<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Así fue la guerra de declaraciones entre Maduro y Guaidó por el 5 de julio

"Tu tiempo se acabó, Maduro. Estás derrotado", dijo el líder opositor, mientras que el máximo representante del chavismo aseguró que la oposición busca crear una crisis "inmanejable" en Venezuela

Así fue la guerra de declaraciones entre Maduro y Guaidó por el 5 de julio

El líder opositor Juan Guaidó y el líder del chavismo, Nicolás Maduro, se enfrentaron este domingo 5 de julio, en discursos por los 209 años de emancipación de España.

«Tu tiempo se acabó, Maduro. Estás derrotado, se acabó el tiempo de la dictadura. Nosotros haremos renacer la república, no nos vamos a detener, ni lo haremos ni un solo momento», dijo durante un encuentro virtual llamado «Congreso de Unidad Nacional» en el que participaron decenas de representantes de la oposición.

Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, hizo un llamamiento a una «gran alianza» para lograr esa «segunda independencia» y, aunque no dio detalles, aseguró que para esa meta se necesita más presión internacional y «movilizaciones» en contra de la llamada revolución bolivariana.

Reiteró su llamado a no participar en las votaciones legislativas previstas para el 6 de diciembre y, en cambio, pidió a los venezolanos «luchar por lograr las condiciones electorales» que permitan unos comicios «libres».

«Llamo a todos los sectores a no participar en las falsas elecciones, rebelarnos hoy es un deber, no sólo un derecho (…) Te llamo a ti a no tener miedo, a estar juntos, a estar unidos y movilizados», dijo.

Maduro con militares

Maduro, entretanto, encabezó el tradicional acto militar por la independencia que esta vez no incluyó un desfile extenso ni contó con participación de civiles debido a la pandemia de COVID-19, que hasta ahora deja 6.750 casos y 62 muertes en el país suramericano.

«Nosotros lo estamos demostrando hoy, más nunca Venezuela será colonia de nadie, ni del imperio gringo ni de ningún imperio europeo», dijo Maduro acompañado por su esposa, Cilia Flores, y el Alto Mando militar en Caracas.

Maduro volvió a reprochar a Estados Unidos por «haber recrudecido sus sanciones criminales» este año, cuando la Administración de Donald Trump, dijo, aumentó la «persecución contra los alimentos, contra las medicinas, contra la gasolina que Venezuela compra en el mundo».

«Buscaban crear una crisis inmanejable, buscaban sufrimiento para el pueblo de Venezuela (…) Es una visión fascista, macabra, que se ha impuesto en la derecha fascista de Venezuela, en la derecha antipatria de Venezuela y del imperio norteamericano», sostuvo.

Padrino: la oposición son «maleantes»

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, también ofreció un discurso en el que cuestionó a un sector de la oposición venezolana que, aseguró, son «maleantes» apoyados por EE.UU.

«No serán poder político en Venezuela jamás en la vida (…) mientras exista una Fuerza Armada como la que hoy tenemos, antiimperialista, revolucionaria, bolivariana, nunca podrán ejercer el poder político en Venezuela (…) yo creo que es bueno que lo entiendan esta facción de maleantes, politiqueros», expresó Padrino.

El ministro subrayó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) es una institución «chavista» así como «garante de la paz» y desestimó los llamamientos a una segunda independencia pues cree que esta se produjo en 1999, cuando entró en vigencia la actual Constitución.

Celebraciones en Brasil

Este mismo 5 de julio, venezolanos a favor y en contra del Gobierno de Nicolás de Maduro celebraron en Brasilia el Día de la Independencia de su país, pero en dos actos separados: uno en la embajada de Venezuela promovido por diplomáticos chavistas y otro convocado por opositores en el exterior del local.

Los representantes de Maduro conmemoraron el 209 aniversario de la independencia de la nación caribeña con un homenaje frente a la estatua de Simón Bolívar y en el que también participaron representantes de partidos políticos y organizaciones sociales.

Escoltando el busto del libertador, la legación chavista colocó una fotografía de Maduro y otra del fallecido Hugo Chávez, cantaron el himno y pronunciaron un discurso en el que denunciaron el presunto imperialismo de Estados Unidos, según constató Efe.

Frente a la embajada se concentró un grupo de seguidores del líder opositor Juan Guaidó, reconocido por casi sesenta naciones como presidente legítimo e interino de Venezuela, entre ellas Brasil, para pedir la «liberación» de su país.

También exigieron el desalojo de los funcionarios chavistas que trabajan en la embajada de Brasilia, asunto que ha sido motivo de disputa entre el Gobierno de Jair Bolsonaro y la Justicia brasileña.

La Cancillería de Brasil ordenó la salida de los diplomáticos y les dio de plazo hasta el pasado 2 de mayo para abandonar el país.

Esa determinación fue fruto de «tratativas anteriores» realizadas en marzo pasado y mediante las cuales ambos Gobiernos comenzaron a retirar a su personal diplomático, según la Cancillería brasileña.

Sin embargo, el mismo 2 de mayo, el juez Luís Roberto Barroso, de la Corte Suprema de Brasil, suspendió la orden de salida, a la que también se negó el fiscal genera brasileño, Augusto Aras.

Para el magistrado, los diplomáticos venezolanos de Maduro «no representan un peligro inminente» y su salida inmediata no atendía a «razones humanitarias mínimas» en medio de la pandemia del coronavirus, que ya deja casi 1,6 millones de contagios y más de 64.000 muertos en Brasil.

La medida del Gobierno de Bolsonaro afectaba a un total de 34 diplomáticos que hasta ahora ocupaban diversos cargos en la embajada venezolana en Brasilia y en los seis consulados que el país caribeño tiene en Brasil.

Aproximadamente una hora después, el grupo de opositores que se manifestaba frente a la embajada se trasladaron a otro punto de Brasilia, donde se celebraba otra manifestación con la presencia de María Teresa Belandria, representante en Brasil de Guaidó.

«En cada uno de nosotros está el gen de la libertad y por eso estamos aquí, porque no nos rendimos antes y no nos vamos a rendir ahora hasta alcanzar la libertad de nuestro país y hasta que cada uno de nosotros pueda volver a la tierra que nos vio nacer», afirmó Belandria en un vídeo compartido en redes sociales.

El Gobierno de Bolsonaro, uno de los más fuertes críticos de Maduro, reconoce como presidente legítimo e interino de Venezuela al líder oposición Juan Guaidó desde inicios del año pasado.

El mandatario también reconoció a Belandria como legítima embajadora de ese país en Brasil, aunque aún con esas tensiones no ha suspendido las relaciones diplomáticas con el país vecino.

Brasil es desde hace unos dos años el destino de decenas de miles de venezolanos que escapan de la crisis económica, política y social de su país

Michael Jordan, récord mundial en subasta de zapatillas por 615.000 dólares

Las zapatillas, que no alcanzaron sin embargo su precio estimado de 650.000 a 850.000 dólares, fueron usadas por Jordan el 25 de agosto de 1985 en un memorable partido de exhibición de Nike en Trieste, Italia, en el cual hundió la bola con tanta fuerza que rompió el tablero de vidrio en mil pedazos. La zapatilla izquierda tiene aún un trozo de vidrio incrustado en la suela roja.

¿Quién era Darío Vivas?

El abanderado del Psuv es el segundo funcionario del chavismo en morir por covid-19, después de que el historiador Faustino Torella, cónsul en Boa Vista, Brasil, falleciera el 5 de agosto. Vivas transitó desde la izquierda revoltosa en su juventud hasta el círculo de poder alrededor de Chávez y Maduro. Aquí va una breve semblanza de su carrera política