convencer al joven para que se entregara, porque temían que en unas de esas incursiones de las FAES a su casa ocurriera lo que finalmente sucedió.

«Lo mataron los PTJ»

En otros hechos ocurridos en la capital, aseguran que el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) estaba buscando a Giancarlos Tovar de 28 años por presuntamente haber cometido el delito de robo a mano armada. Según contó su hermano Yinller Cárdenas, lo encontraron en los Flores de Catia, en el oeste de Caracas.

“Los PTJ ingresaron a la casa y sacaron a todo el mundo y a él lo dejaron adentro y lo mataron”, aseguró en su relato Cárdenas. Contó que el hecho ocurrió el pasado jueves 14 de enero, a las 4 de la tarde.

Cárdenas comentó que su hermano había estado preso en un retén policial en Macuto, estado Vargas y de allí había sido trasladado a la cárcel de Puente Ayala, en el estado Anzoátegui, lugar donde cumplió una pena de 4 años por el delito de robo. “Tenemos entendido que había salido en libertad hace como tres meses, pero nosotros no teníamos contacto con él. Sabíamos que estaba en Los Flores, pero no lo había visto”, dijo el joven en la morgue caraqueña.

Robo y muerte

Luis Enrique Fernández de 53 años, salió el miércoles 13 de enero bien temprano de su casa, ubicada en Turumo, estado Miranda. Debía visitar a su hermana, Marbelys Fernández en Guarenas, quien lo ayudaba con la comida, ya que estaba desempleado y mantenía tres hijos. Sin embargo, Luis Enrique nunca llegó a su destino.

La madre de Marbelys y Luis Enrique vive en Carúpano, estado Sucre y mantenía contacto a diario con su hijo, a quien llamaba a la casa de una vecina. En vista de que ni el jueves ni el viernes pudo conversar con él, como era habitual, la madre se comunico con Marbelys para preguntar por Luis Enrique, pero no habían noticias.

La mañana de este domingo, en el recinto forense de Caracas, Marbelys manifestó que al primer lugar que se dirigió fue a la Policía Municipal de Sucre (Polisucre), para preguntar si su hermano estaba preso allí. En la policía le informaron que no estaba detenido. El esposo de Marbelys acudió a la morgue de Bello Monte y pudo confirmar, a través de una fotografía, que Luis Enrique estaba muerto.

Una comisión de la policía científica levantó el cadáver de Luis Enrique en el barrio 5 de Julio en Petare, el pasado miércoles a las 10 de la mañana. No tenía sus pertenencias, solo la ropa que llevaba puesta. Marbelys Fernández indicó que en la morgue le indicaron que el cuerpo presentó tres heridas por arma de fuego en la cara. “No tengo idea que hacía en ese lugar. Él hacía trabajos de construcción, pero no sé si estaba haciendo algo de trabajo”, indicó la hermana del hombre asesinado.