Guaidó: Nos quieren hacer depender de una caja y de un carnet

El jefe de la fracción opositora de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, culpó al Gobierno de ser el principal responsable de la emergencia humanitaria en el país, además de acusarlo de pretender controlar a los ciudadanos y volverlos dependientes de "favores".

«Destruyeron el aparato productivo nacional y nos quieren hacer depender de una caja, de una bolsa, de una lista o de un carnet. Depender de supuestos favores que no lo son, que se pagan con dinero de los venezolanos», expresó este sábado Juan Guaidó en rueda de prensa.

Agregó que el gobierno «juega con el hambre y la miseria del pueblo de Venezuela como parte de un plan para controlarnos«. «Maldito el gobierno que utiliza el dinero del pueblo para hacerlo pasar hambre».

El diputado señaló a los funcionarios de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundee) de ser los verdaderos responsables de los saqueos que se han presentado en las últimas semanas en el país, luego de la decisión de realizar un operativo de fiscalización de precios en 26 cadenas de supermercados.

“Los funcionarios del Sundee llegan en la madrugada, piden lista de precios y se llevan los productos para luego revenderlos.  Hoy los que están saqueando son los funcionarios del Sundde, que terminan bachaqueando y vemos que el producto no termina en manos de las madres que verdaderamente necesita alimentos”, dijo.

Pidió a los venezolanos no «saquear» los establecimientos de comida, ya que lo consideró como una medida de «pan para hoy y hambre para mañana».

“Entendemos la necesidad, la sentimos (…) Somos mucho más que tratar de aprovecharnos de la desgracia de un ciudadano que con el esfuerzo y trabajo de años tiene una bodega o de una cadena de supermercados. Debemos hacer un esfuerzo por no caer en las trampas de la dictadura que nos destruyamos entre nosotros mismos”, manifestó desde la sede de Voluntad Popular en Caracas.

Guaidó insistió en que la solución a la crisis humanitaria del país depende de fomentar el aparato productivo, además de «cambiar urgentemente este régimen hambreador, corrupto, violador de derechos humanos y que ha creado la inflación más alta del mundo con su empecinamiento en un modelo fracasado”.