Fe y Alegría: 25% de los maestros desertaron de las aulas

Las autoridades de Fe y Alegría, junto a representantes del cuerpo docente y estudiantil, denunciaron las precarias condiciones de la educación en Venezuela

Fe y Alegría: 25% de los maestros desertaron de las aulas

“En Fe y Alegría, nos sentimos muy preocupados por la situación que atraviesa la educación venezolana, que está perdiendo su calidad y poniendo en riesgo el desarrollo del país», informó la federación en un comunicado. 

Los docentes abandonan las aulas para dedicarse a otras actividades que les pueda generar mejores recursos para mantener a sus familias.

Estudios revelan que gran parte de los docentes tienen signos de desnutrición y depresiones severas.

Denunciaron que hay niños que no van a la escuela por qué sus familias no tienen para el transporte, para el uniforme o para la comida.

Por otro lado,  señalaron que los docentes que trabajan en Fe y Alegría, por ubicarse las escuelas en  sectores populares, requieren de dos y tres medios de transporte para trasladarse. Esto, en caso de que consigan el vehículo. 

Las declaraciones corresponden al Padre Manuel Aristorena, presidente del Movimiento Fe y Alegría.

Junto a otras autoridades de este organismo, realizó una rueda de prensa para alertar de la crisis que afecta la educación, no solo en estos centros educativos, sino en todo el país.

Indicó que a pesar de todos los esfuerzos que realizan, les preocupa la situación económica social que atraviesan sus docentes. 

«También nos preocupa el deterioro de las infraestructuras educativas, la necesidad de reparar filtraciones, de dotar las aulas con todo el material necesario», señaló el padre Aristorena.

Indicó que actualmente hay muchos docentes con falta de preparación, situación que tampoco permite que puedan ofrecer una educación de calidad.

Deserción de maestros

La profesora Noelbis Aguilar, directora nacional del programa Escuela de Fe y Alegría, informó que motivado a los bajos salarios que devengan los profesores han desertado de las aulas de clase 25% de los maestros.

“Fe y Alegría tiene establecidos 176 centros educativos en todo el país, en donde atendemos unos 97.783 alumnos de todos los niveles, quienes contaban a principios de año con 9.019 maestros, pero a esta fecha ya se han ido 1.775″ señaló.

De acuerdo con Aguilar, en algunos casos han los docente faltantes son sustituidos por las madres o padres representantes de los alumnos.

Dijo que los maestros dejan las escuelas para dedicarse a otras actividades en donde puedan asegurar los recursos para la manutención de sus familias. 

Informó que las estadísticas señalan que la inasistencia de los alumnos a las aulas de clase es de 60% , por razones de falta de transporte, alimentos, entre otras.

Igualmente señaló que es necesario anunciar la declaratoria de emergencia en el sector educativo, para mejorar las condiciones salariales a los maestros.

Familias separadas

Indicó que la crisis social que atraviesa el país causó que por lo menos 9.000 estudiantes hayan sido separados de sus padres, pues estos abandonan el país en busca de mejores oportunidades.

De esta forma, los niños quedan al cuidado de sus abuelos, tíos, hermanos mayores y demás familiares.

“Esta situación afecta severamente el comportamiento de nuestros niños que en algunos casos observamos retraídos y en otros casos agresivos, y por supuesto requieren de una atención especial, para minimizar este cambio en sus vidas”, señaló Aguilar.

La voz de los estudiantes

En representación de los estudiantes habló la alumna Kaudy Hurtado, estudiante del sexto año del Colegio María Inmaculada, ubicado en Petare.

Hurtado llamó la atención al ministro de educación chavista Aristóbulo Istúriz, exigiéndole mejoras en las condiciones socio económicas de los docentes, equipamiento en las aulas de clases y reparación en la infraestructuras de las escuelas.

«Es nuestro derecho tener una educación de calidad y digna, los jóvenes del país exigimos mejoras en el sistema educativo”, denunció la joven. 

Protestas de educadores

Entre tanto, el profesor Rafael Peña, director de la Escuela Técnica Industrial San José Obrero, ubicada en Antímano, expuso la serie de acciones que realizan los docentes para exigir a las autoridades sus mejoras socioeconómicas, además de los pasivos laborales que les adeudan.

Informó que protestan en las calles, e informan a las comunidades a los padres y representantes, su situación, así como las reuniones sin ninguna respuesta que realizaron con Aristóbulo Istúriz.

«Nosotros no solo estamos defendiendo nuestros pasivos laborales, sino también defendemos el derecho que tienen los niños a una educación de calidad”, señaló Peña. 

La profesora Maribel Quiroz, directora de la escuela María Inmaculada del barrio Unión de Petare, señaló que los docentes no les alcanza sus salarios para la manutención de sus familias.

“Los profesores nos preguntan cuándo tendremos venta de ropa usada en las escuelas, pues es la única oportunidad de poder comprar prendas para ellos y sus familias, pues actualmente no tienen ni siquiera para comprar un par de zapatos”, informó la profesora. 

Señaló que en varios estudios realizados y jornadas de salud,  muchos docentes presentan cuadros de desnutrición y depresiones severas, que también afectan con la calidad de la educación que se les imparte a los niños. 

La paz es el camino

El presidente Joe Biden invitó a cerca de 110 países a participar en una Cumbre por la Democracia, entre ellos los principales aliados de Estados Unidos. El evento virtual tendrá lugar el 9 y 10 de diciembre con el argumento de la defensa frente al autoritarismo, el combate a la corrupción y el respeto de los derechos humanos.

La segunda página de Hetty Green (“Papeles póstumos de un petroestado”)

Hetty Green, la “bruja de Wall Street”, como llegaron a llamarla los tabloides de la época, se contó entre los grandes practicantes del capitalismo financiero que jamás hayan vivido. Todos los historiadores económicos que se han ocupado del advenimiento de la llamada civilización petrolera señalan la antecesión del llamado “ciclo ballenero”, del que Green, "la mujer más rica de América", fue una notable protagonista.