<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Freedom House: Venezuela no es un país libre

La organización no gubernamental, dedicada a la promoción y defensa internacional de la democracia, cataloga a Venezuela como uno de los países con peor calificación en cuanto a derechos políticos y libertades civiles. Asegura además que 25 democracias consolidadas redujeron libertades en la última década

La organización no gubernamental Freedom House publicó un informe en que señala que 2019 fue el 14° año consecutivo de declive para la libertad en el mundo. Venezuela figura entre la lista de países donde la democracia y la libertad son, prácticamente, inexistentes.

De 100 puntos posibles, Venezuela solo obtuvo 16 durante 2019, y clasificó como un país «no libre». En 2018, Venezuela logró sumar 19 puntos, pero la situación política, social y económica siguió deteriorándose en el último año.

Freedom House divide los 100 puntos en dos grandes secciones:

  • 40 puntos pertenecen a los derechos políticos
  • 60 puntos corresponden a las libertades civiles

El gobierno de Nicolás Maduro solo consiguió 2 puntos en derechos políticos. La ONG señaló que en el país no se respetan los procesos electorales y que el funcionamiento del gobierno es casi nulo.

Los únicos puntos que sumaron en la sección de derechos políticos fueron 2 y se refieren a las oportunidades electorales «plenas» que tienen distintos sectores de la población.

Explicaron que, aunque varias mujeres ocupan altos cargos en el gobierno, la representación femenina es deficiente en el escenario político. Además, los venezolanos Lgbtiq tienen poca o nula participación en los procesos electorales y políticos, al igual que las comunidades indígenas.

Venezuela tampoco respeta las libertades civiles. Sin embargo fue en este apartado donde consiguió más puntos. De 60 posibles, sumó 14 en: libertad de expresión y de creencia; derechos a la asociación y a la organización; Estado de derecho; autonomía de la persona y derechos individuales.

El reporte de Freedom House recalca que el régimen de Nicolás Maduro tampoco respeta las libertades civiles. Aunque aún hay algunos espacios mínimos de libertad en Venezuela, la mayoría están en peligro de desaparecer o bajo supervisión del régimen.

Diez años en caída

El informe también destaca la ca0ída de Estados Unidos, uno de los países que mejor puntuación tenía hace diez años y que pasó de tener 94 puntos en 2009 a 86 en 2019.

El país norteamericano lidera un grupo de 25 democracias establecidas que sufrió una caída general en sus estadísticas. Los principales problemas de estos países son: las fallas en el funcionamiento del gobierno, las trabas a la libertad de expresión y creencias, y por último, el respeto y la justa aplicación de las leyes.

Países como Barbados, Francia, Dinamarca, Irlanda, Alemania, Países Bajos, Bélgica, Portugal, España, Suiza, Italia y Reino Unido son algunas de las democracias consolidadas que están en declive, según Freedom House.

Ni en las calles, ni en las redes

La ONG también abordó un estudio sobre la libertad que los países ofrecen a sus ciudadanos a través de internet. Venezuela tampoco se salvó de estar en los escalafones más bajos en esta parte del reporte.

Venezuela obtuvo 30 puntos de 100 posibles en lo que a libertad en la red se refiere. Estos puntos se dividen en tres grandes secciones: obstáculos para acceder al servicio, limitación de contenidos y violaciones a los derechos del usuario.

En el informe del año pasado, Venezuela solo tenía 4 puntos más (34). Es decir, que al igual que en el aspecto político, las libertades y la calidad del servicio sigue deteriorándose.

Más allá de los apagones que ocurrieron en marzo de 2019, el régimen de Nicolás Maduro también arreció en su persecución a personas por comentarios hechos en redes sociales. También hubo cambios en la administración de las compañías nacionales de telecomunicaciones, que afectaron al sistema.

El informe de Freedom House señala que, en realidad, son pocos los países que obtuvieron una buena calificación en este aspecto. Islandia y Estonia lideran la lista, con 95 y 94 puntos, respectivamente.

Países como Estados Unidos y Reino Unido tienen 77 puntos, sobre todo por las limitaciones que imponen a ciertos contenidos. También, por las denuncias de violación de los derechos usuarios, que son reiteradas en el país norteamericano.