Guaidó asistió a sesión especial de la AN y recordó tragedia de Vargas

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, calificó como una novela la acusación del gobierno de Nicolás Maduro de que lidera una operación terrorista junto Leopoldo López.

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, calificó como una novela la acusación del gobierno de Nicolás Maduro de que lidera una operación terrorista junto a su copartidario Leopoldo López y aseguró que en el Ejecutivo solo busca distraer con ese señalamiento.

«Salieron otra vez a distraer con la enésima novela que venden este año desde (el palacio presidencial de) Miraflores», dijo Guaidó al término de una sesión de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) realizada en el céntrico estado La Guaira.

El sábado el ministro de Información, Jorge Rodríguez, informó que los organismos de seguridad habían desarticulado un plan terrorista encabezado por Leopoldo López -que está en calidad de huésped en la residencia del embajador español en Caracas- y que pretendían atacar dos cuarteles militares, así como generar acciones violentas en seis estados.

A juicio de Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, la acusación es una muestra de que la oposición está haciendo algo muy bien en el diseño de un programa de protestas de cara al 2020, así como en la búsqueda de ayuda y recursos para paliar la crisis que vive el país.

«Es un cuento, una novela, nosotros estamos defendiendo nuestra constitución, nuestro Estado de derecho», dijo.

Adelantó que los dos diputados opositores señalados por el gobierno de Maduro -Janet Fermin y Fernando Orozco- van a seguir ejerciendo sus funciones como parlamentarios.

Sobre el presidente colombiano, Iván Duque, que fue vinculado por las autoridades venezolanas en el supuesto plan terrorista, Guaidó dijo que es un demócrata que enfrenta en su país el terrorismo de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) -al que vinculó con la extracción de oro y el asesinato de indígenas en el sur de Venezuela- y la disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Sesión callejera

Desde temprano hubo tensión entre opositores y oficialistas que ocupaban la calle en la que se iba realizar la sesión y se gritaban consignas.

«Guaidó, ladrón, te sale Tocorón (una cárcel venezolana)», coreaba un grupo de chavistas, mientras que los opositores gritaban «Evo (Morales) ya se fue, Maduro se va, Venezuela quiere que se vaya Nicolás».

Finalmente no se realizó en el espacio previsto inicialmente, pues un grupo de militantes del oficialismo ocupó el lugar desde temprano.

La sesión de este domingo correspondió a la instalación de la comisión que funcionará mientras el Parlamento entra en el receso de fin de año.

Durante la sesión, Guaidó llamó a defender la Constitución y dijo que 2020 será el año del resurgir de Venezuela.

Las fuerzas policiales vinculadas al chavismo atacaron a los ciudadanos que se habían acercado a la sesión y los dispersaron con perdigones y bombas lacrimógenas.

El dirigente también asistió a una misa en Caraballeda para conmemorar a los fallecidos durante el deslave que se produjo hace 20 años.

La tragedia natural coincidió con el referendo en el que se aprobó la actual Constitución de Venezuela y que para el momento se pidió suspender por las continuas lluvias.

El fallecido Hugo Chávez desoyó las solicitudes, lo que para muchos significó la vida de muchos seres humanos que no fueron evacuados aun cuando la situación se deterioraba en Vargas.

Por su parte el chavismo hizo una marcha para celebrar los 20 años de la Constitución.