FOTOS y VIDEO | Profesores defienden a empujones respeto a las tablas salariales

El 14 de noviembre, docentes de varias instituciones educativas públicas de Caracas y Vargas se congregaron este miércoles a las puertas del Ministerio de Educación para manifestar que están "cansados" de las actuales condiciones que viven y la reiterada petición de sus reivindicaciones salariales. 

FOTOS y VIDEO | Profesores defienden a empujones respeto a las tablas salariales

La protesta comenzó como cualquier otra. Con consignas, exigencias y sin la presencia de efectivos de los cuerpos de seguridad. Sin embargo, cuando se disponían a ingresar los representantes para reunirse con autoridades del Ministerio, el caos se apoderó del lugar y los ánimos empezaron a caldearse porque eran 17 centrales sindicales protestando y todos querían estar presentes en el encuentro.
VENEZUELA-CRISIS-EDUCATION-PROTEST
La seguridad del Ministerio les indicó que no podían ingresar todos y eso desató una ola de empujones y agresiones contra los docentes. La Policía Nacional Bolivariana (PNB) no se dio abasto por lo que la Guardia Nacional (GN) tuvo que llegar a “poner orden” con más golpes hasta tener el control de la entrada de la sede ministerial.
Los ánimos comenzaron a calmarse pero no por mucho. Alrededor de una hora duró la reunión que culminó sin una respuesta clara, al menos para la mayoría de los docentes que protestaban. Los representantes sindicales bajaron para tratar de explicar lo que conversaron con las autoridades. Una tarea titánica por los gritos y consignas. Lo único claro es que no hubo “humo blanco”.

Tanto Martirio Maldonado, del sindicato nacional; funcionarios públicos como Griselda Sanchez, quien es secretaria de reclamos del sindicato de docentes del Distrito Capital, explicaron que desde el Ministerio se comprometieron a revisar las tablas salariales, las cuales y como denuncian en la mayoría de instituciones públicas, se extinguieron a raíz de los anuncios económicos del 20 de agosto cuando entró en vigencia la reconversión monetaria y el aumento de sueldo a BsS 1.800.
Esta “no respuesta” desató la ira entre los presentes que comenzaron a gritar “paro ya” y “Hora cero”. Sanchez explicaba que no tenían “competencia” para llamar a un paro nacional, argumento que fue rebatido por Zoraida Torres, una docente que le indicó que se había acordado en una asamblea llamar a un paro en Caracas y le recordaba que las asambleas tenían “carácter vinculante”.
 
VENEZUELA-CRISIS-EDUCATION-PROTEST
Sanchez mantuvo que los sindicatos “vamos a dar la pelea. No estamos aquí para decir lo que quieren escuchar. Estamos aquí para decirles que seguiremos exigiendo nuestras reivindicaciones”. La respuesta de los presentes fue gritarles “vendidos” a los voceros.
La poca paciencia de los docentes y personal administrativo se debe a que desde el 17 de octubre les están indicando que solventarían lo de las tablas salariales y se restituiría el contrato colectivo vigente. Sin embargo, “se están burlando de nosotros. Basta que se burlen”, señala José Rengifo, docente de educación física que señala que el gobierno ha desaparecido el tabulador.
VENEZUELA-CRISIS-EDUCATION-PROTEST
La exigencia parece sencilla. Que se cumpla con la contratación colectiva que se firmó en abril de 2018 durante la gestión de Elías Jaua, la cual establecía entre otras cosas, un aumento del 40 % en octubre -que no ha sido cancelado- y un bono de inicio de año escolar que debió pagarse en septiembre.
Celia Fuentes es docente de educación integral desde hace 13 años. Aunque reconoce que la lucha por mejores salarios lleva años, reconoce que el contrato firmado en abril tenía ciertas “mejoras. Ahora vienen y lo desaparecen. Desaparecen las tablas salariales. Lo que queremos es que respeten nuestra contratación colectiva”.
 
Algo que secunda Yorasky Sánchez, profesora de informática con más de 10 años de experiencia. Ella agrega que “no podemos decirle a nuestros hijos que esperen mientras las autoridades nos dan respuesta”.
VENEZUELA-CRISIS-EDUCATION-PROTEST
Relata que en los últimos años se ha ido “mermando” la ida al colegio, tanto para profesores que les cuesta trasladarse por la falta de transporte público y de efectivo como para los niños, que muchas veces se desmayan porque no han comido. Ante este escenario, ambas explican que han tenido que buscar alternativas para “sobrevivir”. Deben conseguir otras formas de obtener ingresos para “cumplir” con sus familias.
De igual forma, califican de “cínico” el comentario hecho por Nicolás Maduro sobre que estás serán unas navidades felices.
“¿Cómo puede decir eso cuando no hay con qué comer. No hay comida y estamos aquí exigiendo que nos paguen”, cuestionan las profesionales de la docencia.
VENEZUELA-CRISIS-EDUCATION-PROTEST
Con recibos en mano, los docentes aseguran que no les alcanza para comer, si quiera las el pasaje y exigen la renuncia del ministro Aristobulo Istúriz.]]>