<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Guardianes de la Revolución iraní dan su versión sobre el avión siniestrado

El jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salami, compareció en el Parlamento iraní, un día después de que las autoridades admitieran que el avión ucraniano fue derribado por error por un misil iraní.

El jefe de los Guardianes de la Revolución, Hosein Salami, compareció este domingo en el Parlamento iraní, un día después de que las autoridades admitieran que el avión ucraniano fue derribado por error por un misil iraní, lo que provocó protestas en las calles.

La presencia de Salami en el parlamento coincidió con la confirmación de las autoridades iraníes de la breve detención del embajador británico en Irán, Rob Macaire, cuando abandonaba una manifestación el sábado en la que se hizo una vigilia en memoria de las víctimas mortales del avión.

Esta protesta estudiantil en la que se corearon consignas contra el gobierno fue dispersada por la policía. La manifestación se organizó después de que las autoridades iraníes admitieran que un misil disparado por un «error humano» provocó el derribo del avión ucraniano el pasado miércoles, que se estrelló minutos después de despegar de Teherán con destino Kiev.

Las 176 personas que viajaban en él, la mayoría de ellos iraníes y canadienses, murieron. Pese a que el gobierno de Canadá apuntó que la tesis del misil era la más factible, Irán lo negó hasta el sábado.

Investigación completa

Los dirigentes de diferentes países, comenzando por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, alabaron el reconocimiento iraní pero pidieron una investigación completa y transparente.

Tras la comparecencia del general Salami, el presidente del Parlamento, Alí Larijani, instó a las comisiones parlamentarias encargadas de la seguridad y de la política extranjera que examinen este «grave incidente» del avión y estudien la manera de evitar que se vuelvan a producir este tipo de incidentes.

Según la agencia de prensa semipública Isna, Salami dio en el Parlamento detalles sobre la muerte de Qasem Soleimani, jefe de operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, por un disparo de dron estadounidense, el pasado 3 de enero en Bagdad.

El general Salami habría mencionado las represalias iraníes a este ataque estadounidense. El miércoles, Irán disparó una andanada de misiles contra dos bases iraquíes con tropas estadounidenses, según Isna.

Detención del embajador británico

El domingo por la tarde, unidades de la policía antidisturbios armadas con cañones de agua a presión y bastones de madera estaban desplegadas alrededor de tres universidades en el centro de Teherán.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el sábado a Irán de que no puede haber otra masacre de manifestantes pacíficos, en alusión a las protestas de noviembre, duramente reprimidas según la ONG Amnistía Internacional.

Este domingo, las autoridades iraníes confirmaron la breve detención del embajador británico, Rob Macaire, el sábado cuando una vigilia en homenaje a los muertos del avión ucraniano derivó en una manifestación de enfurecidos iraníes contra el régimen.

«No fue detenido, fue arrestado por ser un extranjero no identificado que participaba en una manifestación ilegal», dijo el viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abas Araghchi, que aseguró que fue liberado 15 minutos después, en cuanto se confirmó su identidad, aseguró en un mensaje en Twitter.

No participó

El embajador británico negó que hubiera participado en manifestaciones contra las autoridades iraníes, tal y como publicaron algunos medios.

«Confirmo que no he participado en ninguna manifestación», dijo Macaire en la red social Twitter.

«Fui a un acto presentado como una vigilia en memoria de las víctimas de la tragedia del avión de Ukraine International Airlines, derribado el miércoles cerca de Teherán», dijo.

«Me fui del lugar cinco minutos después, cuando algunas personas comenzaron a corear consignas» contra las autoridades, agregó el embajador.

La manifestación del sábado estaba inicialmente organizada como una vigilia de homenaje a las víctimas del avión ucraniano, se transformaba en una manifestación de ciudadanos encolerizados.

«¡Dimitan!»

«El arresto de nuestro embajador en Teherán sin fundamientos ni explicaciones es una violación flagrante de las leyes internacionales», advirtió el sábado el canciller británico Dominic Raab.

Raab estimó que Irán debe elegir entre encaminarse hacia el estatus de paria o tomar medidas para una distensión y para adoptar el camino diplomático.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, se dijo muy preocupado este domingo por esta breve detención e instó a la distensión.

El domingo, los diarios iraníes rindieron homenaje a las personas que murieron en el derribo del avión. «Discúlpense, dimitan», titula el diario reformista Etemad.

«Imperdonable», escribe Irán, el diario progubernamental, que publica los nombres de todas las víctimas.

«Profundas excusas por un error doloroso», escribe Javan, diario cercano a los Guardianes de la Revolución.