Hambre y sobrevivencia en Venezuela

La situación en Venezuela es una de las más trágicas que ha vivido un país que no ha sufrido una guerra o una catástrofe. La ONG IRIN (Redes de Información Regional Integrada) presentó un reportaje especial en el que recorrió el país por semanas y mostró la cruda realidad

Hambre y sobrevivencia en Venezuela

El gobierno sigue rechazando la existencia de una crisis humanitaria, culpa a las fallas eléctricas en Venezuela por la proximidad del sol y sugiere que la gente debe comprar pepitas de oro y sembrar plantas medicinales en sus jardines para protegerse de la pobreza y las enfermedades, mientras tanto los venezolanos sufren y mueren por escasez de hambre y medicinas.
La inflación continúa su vertiginoso ascenso. Llegó a un lacrimógeno 1.000.000 por ciento y según el Fondo Monetario Internacional podría llegar a 10 millones por ciento el próximo año, lo que ha producido una severa hambruna, escasez de productos básicos y ha acelerado el éxodo del país.
Cerca de 3 millones de personas han emigrado desde 2015. Uno de cada 12 venezolanos ha abandonado el país.
Mientras los emigrantes construyen nuevas vidas donde los estantes están plenos de medicinas y comida, muchos de los que Irin encontró durante dos semanas de reporte en Venezuela.
El hambre está detrás de todo.
El grupo señaló que el hambre está motivando las acciones de protestas de los venezolanos al igual que las que se dieron en el país en 2015 y propiciaron la huida de millones de venezolanos.
Para entonces la escasez de alimentos esenciales –leche, azúcar, mantequilla, pasta, harina, aceite, arroz, carne y pollo- se calculaban entre 80% y 90%. Solo ha empeorado desde entonces.
Para 2018, según un reporte elaborado por tres universidades venezolanas, solo uno de 10 venezolanos podían comprar suficiente comida para satisfacer sus necesidades diarias. El hambre cubrió el país.
Cumaná fue una vez la cuarta ciudad procesadora de atún del mundo. Cerca en Cariaco y Carupano, fue alguna vez uno de los mayores productores de azúcar. Ya no es así. Ahora la gente está muriendo.
Las cajas, afirma el gobierno, alimentan a una familia de cuatro por una semana. Se supone que sean entregadas mensualmente a todos aquellos que firmaron el “Carnet de la Patria” una tarjeta de identificación controversial que le permite a sus tenedores acceso a comida subsidiada.
Sin embargo, y de acuerdo a los receptores de las cajas CLAP, la comida llega dañada o ya pasada su fecha de expiración, además se quejan de que no está ni cerca de durar una semana y solo con suerte llega una vez cada seis semanas. Cerca de Cumaná a tan solo 7 horas al este de la capital los ciudadanos dicen que las cajas llegan una vez cada tres o cuatro meses.
El camino tiene secretos
Pilongo –sobrenombre de José Gregorio de 23 años de edad- busca vehículos escondidos y espera el momento preciso para emboscar a los carros en una vía principal hacia el este entre Cumaná y Cariaco. El camino es uno de las más peligrosas del país.
Los camiones de alimentos del gobierno viajan a través de estas vías con las cajas de la comida subsidiada de Nicolás Maduro llamadas CLAP –Comités locales de abastecimiento y producción- Maduro ordenó en 2016 que se entregaran a la población para luchar contra la “guerra económica” que traía Estados Unidos y sus otros rivales.
Pilongo, Vallenilla y otros locales dicen que los camiones circulan diariamente –en convoyes de 40 vehículos- cargados con preciada comida y nunca deteniéndose por la gente enfadada y hambrienta.
Los camiones de alimentos del gobierno viajan a través de los caminos con las cajas de la comida subsidiada de Nicolás Maduro llamadas CLAP –Comités locales de abastecimiento y producción- Maduro ordenó en 2016 que se entregaran a la población para luchar contra la “guerra económica” que traía Estados Unidos y sus otros rivales.
Los pobladores, al conocer sobre la preciada carga, empezaron a cubrir el camino con aceite para que los camiones se deslizaran y saquearlos.
