Golpe de Estado en Sudán, otra vez: un general disuelve el gobierno de transición

Un general, que formaba parte del gobierno de transición, detuvo al primer ministro y otros líderes y declaró "estado de emergencia"

Golpe de Estado en Sudán, otra vez: un general disuelve el gobierno de transición

El general Abdel Fattah al Burhan, al frente del consejo gobernante en Sudán, disolvió las autoridades de transición y decretó el estado de emergencia, hoy lunes 25 de octubre. Horas antes el ministerio de Información había anunciado la detención de líderes civiles, incluido el primer ministro.

Al Burhan declaró que formaría un “gobierno con personas competentes”. E insistió en que Sudán respetaría los acuerdos internacionales firmados.

El gobierno de transición de Sudán está a cargo de crear varias instituciones estatales como el Tribunal Supremo.

Sudán

Un manifestante sale a las calles de Sudán. Foto AFP

El de Sudán es tan solo uno más de los muchos golpes de estado sucedidos en la última década. Por ejemplo, tan solo en 2021 hubo tres más. El primero fue en Chad, el 20 de abril. Un mes después, ocurrió en Mali. En Guinea fue el 5 de septiembre. Y ahora ocurre el de Sudán.

El gobierno de transición de Sudán, ahora derrocado por Abdel Fattah al Burhan, se constituyó en 2019 tras otro golpe de Estado. El 11 de abril de ese año, Omar Al Bashir, en el poder durante 30 años, fue destituido por el ejército tras cuatro meses de protestas populares. Se creó un consejo de transición (ahora disuelto). También  se nombró un primer ministro civil.

Miguel Pizarro: casi 6 millones de venezolanos han migrado

"Casi 6 millones de venezolanos se han visto en la obligación de irse de su país por culpa de la emergencia humanitaria compleja que ha generado el régimen de Nicolás Maduro; nos acercamos a convertirnos en la crisis migratoria más grande del mundo", escribió en Twitter Pizarro, nombrado por Juan Guaidó comisionado para las Naciones Unidas

La familia como rehén de los perseguidos por el régimen

En Venezuela, los allegados de los perseguidos políticos sufren un asedio constante, algunos hasta fueron secuestrados para que el objetivo del régimen se entregara. Los organismos del Estado no cobran rescate, porque usan a las personas de interés como moneda de cambio. Las siguientes historias son un ejemplo de ello