Guaidó pide garantías internacionales para resolver conflicto venezolano

Guaidó recalcó este miércoles que "no basta con una declaración de medios" del chavismo sino que es necesario un acuerdo mayor para poder participar en las elecciones, en medio de un cronograma, un proceso de negociación y un acuerdo.

Guaidó pide garantías internacionales para resolver conflicto venezolano

El líder opositor venezolano Juan Guaidó dijo que están evaluando permanentemente si van o no a las elecciones regionales del 21 de noviembre. La oferta chavista de respetar la Constitución Nacional sigue siendo vacía, si no hay garantías reales más allá del evento electoral, señaló.

En este momento «no hay garantía de cara a un proceso de reinstitucionalización democrática» para Venezuela, dijo.

Lo importante es «lograr condiciones» que permitan no «generar falsos dilemas» como la participación en las elecciones y se conviertan en «herramientas para lograr las suficientes garantías para que se respete el resultado», insistió.

Afirmó que se reunirá con una misión técnica de la Unión Europea (UE) que visitará Venezuela en julio para estudiar si es posible desplegar otra de observación electoral para los comicios regionales y municipales del 21 noviembre próximo.

«Claro que nos vamos a reunir, claro que vamos a poner nuestros puntos, cuáles son las condiciones, no solamente de participación sino de garantías del cumplimiento y respeto político de cara a una solución al conflicto», dijo en rueda de prensa.

Más observadores

Guaidó es el último presidente del parlamento electo en  2015 y desde 2019 es reconocido como «presidente interino» de Venezuela por unas 60 democracias americanas y europeas, además de Japón y Australia.

El encargado de negocios de la UE en Venezuela, Duccio Bandini, informó el 25 de junio al Consejo Nacional Electoral (CNE) que el próximo 6 de julio llegará la misión técnica de tres funcionarios y cuatro expertos.

El parlamentario aseguró que el chavismo debe permitir el ingreso de otros organismos como la Unión Interparlamentaria y la Organización de Estados Americanos (OEA) que «ha observado todas las elecciones recientes en el continente».

Además replicó que «tiene poco valor» la promesa que hizo Nicolás Maduro (a quien las democracias occidentales no reconocen como presidente), de eliminar la figura de los «protectores».

Varios expertos advierten que una negociación sobre la base del todo o nada es inviable ahora.

Los protectorados

Esos funcionarios del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) son impuestos por el chavismo por encima de las autoridades electas por el voto popular, cuando pierde elecciones.

Con esa figura, el poder del voto democrático y su valor constitucional perdieron vigencia en Venezuela durante los últimos años. El chavismo llegó al extremo de anular la Asamblea Nacional (Congreso) electo en 2015 hasta terminar imponiendo una Asamblea Constituyente con más de 500 diputados chavistas.

Varias fuentes señalan que el valor real del voto popular y el rescate del valor constitucional de las instituciones democráticas están en el centro de las demandas de la oposición.

Con la intermediación de Noruega y otros países europeos, frentes del chavismo y de la oposición llevan a cabo un escarceo distante «pendular». Según fuentes diplomáticas este acercamiento podría derivar en unas negociaciones para resolver el conflicto venezolano.

Historia patria

La Constituyente de Maduro, junto con el Tribunal Supremo Electoral (TSJ), terminaron usurpando por completo las funciones del parlamento donde la oposición tenía mayoría calificada por mandato popular.

La oferta expresada por Maduro, de eliminar la figura inconstitucional de los protectores «tiene poco valor», dijo Guaidó. Es a través de un acuerdo con garantes internacionales cómo se pueden formalizar «todos estos procesos», recalcó.

«La promesa de respetar la Constitución sigue siendo vacía hasta concretar la participación de todos los sectores, el cronograma de elecciones, el inicio formal de un proceso de acuerdo y negociación y la disposición de los aliados a respaldar ese proceso», agregó.

La oposición está evaluando «de forma constante» si participarán en las próximas elecciones del 21 de noviembre, dijo.

El cuero seco de la MUD

El CNE habilitó el martes la tarjeta electoral que usó la extinta coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que podría figura en el tarjetón para las votaciones regionales del 21 de noviembre.

La plataforma MUD fue una coalición de unos 30 partidos de derecha, centro e izquierda que hizo un frente único  antichavista y ganó las legislativas de 2015 por arrolladora mayoría. Ese evento la mayor derrota proferida al chavismo en 20 años de este régimen hoy francamente autoritario.

La tarjeta, junto con la coalición y sus principales partidos, quedaron proscritos por el chavismo en 2018 mediante diferentes procesos de inhabilitación.

De esta forma, sus líderes históricos tampoco hubieran podido participar como candidatos presidenciales en la elección presidencial organizada por Maduro y el resto del chavismo en mayo de 2018.

Pecado original

Esas elecciones tuvieron el rechazo de buena parte de la comunidad democrática internacional. Ni la Unión Europea, Estados Unidos, ni otros 10 países americanos reconocen el segundo mandato de Maduro, iniciado en enero 2019 a partir de esa elección.

Eso precipitó una nueva escalada del conflicto venezolano que se agudizó en los últimos dos años. Todo en medio de sanciones  internacionales y una profunda crisis económica, social y política que lleva siete años.

«Hoy, en sesión de nuestro directorio y por unanimidad, hemos aprobado un total de 20 nuevas denominaciones de organizaciones con fines políticos. Por lo tanto 20 nuevas organizaciones que estarán vigentes para participar en las próximas elecciones del 21 de noviembre», dijo el presidente del CNE, Pedro Calzadilla.

Guerra de egos

La tarjeta fue devuelta a los últimos representantes que estaban a cargo de coordinar la coalición cuando fue proscrita.

Pero los partidos que la integraban están en desbandada y han sido incapaces desde 2019 de mostrar un frente común contra el chavismo.

Guaidó recalcó este miércoles que «no basta con una declaración de medios», sino que es necesario un acuerdo mayor para poder participar en las elecciones.

También para que ese acuerdo amplio sirva «para tener un cronograma de elecciones, para iniciar un proceso de negociación».

(Con citas recopiladas por la agencia EFE)

Los juegos olímpicos más allá del deporte

Maduro, en medio de la ola de triunfos en los juegos olímpicos, presiona, chantajea e intenta controlar el discurso del triunfo de nuestros deportistas para hacerlo suyo; para tratar de vender la idea de que estos jóvenes triunfaron porque el Estado venezolano los apoyo. Nada más lejos de la realidad