<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

#GarzonViolador: La justicia argentina ordenó detenerlo

Una joven venezolana fue drogada y violada en un local comercial de Buenos Aires: era su primer día de trabajo. La policía encontró al agresor intentando ponerle la ropa a su víctima. La jueza Karina Zucconi lo dejó en libertad pero ahora la Corte de Apelaciones ordenó detenerlo y que espere su juicio en prisión

#GarzonViolador: La justicia argentina ordenó detenerlo

Su verdadero nombre es Irineo Humberto Garzón Martínez, aunque se haga llamar Santiago Martínez o haya usado algún otro nombre. Irineo Humberto Garzón Martínez es un violador. Fue encontrado prácticamente en flagrancia cometiendo una violación y sin embargo, la jueza argentina Karina Zucconi decidió dejarlo en libertad con un argumento a todas luces absurdo. Hasta hoy.

Después de un escándalo en Buenos Aires, donde ocurrieron los hechos, de protestas de calle y de declaraciones a los medios de quienes adversaban la actuación de Garzón y de la jueza, la Cámara de Apelaciones argentina ordenó su detención y que espere el juicio en prisión. Con esto se revoca automáticamente la cuestionada sentencia de Zucconi que aún se desconoce si será investigada para establecer qué la convenció de soltar a un violador en flagrancia.

Sin embargo, la decisión de la Corte de Apelaciones no fue unánime. De los tres jueces, uno votó en contra: Jorge Rimoldi. Del otro lado, Pablo Lucero y Magdalena Laiño le dieron la razón a la fiscalía buonarense y votaron a favor de encarcelarlo.

Al conocer la decisión, la policía se trasladó de inmediato a la casa de Garzón, donde esperan la orden judicial para detenerlo.

Foto Daniel Hernández

La historia

La venezolana, 18 años casi recién cumplidos, necesitaba trabajar: su padre sufrió un ACV y está internado en un hospital. Son inmigrantes. Y hay que producir ingresos. Así que ella asistió el sábado 23 de enero a Paso 693, en el barrio de Balvanera, a un local de venta de uniformes llamado «Garzón» para su primer día de trabajo.

A Thaís, su mamá, algo no le terminaba de gustar: “Él la invita a cenar un día antes y ella lo rechaza. Le escribo yo (al empleador) y le digo que la relación de ellos tenía que ser laboral y me dijo que sí, que viniera el sábado. Cuando se iba le dije que me mandara la ubicación del lugar, datos de su jefe y fotos de la fachada (del local) ni bien llegue ahí. Porque, era extraño que un empleador te pregunte si tienes novio, si eres soltera”.

Eso contó en un programa de Telefe. Y su intuición no falló.

En ese mismo programa -citado por la web OpinionFrontal- Thaís contó que cerca de la 1:50 recibió un mensaje de su hija en el que le decía que tenía miedo. Así que llamó a la policía y salió ella misma a buscar a su hija.

Al llegar los agentes el local estaba cerrado y con las persianas bajas: “Empezaron a golpear pero nadie contestaba. Yo estaba desesperada porque sabía que algo estaba pasando, que mi hija estaba adentro”.

El diario La Nación ofrece otros detalles, contados por la propia víctima en su declaración posterior: «Según contó la joven, durante la jornada de trabajo, el acusado le ofreció varias veces ‘un vaso de gaseosa o de jugo’, y finalmente aceptó tomar algo cerca del mediodía».

Luego de tomar un vaso de agua, se sintió mareada. Fue entonces cuando le mandó el mensaje a su mamá -que se encontraba relativamente cerca, en el hospital con su esposo- y llamó a su hermana.

#GarzonViolador

Y esto fue lo que ocurrió, de acuerdo a La Nación: «Tras llamar varias veces, la policía ingresó, detuvo al hombre y hallaron a la joven tirada sobre una escalera en el fondo del comercio, con el torso semidesnudo y supuestamente bajo los efectos de psicotrópicas». Garzón Martínez intentaba, torpemente, ponerle la ropa nuevamente.

El violador intentó escapar y le encontraron unas pastillas con las cuales se presume drogó a la joven venezolana.

A Thaís no la dejaron entrar al lugar mientras se llevaba a cabo el procedimiento policial: “Fue muy escalofriante para mí. Nunca me imaginé ver a mi hija en este estado. Muy doloroso de verdad. Sacaron a mi hija drogada, le salía espuma por la boca”.

El video de ese momento comenzó a circular este miércoles en medios y redes sociales.

Y también la indignación.

La defensa del violador pidió su excarcelación alegando que Garzón Martínez no tenía antecedentes criminales y posee domicilio fijo. Y pese a que cometió un acto de abuso sexual premeditado y fue capturado junto a su víctima, a la jueza -sí, jueza- le pareció que estaba bien la solicitud: «No hay de momento elemento alguno que lleve a presumir que el acusado intentará eludir el accionar de la Justicia, ni que su detención se erija como necesaria para neutralizar el entorpecimiento del trámite del proceso».

Eso decidió la jueza. Mujer. Sobre un violador. Fue imputado por abuso sexual simple por la jueza Karina Zucconi.

La Fiscalía, por supuesto, solicitó revocar esa medida de excarcelación. Es un proceso que está en curso y a la espera de respuesta.

Mientras tanto, la víctima sabe que su agresor está libre. Que tiene todos sus datos, sabe dónde vive y quién es su familia.

«Está muy mal. Aunque por suerte no recuerda la violación, ella sabe lo que le pasó. Tuvo a su victimario de frente, colocándole la ropa, y eso ya es un trauma. Tiene días que no come, ya no es la misma».

Protestas en Argentina

Un nutrido grupo de personas protestó hoy en Buenos Aires, contra la decisión que dejó libre al violador capturado en flagrancia.

 

La concentración inició frente a la tienda de ropa donde ocurrieron los hechos. Se exige que se detenga al delincuente que, además, aparentemente no se sabe dónde está.

Luego, se trasladaron hacia la sede de los tribunales, para hacer presión y revertir la insólita decisión de la jueza Karina Zucconi.

La jueza Karina Zucconi está muy cuestionada actualmente por sus frecuentes decisiones favorables a probados delincuentes.

Indignación en Venezuela

Los venezolanos no se van de su país porque quieran. De hecho, es uno de los gentilicios que menos emigraba. Se van casi huyendo de situaciones invivibles, de hambre y de inseguridad.

Frente a la sede de la Embajada de Argentina en Caracas, en el complejo de oficinas del Centro San Ignacio, un grupo de personas se concentró para protestar contra la decisión de la jueza argentina y sobre la comprobada violación de Irineo Garzón a una adolescente venezolana que debió buscar trabajo para ayudar a su familia.

Con esta acción, se impulsa la etiqueta #GarzonViolador que se ha hecho viral en Argentina y en Venezuela y se busca la recaptura del delincuente.