<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Fe y Alegría lleva 65 años impulsando la pedagogía del amor

Este movimiento reafirma el compromiso de convertir sus centros y programas educativos en lugares para la defensa de la vida y la convivencia solidaria. Al mismo tiempo, busca mitigar los efectos más inhumanos de la crisis a través de la formación

Fe y Alegría lleva 65 años impulsando la pedagogía del amor

El movimiento de educación popular integral y promoción social Fe y Alegría cumple este 5 de marzo 65 años de fundado. La institución impulsa desde las comunidades donde están presentes procesos educativos inclusivos y de calidad. Están comprometidos en el desarrollo del país y la formación de los menos favorecidos.

El padre chileno José María Vélaz, fundador de Fe y Alegría, estudió en colegios de la Compañía de Jesús,  donde continuó su preparación hasta hacerse miembro y ser destinado a Venezuela en 1946.

Vélaz soñó para la tierra que lo acogió una red de escuelas en los lugares más olvidados y con necesidades. Con su trabajo, construyó ese proyecto dentro de las comunidades desfavorecidas. En 1995, esa red se hizo realidad y se bautizó con el nombre de Fe y Alegría.

Fue gracias a la generosidad de los venezolanos -en especial de Abraham Reyes y Patricia García- que se levantó la primera escuela, en los espacios de una casa que donó la pareja.

Transcurridos nueve años, la institución contaba con 10.000 alumnos en Venezuela. La acogida de la empresa permitió replicar el modelo en otros países. En dos años Ecuador, Panamá, Perú, Bolivia, Centro América y Colombia se sumaron a la aventura.

“Fe y Alegría comienza donde termina el asfalto, donde no gotea el agua potable y la ciudad pierde su nombre”, dice una de las frases célebres de la institución.

Traspasando continentes

El movimiento educativo se extendió y tocó tierra europea, específicamente España, bajo el nombre «Entre Culturas». También, llegó a Italia, aunque allí la filosofía y la forma de trabajo son diferentes.

En 2007 nace Fe y Alegría en Chad, África, con una red rural de escuelas en la región del Guera, cuya población es mayoritariamente musulmana. Nació con el apoyo de las autoridades educativas del Estado chadiano.

Este espíritu fundacional se extendió más tarde a Madagascar, en 2013, y al año siguiente a la República Democrática del Congo.

El Primer Congreso Internacional de Fe y Alegría África, celebrado en enero 2016 en N’djamena, la capital de Chad, fue una oportunidad para dar a conocer la misión y visión del movimiento a la gran familia jesuita del continente africano. También permitió entusiasmar a otros países como Guinea-Conakry, Zimbabue, Mozambique y Kenia.

La Federación Internacional de Fe y Alegría nació en 1987. Su propósito fue consolidar un trabajo mucho más coordinado, que marca y mantiene una línea de acción común.

Afectado por la crisis

Debido a la crisis política, económica, social que abrió una emergencia humanitaria en los últimos cinco años en Venezuela,  los sectores más vulnerables del país están muy afectadas. Y el sistema educativo no es la excepción.

«Nuestra Venezuela atraviesa momentos duros, pero seguimos trabajando con más compromiso para salir adelante», dicen en su cuenta de Twitter.

Desde Fe y Alegría destacan que, pese a que docentes, obreros y personal administrativo de la institución esté mal remunerado, se sigue trabajando con tesón en cada centro educativo.

«Hoy, 5 de marzo, reafirmamos nuestra fe en Dios, en Venezuela y en los venezolanos, capaces de una gran generosidad, con entrega y trabajo para superar los obstáculos»

Suma de esfuerzos

Fe y Alegría en Venezuela expresó el compromiso de convertir sus centros y programas educativos en lugares de vida y de convivencia solidaria.

«Hoy, más que nunca, nos seguiremos esforzando en mitigar los efectos más inhumanos de la crisis, como el hambre y la escasez de medicinas. Nos articularemos con las comunidades, con organismos e instituciones».

Están comprometidos en promover la pedagogía del amor, la creatividad y y la alegría, para que garanticen los aprendizajes esenciales: capacitación para el trabajo y el emprendimiento.

Entrena tu mente

Ricardo Adrianza comparte dos enunciados más de su filosofía de vida "El señor de las verduras". Esta vez profundiza en la actitud y el vivir el presente, conceptos que engloba en el renglón "entrena tu mente"