<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Falta de quimioterapias en el Padre Machado causa llantos en pacientes con cáncer

Elizabeth Salazar es la mujer que se hizo famosa en todo el mundo luego de mostrar su seno carcomido por el cáncer durante una protesta frente al Ministerio de Salud el pasado 9 de junio. Esta vez, junto a otros compañeros quienes padecen la misma enfermedad, manifestó su descontento con el sistema de salud nacional a las puertas del Hospital Padre Machado en Caracas.

Falta de quimioterapias en el Padre Machado causa llantos en pacientes con cáncer

La mujer, en compañía de su esposo y sentada en una silla para mitigar los dolores que la enfermedad le causa, habló a los medios de comunicación y ante ellos manifestó que «no es posible que a los enfermos se les diga como solución que deben ser fuertes y luchar. ¿Cómo se pelea sin medicinas?».

En Venezuela, según la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven) el desabastecimiento de fármacos ronda el 88% y los que se encuentran son de difícil acceso para un ciudadano que gana sueldo integral (Bs 2.555.500), por lo que el gobierno nacional debe proveérselas. Sin embargo, en dos oportunidades durante los últimos tres meses, el titular de la cartera de Salud, Luis López, ha afirmado de forma indirecta que no tienen los recursos para cubrir con la demanda.

Salazar, con un actitud más serena, explicó que la razón por la que mostró su seno fue para que el mundo supiera que hay un Gobierno al que no le importa la vida del pueblo al que tanto defienden.

Según un informe realizado por la Asamablea Nacional (AN) de mayoría opositora, 2.000 personas con cáncer han muerto producto de la debacle de la salud ocasionada por malas políticas públicas y por el abandono de los hospitales y ambulatorios en todo el país, mientras el Ejecutivo apunta a guerras económicas y agentes externos.

EE-pacientes-cancer-padre-machado-19.06.18-DanielH-1

Tras la difusión de las fotos de su seno maltrecho, la mujer recibió múltiples donaciones y propuestas para tratarse. «Estoy agradecida con Dios por haberme dado esta oportunidad». Dijo que jamás perdió las esperanzas, a pesar que todo su panorama se había oscurecido.

A pesar de esto, muchos no tienen esas fuerzas puesto que 100 % de los servicios de radioterapia están inoperativos, según la Comisión de Salud del Parlamento presidida por el diputado José Manuel Olivares, por lo que «ocho de cada 10 (enfermos) están destinados a morir».

Con temor, Salazar confesó que no ve a Venezuela con un futuro cercano positivo, sino en un declive que no se detiene. «Mira a estas mujeres y hombres sufren porque la muerte se les acerca con cada día que pasan sin tratamiento», destacó.

A las 11:00 AM, Elizabeth no había desayunado. Salió de los Valles del Tuy a las 4:00 AM. «He llevado golpe y golpe entre el ferrocarril y el Metro, pero aquí estoy porque mi sacrificio es por aquellos que han pasado este dolor que me tiene aquí sentada», relató.

Desmintió que vaya a emigrar de Venezuela por algún tratamiento y arremetió contra el gobierno de Nicolás Maduro «Ellos nos ofenden diariamente cuando niegan nuestros padecimientos pero son unos ineptos. Sí, tú, Luis López, ¿Qué haces ahí? ¡Eres un bruto! Sal de ese Ministerio».

Como Elizabeth hay otras mujeres que padecen el calvario del cáncer, Odilia Velásquez de 40 años llevaba un turbante en la cabeza para cubrir su corta cabellera producto de las cuatro quimios que le realizaron y que no le terminaron por falta de medicamentos. Ahora debe iniciar un nuevo ciclo pero corre la misma suerte.

EE-pacientes-cancer-padre-machado-19

«Mi vida era feliz hasta hace un año cuando me detectaron el tumor». Una vez descubierta la enfermedad el 25 de septiembre de 2017 le extirparon el seno y le colocaron un implante que la deprime. «Es horrible verme eso en el espejo».

Tiene dos hijas. Una de 21 y otra de 10. La menor no sabía de la enfermedad de la madre hasta que descubrió un recipe y le preguntó a su maestra que era cáncer.

La mujer rompió en llanto porque no quiere morir y dejar a sus hijas solas «Esto es muy difícil. Quiero estar sana y no separarme de mis muchachas. Hasta la alimentación he tenido que cambiar, pero tampoco hay alimentos y los que hay son muy costosos. ¡Basta!