<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

The Mandalorian: ¿Es justificado el despido a Gina Carano por sus comentarios en redes?

En un comentario en TikTok, la actriz comparó lo que hacían los vecinos de los judíos en la época nazi con la persecución por ideas políticas en el Estados Unidos actual. Esto provocó su despido de la serie. Ahora se debate en redes: ¿expresar una opinión es motivo para que te boten de tu trabajo?, ¿la decision de LucasFilm está justificada?

The Mandalorian: ¿Es justificado el despido a Gina Carano por sus comentarios en redes?

The Mandalorian, la serie que LucasFilm transmite por Disney, decidió botar de la serie a la actriz Gina Carano, que interpreta a la hábil guerrera Cara Dune. La razón fueron unos recientes comentarios de Gina, en la red TikTok, en los que comparaba características del nazismo con ser republicano actualmente en Estados Unidos.

Ella se refería a que, en el nazismo, eran los propios vecinos los primeros que condenaban a los judíos. Y que es algo similar a lo que ocurre actualmente en EE UU: es la propia gente la que condena a los republicanos. Al menos así lo siente ella, que es republicana y, a juzgar por otros comentarios, radical.

Pero, ¿expresar una opinión es motivo para que te boten de tu trabajo? ¿Es obligatorio pensar como los jefes? En las redes sociales hay una interesante polémica al respecto.

Al ver la polémica, Gina borró la publicación. Muy tarde. LucasFilm ya había tomado su decisión. Cara Dune no aparecerá más, al menos interpretada por Gina, en los nuevos capítulos de The Mandalorian. La productora lo expresó en su comunicado: «no es empleada ni hay planes que lo sea en el futuro».

The Mandalorian

LucasFilm: «aberrante e inaceptable»

Gina siempre ha dado que hablar. La verdad es que tiene unas opiniones muy particulares y cuestionables. Por ejemplo, quiere que la gente decida o no usar mascarilla en público. Esto es algo que no recomiendan la Organización Mundial de la Salud, los médicos y muchos gobiernos. También apoyó el ataque al Congreso por parte de los seguidores de Donald Trump. Se ha burlado de los pronombres que usa la gente transgénera. E incluso ha insinuado que la muerte de Jeffrey Epstein fue provocada por un tercero. Esas son solo algunas de sus posiciones.

Esta vez, Gina manifestó en TikTok: «Los judíos fueron golpeados en las calles no por soldados del nazismo, sino por sus vecinos. Incluso por niños. Como la historia se altera, la mayoría de la gente no se da cuenta de que para llegar al punto en que los soldados nazis pudieran arrestar fácilmente a miles de judíos, el gobierno provocó antes que sus propios vecinos los odiaran simplemente por ser judíos. ¿En qué se diferencia eso de odiar a alguien por sus opiniones políticas?».

Pero, de nuevo, ¿tener opiniones disímiles es motivo de despido? Lucas Film dice que sí. Para ellos, la posición de Carano es «inaceptable». Literalmente expresaron que «sus publicaciones en las redes sociales denigrando a la gente basándose en sus identidades culturales y religiosas son aberrantes e inaceptables». Una fuente del sector le dijo a Hollywood Reporter que, desde hacía meses, la empresa buscaba una razón para despedirla.

Debate abierto en redes

Las redes sociales permiten que cualquiera exprese su opinión. Fueron concebidas como el clímax de la libertad de expresión aunque luego haya aparecido la censura. Haciendo uso de esa libertad, los usuarios ahora debaten si es justificado, o no, el despido de Gina de The Mandalorian.

Algunos se adentran objetivamente en la historia, dándole la razón a Carano en este comentario, aunque sin opinar en general sobre su ideología:

Otros defienden la posición de LucasFilm abiertamente:

 

Otros, aunque apoyan a LucasFilm, van más allá y le exigen coherencia en sus decisiones:

En contra

Pero hay quienes la apoyan, no solo porque su ideología es similar a la de Carano, sino porque defienden la libertad de expresión:

También cuestionan los silencios e, incluso, las mentiras que provocan este tipo de medidas: