Fernando Andrade: "Yo soy el candidato de la verdadera oposición en Táchira"

La oposición enfrenta un difícil reto en Táchira: un candidato fuerte por parte del chavismo y con el voto dividido entre la actual gobernadora y aspirante a la reelección por la Alianza Democrática, Laidy Gómez, y el de la MUD, Fernando Andrade, quien asegura que las primarias en ese estado fueron un fraude

Fernando Andrade: "Yo soy el candidato de la verdadera oposición en Táchira"

Fernando Andrade ha sido alcalde del municipio Michelena en dos ocasiones y también participó en las primarias para seleccionar el candidato único de la oposición en el año 2017, contienda en la que salió favorecida Laidy Gómez, la actual gobernadora del Táchira. Hoy es el candidato de la Unidad, de modo que se enfrenta a la propia gobernadora -dividiéndose el voto opositor- y al oficialista Freddy Bernal.

-¿Por qué quiere ser gobernador del Táchira?

-Quiero ser gobernador para convertir al Táchira en punta de lanza en la recuperación de la república, de la institucionalidad y la democracia. Esta lucha que enfrento hoy tiene como propósito salir de todos los que han generado la destrucción de la economía, de la política, de la vida de los ciudadanos. El objetivo fundamental se centra en salir de Nicolás Maduro y poder gobernar en libertad. Están dadas las condiciones para poder avanzar hacia la democracia y queremos hacer del Táchira un estado productivo, de progreso y bienestar social.

-En caso de resultar electo, ¿cómo va a enfrentar las barreras que, desde el gobierno nacional, seguramente se impondrán para impedir el ejercicio del cargo?

-Sabemos gobernar con limitaciones, en nuestra gestión desde la Alcaldía del Municipio Michelena, estuvimos durante ocho años con un gobierno nacional en contra. Estamos preparados para sacar adelante al Táchira con el apoyo de la empresa privada, con cooperación internacional y el soporte de nuestros productores agropecuarios. El Táchira está preparado para superar cualquier obstáculo, somos una tierra fértil, de gente de trabajo y que jamás se le ha arrodillado al régimen.

-¿Por qué no llegó a un acuerdo de participación en primarias, lo que lleva a dividir los votos opositores el próximo domingo 21N?

-Las primarias fueron una farsa desde el primer momento. Las organizaron sectores que hoy en día se sientan con Freddy Bernal a buscar prebendas y enchufes de última hora. Las primarias que se celebraron fueron desconocidas por una buena parte de los que participaron. Se desconocieron los resultados y se impugnaron procesos en donde se evidenció la participación abierta el chavismo. Fue pública y notoria la utilización de vehículos del gobierno en la movilización, se otorgaron cupos de combustible, en fin, esas primarias fueron una farsa porque ni siquiera respetaron a los que ganaron. Un ejemplo es el caso de San Cristóbal, en esas primarias ganó con una participación pírrica de 1.300 votos, Jaiber Zambrano, abanderado de AD a la alcaldía y luego fue sustituido e impuesto un personaje oscuro llamado William Méndez, en representación de la Alianza Democrática.

-Dicen que usted es el candidato impuesto por Henry Ramos Allup, ¿qué opinión le merece esa etiqueta?

-Yo soy el candidato de la verdadera oposición, de la que no se le arrodilla al régimen, de la que no va a tomar café en Miraflores y a decir en cadena nacional que Cilia Flores es la primera dama. Represento a la institucionalidad de los partidos y a la oposición que, a punta de trabajo, gallardía y constancia, logró sentar al régimen en México para buscar una salida política a la crisis y que además nos enrumbó por el camino electoral. Estas elecciones del 21 de noviembre, tendrán legitimidad porque nosotros (MUD) participamos.

-En su recorrido por el Táchira durante la campaña, ¿qué impresión se ha llevado, ¿qué ha visto?

-He visto un estado en ruinas, abandonado, un Táchira que no le duele ni al gobierno regional, ni al nacional. Me he conseguido con ciudadanos ávidos de atención, con el anhelo de lograr un cambio, con la esperanza de que sus hijos y nietos regresen. Vi a mucha gente que sueña con volver a tener un país de oportunidades y por ellos estamos en esta ruta.

-¿Cuál considera usted que es el papel a asumir por la oposición luego de las elecciones regionales?

-Luchar por salida de Nicolás Maduro. Debemos hacerle fuerza al referéndum revocatorio, levantar el ánimo de la sociedad y centrarnos en un mecanismo constitucional y del que todos podamos ser partícipes. Sé que entre todos podemos lograr el gran cambio político que tanto anhela y merece Venezuela.

-¿Cuál cree que será el resultado del próximo domingo?

-El Táchira lo vamos a ganar y lo ganaremos en contra de todo pronóstico. Lo vamos a ganar a pulso, gracias al trabajo, la constancia y el compromiso que hemos asumido. Recorrimos nuestra geografía no menos de 10 veces en los últimos meses, pueblo a pueblo, casa por casa, calle a calle, ha sido un trabajo de contacto directo con nuestra gente y estamos convencidos de que vamos a recuperar al Táchira para los tachirenses.

-¿Es cierto que le ha sido otorgada una concesión para explotar carbón? ¿Quién le otorgó ese permiso?

-Hemos sido víctimas de la persecución del régimen y además del cierre criminal de la frontera, nuestra empresa familiar no cuenta con concesiones para explotar minas, nuestra empresa se dedicó siempre al transporte de carbón y a la coquificación del carbón de bajo nivel que se produce en las minas de Lobatera, ubicadas al norte del Táchira, un trabajo que es lícito, honesto y legítimo.

-De ser elegido como gobernador del Táchira, ¿cuál será su política de frontera?

-La tarea es impulsar la apertura del comercio binacional. El Táchira cuenta con los principales puertos secos del país y tenemos la capacidad de convertirnos en el primer exportador de productos agropecuarios de Venezuela, rubros agrícolas de primera calidad, productos cárnicos, pollo, cachama. El Táchira tiene una capacidad instalada que lo lleva a convertirse en un estado productivo y exportador, y es por ello que debemos generar una política de hermandad y de trabajo mancomunado con Colombia y en especial con el departamento Norte de Santander, el vecino más próximo.