<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Fertilización "in vitro": solución a la desesperanza de miles de familias

Este procedimiento médico para la procreación se instauró en Venezuela desde 1974 y, al igual que en el resto del mundo, exhibe hoy importantes avances y esperanzadores resultados

Fertilización "in vitro": solución a la desesperanza de miles de familias

La infertilidad es uno de los grandes temores de todas las personas que desean procrear. 

Tener dificultades para concebir es un tema que en el pasado solía ser discutido y tratado en secreto. En la actualidad, se habla normalmente y está prácticamente normalizado.

Esto hace el camino más fácil para aquellas personas que afrontan esta situación, ya que se estima que por lo menos 15% de la población tendrá problemas de fertilidad, y 20% necesitará tratamientos de fertilización in vitro

Desde 1974, la población venezolana cuenta con asistencia en el tema.

Ese año se fundó Fertilab, la primera unidad de reproducción humana en el país. Desde entonces, la medicina reproductiva en Venezuela creció hasta contar hoy con 27 centros de fertilidad, un número bastante alto. 

El sector de la asistencia a la fertilidad no está exento de los golpes producto de la crisis de salud en el país; sin embargo, el trabajo se sigue haciendo. 

“Las unidades grandes en Venezuela han permanecido, pero el número de casos ha bajado en 60%. Sin embargo, sigue siendo rentable”, afirma el doctor Gustavo Pages, director de Fertilab desde 1995. 

Asegura que en la actualidad la población está abierta al tema de la fertilización in vitro. Esto se debe a que los centros se están enfocando en dar educación a los pacientes. 

“Cuando fundamos la Asociación Venezolana de Medicina Reproductiva y Embriología, uno de los puntos que tratamos de desarrollar era que la fertilidad llegará al médico ginecólogo general”, explica Pagés. 

Avances recientes

La evaluación de la calidad embrionaria es el logro más reciente de la medicina de fertilidad, explica Gustavo Pagés. Este avance permite a los especialistas estudiar los genes del embrión, de forma de saber si está sano y si es apto para la transferencia. 

“Actualmente, se pueden estudiar prácticamente todos los genes y descartar las enfermedades”. El especialista añade que lo que se conoce como estudio endometrial está resultando muy útil para pacientes que no logran embarazarse tras varios intentos.

“Mediante este estudio, se ve cual es el momento idóneo para colocar el embrión dentro del útero y se hace la transferencia en el momento justo, para lograr el embarazo”. 

En Venezuela no hay centros públicos de fertilidad, pero Pagés asegura que las unidades privadas cuentan con la mismas condiciones que cualquier clínica internacional de la especialidad. 

Destaca que en Venezuela se utilizan los mismos procedimientos, con la misma eficacia en los resultados. 

Las nuevas familias 

No es sorpresa para nadie que el concepto de familia sigue modernizándose y adaptándose a los nuevos tiempos. Ya sea con o sin padre, con la madre o sin ella, con una madre que no tenga útero o los casos de parejas homoparentales, los procedimientos de fertilidad brindan a los nuevos modelos de familia una amplia gama de opciones para concebir.

«De cualquier manera se puede lograr un embarazo. Actualmente, no hay posibilidad de que no se logre», explica el doctor Pages. 

Dificultades

Las razones para no lograr un embarazo son muchas. Los valores de infertilidad entre hombres y mujeres son de 50% para cada sexo.  

En el caso de las mujeres, puede darse el caso de que no produzca suficiente cantidad de óvulos, o que se dé una condición conocida como «fallo ovárico precoz». Este diagnostico afecta a una de cada cien mujeres, quien antes de los 40 años perderá la función de sus ovarios debido a que los ovocitos (los precursores de los óvulos) se agotarán.

Cuando esto ocurre, por lo general, el útero sigue funcionando. De allí que se le plantee a la paciente una donación de óvulos. Para esto, se realizan todo tipo de exámenes para asegurarse de que la mujer elegida es apta para donar.

«No es fácil para la mujer aceptar que va a recibir un óvulo ajeno. Esa primera experiencia es fuerte, pero una vez que lo asimilan, se les olvida que la semilla viene de otra persona», explica el especialista. 

En el caso de los hombres, puede ocurrir que no produzcan espermatozoides, o que estos no tengan con la calidad necesaria para fertilizar el óvulo.

Vitrificación de óvulos

Pagés explica que en los últimos años también se ha hecho tendencia lo que se conoce como vitrificación de óvulos. Este procedimiento consiste en congelar los óvulos maduros como método para preservar la fertilidad.

Esto puede darse por factores sociales, ya que las mujeres están retrasando el momento de tener hijos.

«Hay mujeres de 30 años de edad que no quieren salir embarazadas en ese momento, pero desean tener hijos en 10 años. La fertilidad empieza a disminuir a los 35 años, y  se enfatiza a los 40. Con la vitrificación, los óvulos no se ven afectados». 

Esto también se da en mujeres que, por alguna condición médica, pudieran perder las funciones reproductivas de sus ovarios. 

Turismo médico 

En Venezuela, los precios para este tipo de procedimientos rondan los 3.500 dólares, una cifra que sale del presupuesto de muchas familias. Un costo muy bajo con respecto a otros países. En América Latina puede costar más de 5.000 dólares, mientras que en Estados Unidos costear un proceso de fertilización in vitro supone una inversión de hasta 25.000 dólares.

«A mucha gente le da miedo venir por razones de seguridad, pero si Venezuela fuera un país seguro, habría un turismo médico buenísimo», añade el doctor Pages. 

Asegura que en Venezuela se cuenta con la infraestructura necesaria para brindar atención de primera en el tema de la fertilidad, un sector de la medicina que sigue en creciendo y expandiéndose en todo el mundo.

¿Cuál es el límite de Soteldo?

En esta columna, Carlos Domingues comenta como el propio jugador ha roto paradigmas y parece estar más cerca de cruzar el charco, algo por lo que muy pocos apostaban desde su debut en Zamora