«Tan pronto como la gente ve que un camión grande viene con suministros detienen el camión y se llevan los suministros”, dijo Pilingo.
Como la Guardia Nacional empezó a registrar las casas de los residentes de la localidad y para evitar ser llevados a la cárcel empezaron a esconder los bienes en tumbas en cementerios, o a bajarlos en cubos a los tanques de agua.
Fernando Battisti García, de 64 años de edad y ex maestro de Pilingo dijo: “La desnutrición es la madre de todo el problema. Una población que no está bien alimentada se convierte en ladrones y robará cualquier alimento sin importar lo que pase”.
Mientras tanto la gente adelgaza en lo que llaman «la dieta de Maduro».
“Todos están tan desesperados”, afirma con tristeza Pilingo.
Con su entrega errática e infrecuente de productos exiguos, a menudo estropeados, las cajas CLAP han hecho poco para combatir el hambre.
El Departamento del Tesoro de Estados Unidos calcula que hasta 70% del programa CLAP es víctima de la corrupción, y argumentan que militares y funcionarios desviaron millones de dólares y crearon un lucrativo negocio de tráfico de alimentos y un próspero mercado negro.
Los CLAP han logrado crear dependencia. A medida que la inflación continúa en espiral y la pobreza aumenta, saltando de 81.8% a 87% entre 2016 y 2017, cada vez más personas desesperadas se han vuelto más dependientes de ellas para complementar sus dietas empobrecidas.
En 2018, uno de cada dos venezolanos dice que los recuadros CLAP son una parte esencial de su dieta, mientras que el 83 por ciento de los votantes pro maduro dicen que CLAP es su principal fuente de alimentos.
Malaria y muerte
Vallenilla, de 60 años de edad, se sienta en una silla plegable en su tienda en la carretera principal que pasa por Cerezal, una población de un millar de habitantes.
“Hemos perdido muchos niños aquí por la malaria y la hepatitis. Se pueden ver personas cuyos ojos y labios se han vuelto naranjas. Pero lo peor de todo es la desnutrición. Los niños desnutridos se están muriendo aquí, sí, en mi comunidad están muriendo de hambre”.
“La vicepresidenta (Delcy Rodríguez) dice que hay suficiente comida para alimentar a tres países del tamaño de Venezuela, pero la verdad es que los niños desnutridos, los ancianos, eso es lo que es real; Eso es lo que es la verdad «.
Ejemplos abundan. Personas de más de 100 kilos que hoy apenas sobrepasan los 40, otra mujer perdió a su niña de tres años de edad por desnutrición. Pero nadie habla afirma por miedo a ser reportado y perder la caja CLAP.
Pero Vallenilla no tiene miedo. Ella está enojada.
«Hace unos dos meses, la malaria estaba de moda aquí; todos aquí temblaban de fiebre. Tuvimos que bloquear la carretera durante dos días. Hicimos una cadena temblorosa de personas solo para obligar al gobierno a que nos trajera tratamiento”.
Incluso entonces, el gobierno no trajo el tratamiento completo. Sólo trajeron media dosis. Medio tratamiento significa que la malaria se repetirá.
Los tratamientos a medias permiten que la enfermedad pueda sobrepasar las defensas y el paciente puede morir. Sin embargo es lo mejor que cualquiera puede esperar en estos días en Venezuela. Si lo logran eso, pueden considerarse afortunados.
«Es por eso que la gente muere. ¿Cómo puedes jugar así con la salud de las personas? ¿La salud de los niños? ¡Es inhumano! Lo más sagrado es tu hijo. ¿Tener que poner a su hijo en la tierra, hacer que su hijo muera? Es lo peor. ¿Cómo debe sentirse una madre?”, grita Vallenilla.
Sin ataudes
«El hambre se está apoderando de la mayoría de las ciudades. Si las personas tienen la posibilidad de una o dos comidas en un día, lo consideran como la providencia. La gente pasa demasiado tiempo sin comer”, dice la ex maestra Leidis García.
En las cercanías pasa un carro y se escucha la música. Es el funeral de un niño de 13 años de edad, miembro del equipo local de béisbol que fue electrocutado cuando intentaba atravesar una cerca electrificada bajo la lluvia, se cree, para encontrar comida.
