<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Futuro de Trump y del mundo cae en manos de jubilados de Florida

Florida, con 14 millones de electores, históricamente ha tenido la mayor proporción de adultos mayores en EE.UU (20,5%), puesto que los jubilados de todo el país suelen retirarse en este estado por su cálido clima subtropical. También es crucial en las elecciones porque aporta 29 de los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia y, sólo para añadir suspenso, sus tendencias son imposibles de predecir. Hoy los mayores están bravos con su candidato republicano.

Futuro de Trump y del mundo cae en manos de jubilados de Florida

Los adultos mayores como Gregory Zec, de Florida, un estado crucial en las elecciones estadounidenses, son tradicionalmente conservadores y suelen votar por los republicanos, pero este año un dilema les hace cambiar de curso: son además las personas más vulnerables al coronavirus.

Por eso aumenta entre ellos la antipatía hacia el presidente Donald Trump, blanco de críticas por su gestión de la pandemia que ha dejado más de 215.000 muertos en Estados Unidos.

Para el republicano Zec, «lo más importante es el coronavirus, porque está matando a mucha gente y la situación está empeorando».

Florida

Ocean Drive, en Miami Beach, Florida. Este estado de intensa actividad turística registra más de 15.000 nuevos casos de covid-19 por día desde julio. La población local está descontenta con el manejo federal de la epidemia del coronavirus. (Foto CHANDAN KHANNA / AFP, archivo)

Zec, de 69 años, se retiró hace diez con su esposa de 72 a Sarasota, en la costa oeste de Florida. Dice que varios de sus familiares y amigos se han enfermado y algunos necesitaron cuidados intensivos.

«Y la tendencia parece ser que a finales de año habrá tantos muertos como en la Segunda Guerra Mundial», recuerda, refiriéndose a los estudios que proyectan 300.000 fallecidos en Estados Unidos para fines de año. Más de 400.000 estadounidenses, civiles y militares, murieron en esa guerra, que afectó al mundo entre 1939 y 1945.

En Florida, más de 15.300 personas han fallecido por covid-19 desde el inicio de la epidemia.

«Yo no quiero ser uno de ellos y no quiero que mi esposa lo sea», añade. «Todo está muy mal. La magnitud es enorme».

Zec, quien trabajó 35 años en la industria farmacéutica, no quiere decir por quién votó en 2016. Sólo asegura que esta vez votará categóricamente en contra de Trump.

La forma en la que el presidente manejó su propio contagio de coronavirus y volvió teatralmente a la Casa Blanca tras una breve hospitalización no lo ayudó a ganar su simpatía.

«Cuando bajó del helicóptero, me pareció patético. Tenía un montón de bronceado en spray, un maquillaje que no me gusta ver en un hombre, y se paró en el balcón como Benito Mussolini», dice, refiriéndose al líder italiano que se alió con la Alemania nazi en la II Guerra Mundial.

Un estado clave e impredecible

Las encuestas sugieren que este grupo electoral, una fortaleza republicana, está desplazándose lenta pero consistentemente hacia el contrincante demócrata Joe Biden.

Una encuesta de Quinnipiac University del 7 de octubre muestra una cómoda ventaja de Biden sobre Trump (55%-40%) entre los mayores de 65 años en Florida.

También quienes en 2016 votaron nulo o por un tercer candidato se están inclinando por el exvicepresidente, dice a la AFP Eduardo Gamarra, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida.

Biden acusó recibo de este cambio cuando visitó este estado el martes para dirigirse a los floridanos de la tercera edad.

«El único anciano que le importa a Donald Trump, es el anciano Donald Trump», dijo el demócrata de 77 años en una pequeña reunión en una comunidad para jubilados en Pembroke Pines, al norte de Miami. «Nunca se ha ocupado de ustedes. Ustedes son prescindibles, olvidables, prácticamente no son nadie. Así los ve él».

Gamarra es cauto con estas tendencias porque aún faltan tres semanas para los comicios y la situación «es muy volátil».

Sí afirma no obstante que «ha habido un movimiento, especialmente entre los mayores de 65 años (…) y probablemente debido al tema de la pandemia».

Florida, con 14 millones de electores, históricamente ha tenido la mayor proporción de adultos mayores en Estados Unidos (20,5%), puesto que los jubilados de todo el país suelen retirarse en este estado por su cálido clima subtropical.

Al mismo tiempo, Florida es crucial en las elecciones porque aporta 29 de los 270 votos electorales necesarios para ganar la presidencia y, sólo para añadir suspenso, sus tendencias son imposibles de predecir.

Por ejemplo, en 2000, el republicano George W. Bush se mudó a la Casa Blanca gracias a una diferencia de 537 votos en Florida, mientras en 2016 Trump ganó este estado con un margen de 1,4 puntos.

Ver o no ver a los nietos

Por esto los movimientos en las encuestas, aunque leves, pueden ser significativos.

Este año, dice Gamarra, la diferencia en Florida la podría marcar la pequeña comunidad venezolana, o el voto más numeroso de los cubanoamericanos, o los jubilados blancos decepcionados del partido Republicano.

«Los ancianos de Florida tienen las llaves de la Casa Blanca», afirmó Lorraine Tuliano, presidenta del capítulo de Orlando de la Alianza de Jubilados Americanos de Florida.

«Han sido siete meses bastante devastadores», añadió. «No he visto a mi madre ni a mi familia en siete meses. No creo que la administración Trump entienda cómo vive la gente normal».

Los ancianos floridanos que votarán por Biden suelen dar tímidas demostraciones de fuerza en caravanas de carritos de golf en The Villages, la mayor localidad para jubilados de Florida y uno de los más sólidos bastiones de Trump.

El vicepresidente, Mike Pence, viajó el sábado a esta ciudad, donde pidió a los simpatizantes que ignoraran las encuestas y voten para que «Estados Unidos siga siendo Estados Unidos».

Ese día, según fotos publicadas en la página de Facebook de los demócratas de The Villages, una avioneta sobrevoló la ciudad ondeando una pancarta dirigida a los más de 100.000 adultos mayores que residen allí.

Decía: «Pence es la razón por la cual no puedes ver a tus nietos».

Argentina: a 65 años de la “Revolución Libertadora”

Juan Domingo Perón mostró desde el inicio de su gobierno (1946) una tendencia a la hegemonía política, en abierta contradicción con el ideal democrático. Aunque el movimiento surgido el 16 de julio de 1955 intentó revertir al peronismo, tuvo el efecto contrario por la intolerancia del gobierno que encabezó el general Pedro Aramburu