¿Por qué ahora todos odian a los Golden Globes?

Un escándalo con acusaciones de corrupción, sexismo, racismo y palangre enloda a los emblemáticos premios de Hollywood. Actores y productores los repudian y su directiva anunció prontas reformas. Todo comenzó a mediados del año pasado, con una demanda de un periodista noruego

¿Por qué ahora todos odian a los Golden Globes?

¿Qué está pasando con los Golden Globes? ¿Por qué tanta gente en Hollywood los están odiando? Tom Cruise devolvió sus tres estatuillas, Scarlett Johansson llamó a boicot, la ceremonia de este año fue cancelada, su directiva promete cambios rápidos… La razón oficial es, supuestamente, la falta de diversidad y el exceso de sexismo pero puede haber mucho más atrás.

Los Golden Globes (o Globos de Oro) son premios que desde 1943 entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por sus siglas en inglés), un grupo de 87 profesionales conocidos como férreos críticos y, quizás también, con mucho poder e injerencia dentro de la meca del espectáculo. A más de uno han ensalzado y, también, hundido.

Aunque en los últimos años se escucharon críticas sueltas contra los miembros de la HFPA, el alud comenzó a desprenderse a mediados del año pasado, cuando Kjersti Flaa, una periodista noruega de espectáculos, los demandó por no aceptarla en la asociación. Perdió el caso pero logró poner la lupa de la opinión pública sobre una asociación vetusta y cuestionable. Empezaron a saberse irregularidades. Incluso, desde lo interno, algunos miembros anónimos manifestaron su pesar por pertenecer a un ente arcaico.

Archivo

Pero ayer, 10 de mayo, Scarlett Johansson avivó la llama de esa hoguera que ya estaba encendida, acusándolos de sexistas. Y, de inmediato, varios artistas y grandes productoras de streaming exigieron cambios en la forma de decidir los premios e incluso, en la misma directiva de la HFPA.

En un comunicado compartido por The Wrap, Johansson dijo que estaba harta de «enfrentar preguntas y comentarios sexistas de ciertos miembros de la HFPA, que lindaban con el acoso sexual”, cada vez que asistía a entregas de premios y conferencias de prensa.

Luego añadió que “a menos que haya una reforma dentro de la organización, creo que es hora de que demos un paso al costado de la HFPA y nos enfoquemos en la importancia y la fuerza de la unidad de nuestros sindicatos y la industria en conjunto”. Es decir, buscar un nuevo orden en el poder de Hollywood, restando importancia a la directiva de la HFPA para trasladarlo a ellos mismos.

Del olimpo al foso

Mark Ruffalo fue uno de los primeros que descubrió que tener uno de esos premios no es motivo orgullo. El actor ganó una estatuilla en 2020 por la serie de televisión La innegable verdad.

«Honestamente no me puedo sentir orgulloso de este premio. Es desalentador ver cómo la HFPA, que ha ganado prominencia y se ha beneficiado generosamente de la participación de cineastas y actores, se resiste a realizar un cambio que le demandan muchos de los grupos que han sido largamente privados de sus derechos”. Leyendo entre líneas les está diciendo que han obtenido muchas, y quizás, inmerecidas prebendas.

Globos de Oro tendrán sabor a Netflix

Foto de archivo Robyn BECK / AFP

Tom Cruise fue más allá y devolvió todos sus Golden Globes. El actor tenía tres que ganó por «Jerry Maguire» en 1997, «Born on the Fourth of July» en 1990 y «Magnolia» en 2000.

El streaming no quiere saber nada

Dos de las más importantes plataformas de streaming, Netflix y Amazon, se pronunciaron completamente en contra de la HFPA, una asociación que demoró en darles la importancia que ahora demuestran que tienen.

Ted Sarandos, director ejecutivo de Netflix, dejó claro que “no trabajará con la HFPA hasta que resuelva sus problemas sistemáticos de diversidad e inclusión”. Por Amazon Studios habló Jennifer Salke, en la misma onda. «Esperamos una sincera y significativa solución” y, mientras tanto, todos los proyectos ligados a ellos están paralizados.

En los mensajes de los famosos se intuyen críticas y resentimientos guardados hacia el poder y la forma como lo ejercieron los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood. Y NBC, la cadena que los transmite, decidió que por lo menos en los próximos dos años, no hará ninguna ceremonia.