Prácticamente no hubo casos de electrocución antes de la crisis, dice la Dra. Dora Colomenares, cirujana del Hospital Universitario de Maracaibo. Ahora es común que las personas rompan las cercas eléctricas en busca de alimentos, medicamentos y fuentes de electricidad para conectarse a sus hogares.
Un número sin precedentes de niños también están llegando al hospital con huesos rotos. Los médicos dijeron a IRIN que muchas lesiones eran niños hambrientos que los padres dejaban solos para salir a buscar comida y medicinas, incluso los niños que se habían caído de árboles frutales a los que habían escalado cada vez más buscando algo para comer.
Esta desesperación también se refleja en el próspero negocio de la venta de hierbas, ya que las personas de todo el país recurren a los remedios tradicionales en ausencia de la medicina estándar.
López no tenía este negocio antes de la crisis, pero cuando la medicina comenzó a escasear, anticipó que la gente recurriría a los remedios tradicionales y caseros. Después de hacer su investigación en internet, estableció un puesto.
Su instinto ha demostrado ser acertado. “Negocios”, sonríe.
Pero también lo es la muerte.
Un hombre en Cumaná teme perder su trabajo y la caja CLAP por hablar. Muestra la foto de su tío «Alberto». Un chef que había muerto dos semanas antes de hipertensión y diabetes, un fracaso de la medicina herbal.
«Hay una muerte diaria por aquí», dice el hombre, colocando la foto en la mesa antes de leer una lista de las muertes recientes en el vecindario: niños por desnutrición; una madre y su bebé por nacer (más fallos de la medicina herbal) muertos por una infección de orina; un cuñado, un disparo, los cargos de su familia, por la policía y cuyo cuerpo apareció en una orilla cercana.
 “Pero ni siquiera tenemos ataúdes. La morgue está repleta de cadáveres ya que la gente no puede encontrar ataúdes”.
Explica cómo la gente se ha tomado para llevar el cuerpo a casa y rezar para que no explote, como ocurrió la semana anterior en la calle, antes de que encuentren la manera de enterrarlo.
Depresión y enojo
“Se ve a personas que caminan sintiéndose traicionadas, con poco ánimo, tristes; muchas personas que no quieren vivir, por el tema de la comida”, dice García, sacudiendo la cabeza y con los ojos tristes.
“El problema psiquiátrico más grande del mundo está en Venezuela. Hay muchas personas deprimidas, personas que han perdido la esperanza. La melancolía y todas estas cosas se mezclan con los problemas por los que la gente ya está pasando, y no saben cómo enfrentarla”, dice Colmenares, el cirujano de Maracaibo.
A medida que más y más personas son llevadas al borde, las salas psiquiátricas están cerrando. La cantidad de personas atendidas en las instalaciones psiquiátricas públicas se redujo de 23,000 a 3,500 y las que aún trabajan no tienen alimentos ni medicamentos. El suicidio ha aumentado en todo el país.
Las estadísticas oficiales son difíciles de obtener, pero una enfermera psiquiátrica en un gran hospital del este susurra en confianza, asustada de perder su trabajo por hablar, que solo en su barrio hubo 10 suicidios entre enero y julio de este año. En comparación, en 2017, solo había tres o cuatro. Antes de eso, prácticamente no había ninguno, dice.
El grupo venezolano de derechos de los niños CECODAP publicó un estudio que informó un aumento del 18 por ciento con respecto a 2017 en adolescentes que se suicidaron en 2018, mientras que Bloomberg descubrió que hubo 131 suicidios solo en Caracas en junio y julio, un gran aumento en la tasa mensual normal.
 
Con información de Irin]]>

Oposición a Maduro es asunto de Estado en Colombia, nada personal, según Iván Duque

El presidente colombiano, Iván Duque, se mostró este viernes escéptico respecto a las negociaciones que se están desarrollando en México sobre Venezuela. Pese a valorar el "esfuerzo realizado por parte del Gobierno interino en sentarse con la dictadura", el único resultado válido sería la convocatoria "cuanto antes" de elecciones presidenciales "libres y trasparentes", dijo.