Gratitud: La actitud de la felicidad

Ricardo Adrianza recuerda que gratitud es más que decir "gracias" e invita a incorporarla a nuestra vida. Uno de los ejercicios que propone es hacer una lista de las personas que han influido positivamente en la vida y escribirles un mensaje, llamarlos o visitarlos. La sensación de bienestar será enorme. "No hay mejor comienzo para el año 2022 que iniciarlo con gratitud", asegura el coach

Gratitud: La actitud de la felicidad

La gratitud es una de las herramientas más poderosas y efectivas para aumentar nuestra sensación de bienestar. Según estudios científicos, cultivar consistentemente la gratitud hace posible elevar nuestras emociones positivas hasta en 25%.

Practicarla va más allá de decir ¨gracias¨. Consiste más bien en desarrollar un sentimiento profundo de agradecimiento con la vida, o lo que es mejor, incorporarlo, a priori, en nuestra manera de interactuar con la existencia y con los demás.

Gratitud es mucho más que una acción. Más bien tiene que ver con tu esencia y cómo nos relacionamos reflexivamente con lo que nos pasa, sea bueno o malo. Con lo que tenemos, lo que hacemos, nuestros afectos y, en general, con todos los aspectos que le dan forma a nuestros días.

También la gratitud se relaciona muchas veces con lo que no sucedió, o como decimos coloquialmente, ¨de la que nos salvamos¨.

Desde el punto de vista de la neurología, expresar gratitud tiene infinitos beneficios. Cuando experimentamos gratitud se encienden los neuro circuitos sociales en el cerebro que nos acercan a tener experiencias en las que nos sentimos más cercanos con otros o con nosotros mismos.

Gratitud

Foto Rodnae Productions / Pexels

Un asunto químico

La serotonina es el químico más asociado con el agradecimiento y que al ser liberado, nos impulsa a estar en profunda interacción y conexión a algo o a alguien. Lo curioso es que la actividad cerebral de esta aumenta cuanto más intensa es la experiencia de gratitud y se da en la corteza prefrontal medial que es el área del cerebro involucrada en el pensamiento profundo, y evaluación automática de hechos pasados, presentes, y futuros. Esta área del cerebro nos da contexto y define el sentido de nuestra experiencia, e impacta, para bien, nuestra salud física y mental.

Para ejemplificar exactamente lo que pretendo aportar en este artículo y la afinidad entre gratitud y actitud, debo referirme necesariamente a Robert Emmons, profesor de Psicología de UC Davis en California, quien explica que la definición de gratitud tiene dos elementos: el primero, es una afirmación de lo bueno y el segundo, es una atribución.

Afirmar lo bueno

Hacemos una afirmación de lo bueno cuando reflexionamos sobre nuestra vida en general o los momentos cotidianos, y reconocemos las cosas lindas que tenemos y que nos pasan. Es una constante de actitud que debemos incorporar sin demora. Es una de las claves primordiales para el buen vivir, que nos sitúa firmemente en el goce del momento presente.

Foto Hassan OUAJBIR / Pexels

Esto no significa que la vida esté exenta de problemas o dificultades. Pero nos invita a resaltar y quedarnos con lo bueno. ¿El secreto? Está en la reflexión consciente, en hacer pausas, en observar lo que nos pasa, en corregir y agradecer antes de seguir.

¡Fijarnos más a menudo de los pequeños detalles que nos regala la vida a diario es, sin duda, una asignatura obligada!

El ejercicio de atribuir

El segundo elemento en la definición de gratitud es una atribución. Consiste en descubrir el origen de las cosas buenas que tienes y te pasan. Pregúntate ¿de dónde vienen?

No me cabe duda de que en la mayoría de los casos encontrarás que detrás de cada una de tus bendiciones están las acciones de otras personas. Entonces, practicar la gratitud consiste, inequívocamente, en agradecer lo que otros hacen o han hecho por ti. No te olvides de ello: es más importante de lo que crees.

Gratitud

Foto Rodnae Productions / Pexels

¿Cómo hacemos para incorporar la gratitud a nuestra vida? Consejos sobre esto hay muchos y no me cabe el espacio para compartirlos todos, pero lo que no puede faltar es entrenar a tu cerebro para resaltar las cosas positivas de tus días.

Si las escribes, mejor, pues generas una conexión que construye y moldea la actitud en los días por venir. Además, cuando escribimos, las ideas se desbordan y te sorprenderás de lo largo de la lista de cosas por la cual sentirte agradecido.

Para concluir, y aprovechando las festividades propias de la época y redondear el segundo elemento de la definición de gratitud –atribución– haz una lista de las personas que han influido positivamente en tu vida y escríbeles un mensaje, hazles una llamada o, preferiblemente, abórdalas personalmente. Te garantizo que el sentimiento de bienestar estará presente y se reforzará en los días por venir. ¡No hay mejor comienzo para el año 2022 que iniciarlo con gratitud!

Yo, desde este rincón, aprovecho para agradecerte a ti por leer y compartir esta publicación.

Vinotinto contra Bolivia: cuando lo normal es anormal

El debut de Venezuela fue soñado. Goleó y gustó. Y lo hizo con un 11 previsible, juntando a los que ya han sido utilizados por otros técnicos. ¿Qué cambió? Parece que el rival facilitó ese primer paso de encontrar la competitividad, perdida por los movimientos de una FVF caótica. Sin embargo, ahora viene lo más difícil: impedir el típico bajón que la Vinotinto muestra luego de un logro