Trapitos al sol

Cuando Kjersti Flaa acusó a la HFPA, los directivos de esta asociación se sintieron heridos en el orgullo y decidieron cargar con todo su poder contra la osada nórdica. El juez favoreció a la asociación pero no hizo algo que le pidieron: castigar a Flaa. ¿Y qué pasó? Que la HFPA, con todo su poder en el estado de California, logró que botaran ¡al juez!

Eso generó profundo malestar tanto fuera de la asociación como por dentro, entre los miembros más vanguardistas.

Flaa, al encender la mecha, acusó a los directivos de la asociación de varias cosas: institucionalizar una «cultura de la corrupción»; de pagar dinero a alguno de sus miembros a pesar de no pagar impuestos por ser «sin fines de lucro» y de monopolizar el acceso a las grandes informaciones a la prensa más importante.

Además, Flaa señaló que la HFPA estaba plagada de conflictos éticos, con miembros que aceptaban «miles de dólares en emolumentos» (en Venezuela lo llamamos palangre) de los mismos estudios, redes y celebridades a los que otorgaban trofeos, todo ello escondido detrás de un «código de silencio».

Globos de Oro. Foto: People

Globos de Oro. Foto: People

A raíz de ello, Los Angeles Times se propuso escarbar y encontró irregularidades, incluso más de las denunciadas por Flaa. A simple vista, apenas revisando quiénes eran los miembros, encontró visos de discriminación. Ninguno de los 87 jurados de los Golden Globes es negro. Ninguno. Y, evidentemente, dentro del sentimiento general y las reinvindicaciones lograda por el movimiento #BlackLivesMatter, eso, que ya es muy malo, se ve peor.

En su investigación, Los Angeles Times descubrió que es cierta la acusación de Flaat, acerca del pago ilegal a sus miembros. Y no son cantidades irrisorias, para que paguen un taxi o tengan efectivo para una propina. Son millones de dólares.

«La investigación del Times también encontró que la organización sin fines de lucro HFPA emite regularmente pagos sustanciales a sus propios miembros en formas que, según algunos expertos, podrían ir en contra de las pautas del Servicio de Impuestos Internos. Los miembros de la HFPA recaudaron casi $ 2 millones en pagos del grupo en su año fiscal que finalizó en junio de 2020 por servir en varios comités y realizar otras tareas, más del doble del nivel tres años antes», dijo el portal en su investigación.

Un miembro no identificado le dijo a Los Angeles Times que el espíritu actual era «ordeñar la organización y tomar todo el dinero posible». Eso explica que los pagos irregulares se hayan duplicado. Ellos lo admiten pero los llaman «políticas de compensación». El miembro anónimo también dijo que las reuniones, después del juicio con Flaa, son una «zona de guerra».

Una reforma urgente

Un alud como el que está cayendo sobre la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood acaba con cualquier orgullo. Y es lo que está pasando en la HFPA.

Después de la fuerte reticencia a cambiar, a la directiva de la asociación no le quedó más remedio que emitir un comunicado, que además domina todo el home de su página web, aseguran que se encuentran en proceso de reformas «sistémicas» de «extrema urgencia».

«Independientemente de la próxima fecha de emisión de los Golden Globes, hemos decidido implementar cambios transformadores lo más rápido y con el mayor cuidado posible», aseguran en su comunicado que se puede leer completo (en inglés) aquí.

Antiguas críticas

No es fácil enfrentarse a un abusador poderoso, a un abusador con acceso a la prensa de espectáculos más importante del mundo. Los actores, las actrices y las empresas productoras los necesitan. Por eso ese poder se fue alimentando y creciendo como un espiral que protegía las irregularidades.

Aunque en años pasados se soltaron algunas críticas a la HFPA, fue en la propia ceremonia de este 2021, que se hizo en febrero, cuando reventaron las críticas directas.

«La HFPA está formada por 90 blancos heterosexuales», comenzó diciendo la presentadora Amy Poehler. Y siguió clavando la daga: «Hay mucha porquería nominada, y eso es la cosa de estos premios. Dejaron pasar muchos trabajos elaborados por personas afroamericanas. No hay ningún miembro negro en la HFPA y la inclusión es importante».

Esa misma noche siguieron las críticas, que quizás, ante las cámaras, los miembros de la HFPA recibieron riendo como si fuera un chiste. Entre ellas resaltó Sacha Baron Cohen, premiado como mejor actor por Borat 2  que le dedicó a la “asociación totalmente blanca de la prensa extranjera de Hollywood”.

Lo cierto es que, en estos momentos, los Golden Globes dejaron de brillar. Y así será hasta que no se quiten el lodo que los cubre.