General Néstor Reverol acusado de narcotráfico en corte de NY (+ detalles)

El exdirector de la Oficina Nacional Antidrogas de Venezuela y ex comandante de la Guardia Nacional, Néstor Luis Reverol Torres, y su exsubdirector, Edylberto José Molina Molina, -actual agregado militar de la embajada venezolana en Alemania-,  presuntamente recibieron pagos por parte de traficantes de drogas, a cambio de ayudarles a distribuir cocaína que sería importada a Estados Unidos, anunciaron el lunes fiscales de una corte federal neoyorquina.

General Néstor Reverol acusado de narcotráfico en corte de NY (+ detalles)

Hasta el mes pasado Reverol se desempeñó como comandante del cuerpo militar de la Guardia Nacional.

En otras oportunidades el gobierno del presidente Nicolás Maduro ha negado enfáticamente estos señalamientos y ha defendido a Reverol como un paladín de la lucha contra el narcotráfico. Esta es la acusación formal contra el hasta hace poco comandante general de la Guardia y un ex amigo cercano del difunto presidente Hugo Chávez.

La acusación fue anunciada por Robert L. Capers, fiscal federal de Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York; por James J.Hunt, agente especial a cargo del caso por la DEA (Agencia de Combate a las Drogas) en la división de Nueva York, y por Angel Meléndez, agente especial a cargo del caso por la Brigada de Inmigración y Aduanas del Departamento de Investigaciones de Seguridad Nacional,  “Homeland Security Investigations”.

Estos acusados se suman a una lista de influyentes funcionarios militares del gobierno venezolano, y algunos civiles, que son investigados o acusados por autoridades de Estados Unidos de delitos diversos, desde corrupción, violación de derechos humanos, lavado de dinero y narcotráfico. El gobierno de Nicolás Maduro, así como el de su antecesor Hugo Chávez, han insistido en negar estos señalamientos, y los atribuyen a intereses políticos de Washington contra el modelo venezolano.

Reverol y su lugarteniente en la ONA están acusados de recibir pagos, conspirar y participar en una red internacional de distribución de cocaína entre 2008 y 2010, cuando los dos sirvieron como oficiales de alto rango en la ONA, de Venezuela, según un comunicado de la Corte.

“De acuerdo con los documentos en la Corte, entre enero de 2008 y diciembre de 2010, bajo las atribuciones de sus cargos en la ONA Reverol y Molina recibieron pagos de parte de traficantes de drogas a cambio de apoyar a los narcotraficantes en la distribución de cocaína cuyo destino final era los Estados Unidos”.

“Por ejemplo, a cambio de estos pagos, ellos alertaban a los traficantes sobre futuras redadas o la localización de agentes y fuerzas de Venezuela que levaban a cabo actividades anti narcóticos para permitirle a los narcotraficantes cambiar sus ubicaciones donde la droga era almacenada o alterar las rutas de transporte”, siempre según la fuente.

“Ellos también emprendieron pasos para detener o entorpecer investigaciones antinarcóticos, para permitir que vehículos cargados con cocaína dejaran Venezuela, y también tomaban providencias para la liberación de individuos arrestados por violaciones a leyes antinarcóticos, y para la liberación de divisas que habían sido decomisadas relacionados con drogas”, afirma la acusación.

Reverol y Molina también impidieron  el arresto o deportación de individuos solicitados por países extranjeros, como los Estados Unidos, bajo cargos relacionados a drogas.

La acusación es la segunda revelada por la Corte del Distrito Este de Nueva York contra oficiales de alto nivel en Venezuela señalados de corrupción y de apoyar a narcotraficantes para la importación de cocaína en Estados Unidos.

El 20 de marzo de 2013 una acusación fue librada contra Vassyly Kotosky Villaroel Ramírez, también conocido como “Mauro” y “Angel”, un capitán de la Guardia Nacional venezolana, y contra Rafael Antonio Villasana Fernández, oficial de la Guardia Nacional, acusados de participar en una conspiración internacional para distribuir cocaína entre el 1 de enero de 2004 y el 1 de diciembre de 2009.

“De acuerdo con los documentos de la Corte, Kotosky y Villasana presuntamente usaron vehículos oficiales para transportar más de siete toneladas métricas de cocaína desde la frontera con Colombia hasta varios aeropuertos y puertos en Venezuela, cuyo destino final era la importación dentro de Estados Unidos”.

“La acusación de hoy refleja nuestros esfuerzos en marcha para combatir uno de los más insidiosos y peligrosos aspectos del comercio internacional de drogas, la habilidad de los carteles para infiltrar y corromper los más altos eslabones de gobiernos y fuerzas de seguridad”, dijo el fiscal Capers.

“Nada puede ser más dañino a los esfuerzos de los cuerpos de seguridad para detener el flujo de drogas ilegales que cuando oficiales públicos corruptos violan la confianza pública asistiendo activamente a los traficantes de drogas en sus mortales actividades criminales”, agregó Capers.

El fiscal extendió su agradecimiento a la oficina de la DEA en Nueva York y su Fuerza de Tareas, al departamento de Seguridad Nacional, y la asistencia de las oficinas de la DEA en Bogotá y en Miami, entre otras agencias y dependencias.

“Como se presume, Néstor Luis Reverol Torres y Edylberto José Molina Molina usaron sus posiciones de poder para ayudar a organizaciones de traficantes de drogas mientras entorpecían los esfuerzos de la Ley para combatirlos. La acusación envía un mensaje de que aquí no hay diferencia entre un traficante de drogas y un traficante de drogas que encabeza operaciones anti narcóticos”, dijo el agente especial Hunt.

“La acusación de hoy enfatiza que nadie está por encima de la Ley. Estos ex oficiales del gobierno están señalados de usar sus posiciones y confianza para alimentar su codicia y traicionaron sus juramentos de servicio, alertando a traficantes de drogas acerca de importantes operaciones de la ley”, dijo el agente especial Meléndez de Nueva York.