Greenpeace alerta de destrucción del medio ambiente con acuerdo UE-Mercosur

La organización ecologista, Greenpeace, consideró este viernes que un acuerdo de asociación entre la Unión Europea y el Mercosur llevará a la "destrucción del medio ambiente" si finalmente se cierra en los próximos días tras casi veinte años de negociaciones.

Greenpeace alerta de destrucción del medio ambiente con acuerdo UE-Mercosur

“El acuerdo comercial que podría acordarse este fin de semana entre la UE y el Mercosur es un desastre para ambos lados del Atlántico”, advirtió la corporación verde en un comunicado.

La experta de comercio de Greenpeace Naomi Ages instó a la UE a “dejar de realizar acuerdos comerciales que benefician a grandes empresas que codician oportunidades de exportación”, así como a “no cerrar los ojos ante el daño social y ambiental que causan”.

“Comerciar más autos por vacuno nunca es aceptable cuando conduce a la destrucción del Amazonas, los ataques a los pueblos indígenas y la creciente hostilidad hacia la sociedad civil”, añadió.

La organización ecologista recordó también que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ha amenazado con sacar a su país, uno de los que negocian este tratado con la UE, del Acuerdo de París contra el cambio climático.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho que no ratificará el acuerdo comercial si Brasil sale de este acuerdo como ya hizo Estados Unidos.

Por contra, el bloque de países con un potente sector agrícola liderado por Francia advierte de que los agricultores europeos se verán amenazados por importaciones con estándares de producción más bajos que los europeos.

La perspectiva de un próximo final a veinte años de negociaciones entre la UE y el Mercosur ha hecho saltar las alarmas de grupos ecologistas, mientras que otros como la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria Europeas considera “imperativo” que se aproveche la oportunidad para sellar el pacto de asociación.

Las negociaciones técnicas para un acuerdo entre la UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) se iniciaron en Buenos Aires en abril de 2000 y desde entonces se han celebrado más de una treintena de rondas de negociación, un proceso complejo, incluso con bloqueos de muchos años.

En las últimas semanas ha habido un impulso favorable a este acuerdo por parte de líderes de ambos bloques, aunque aún quedan por cerrar detalles técnicos en los que están inmersos los equipos negociadores durante esta semana.