Fedecámaras: Reforma tributaria afecta inversión privada

Fedecámaras a través de su presidente Ricardo Cusanno señaló que la reforma tributaria que impulsa el chavismo pretende subsanar los déficits que ellos crearon con años de control de cambio

La nueva reforma tributaria afectará a la inversión del sector privado, afirmó Ricardo Cusanno presidente de Fedecámaras.

El empresario señaló que la medida no beneficiará a la economía. Por el contrario, es más de lo mismo, y dibuja un panorama poco alentador para el año 2020.

“Luego de haber dilapidado los mayores ingresos petroleros de Venezuela el gobierno pretende subsanar las deficiencias, creadas por sus políticas, metiéndole la mano en el bolsillo a los empresarios», manifestó.

Cusanno indicó que se perdieron dos períodos de bonanza petrolera y se incrementó por seis la deuda pública.

«Ahora pretenden hacerles pagar a los consumidores porcentajes mucho más altos por usar divisas”, explicó.

Indicó que a esta situación se le suman las restricciones externas y la desesperanza que en algunas zonas del país se está viviendo.

Crisis y desolación

El dirigente empresarial, que estuvo en Valencia en una actividad de Fedecámaras Carabobo expresó el impacto de la crisis en el sector.

“Salir de Caracas hacia las regiones, ver carreteras desoladas o con largas colas para echar gasolina; ver zonas industriales que en el pasado eran generadoras de progreso, bienestar y empleo, y hoy prácticamente están detenidas», expresó.

«Ver el campo venezolano en condiciones con poca siembra, casi desolado, no es un panorama que ayude. Es la mejor imagen que refleja los números que los estadistas están planteando”, agregó.

Blackout y dolarización en 2019

“El primer trimestre y el año en general no escapa de la realidad y la dinámica que ya tenemos 20 años viviendo», dijo el presidente de Fedecámaras.

«El año pasado lo marcó el blackout eléctrico que evidenció la crisis estructural, sistémica y de servicio que vive el país”, dijo Cusanno y destacó que sin electricidad, difícilmente se produce en empresas y plantas.

Otro efecto del apagón fue la proliferación del dólar como moneda de curso ante la falta de bolívares e imposibilidad de pago electrónico. “De allí empezó a surgir ésta mal llamada dolarización o uso de distintas divisas de manera anárquica. Junto a ello vinieron las medidas donde se equiparó el dólar oficial al paralelo”.

A su parecer esto es una suerte de mea culpa del gobierno.

Se sobrevaluó la moneda y por años se cuestionó el uso de divisas, mientras que organismos como Cadivi y otros sistemas de control de cambio, profundizaron la corrupción y la crisis.

Inversión limitada

Al igualar el dólar paralelo al oficial, empezaron a surgir algunos incentivos sobre todo en la diáspora con las remesas que llegaron por vía transfonteriza legal, dijo el presidente de Fedecámaras.

“Se empezaron a insertar en la economía, casi por 3.200 millones de dólares, y eso hizo que los empresarios que tenían capacidad de ahorro, invirtieran en la medida de sus posibilidades, de su tamaño. Esto aún a pesar de la crisis para poder servir esa cantidad de dólares que la diáspora estaba enviando a Venezuela. Eso marcó un cambio en el segundo semestre de 2019”, puntualizó Cusanno.

Precisó que aunque la economía sigue siendo contractiva, y se vive el peor momento de la vida republicana del país, la economía privada creció de manera significativa.

«Sin embargo es una economía enana», sentenció.

El campo sufre

Cusanno recalcó que los empresarios se preparan para mantener viva su actividad. En este escenario, la agroindustria depende de una gran cantidad de materia prima y de la producción del sector primario.

“El sector primario tiene deficiencia de capacidades crediticias, de insumos, químicos y fertilizantes, tiene deficiencia de los bienes de capital actualizados: tractores, camionetas. Tiene deficiencia de vialidad para llegar a las zonas del campo. No hay sector que escape de ese drama”.

Desplome

Cusanno opinó que los primeros impactos de la propagación del Covid-19 en la economía, y se ven en los mercados internacionales, pero la economía no opera de manera aislada. “Esperemos que quienes ostentan el poder puedan tener planes y contingencias necesarias para evitar que sean daños mayores”.

También se refirió al desplome de los precios del petróleo y en mercados bursátiles de diversas regiones del mundo.

En el caso del petróleo, los precios llegaron a los niveles de 1991 cuando ocurrió la primera guerra del Golfo, luego del colapso de un pacto entre Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP); mientras que la propagación del nuevo virus, Covid-19, causó la caída en mercados bursátiles por el temor a que se extienda a mayor cantidad de países.