Hechos violentos empañan contienda electoral en Venezuela

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, rechazó este miércoles el uso de la violencia por parte de grupos ligados al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en contra de las caravanas y otras actividades que realizan los candidatos de la Unidad.

Hechos violentos empañan contienda electoral en Venezuela

Varios incidentes violentos ocurridos en plena campaña electoral en Venezuela han amenazado la escena política, a pocos días de los comicios legislativos que se realizarán el próximo 6 de diciembre.

La oposición denunció el lunes una intención del gobierno para generar violencia y emplazó al mandatario nacional Nicolás Maduro a condenar estos hechos. El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús “Chuo” Torrealba, consideró lo ocurrido como un “resultado directo” del discurso presidencial.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, rechazó este miércoles el uso de la violencia por parte de grupos ligados al Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en contra de las caravanas y otras actividades que realizan los candidatos de la Unidad.

“Estamos en campaña electoral y así como el gobierno tiene el derecho de hacer sus actividades, nosotros también lo tenemos junto a los candidatos de la Unidad. Apelar a la violencia es una señal clara de desesperación, de sentirse perdidos. Si creen que con violencia van a detener el cambio, se equivocan”, dijo.

Antonieta Mendoza de López, madre del líder político Leopoldo López, denunció la mañana de este miércoles que autoridades venezolanas mantuvieron retenida a Lilian Tintori en el Aeropuerto Santiago Mariño de la isla de Margarita.

Catia

Restos de volantes y afiches de candidatos opositores quemados y apilados en una pequeña montaña de basura de la que aun salía humo la tarde del martes muestran los vestigios de una batalla campal que se libró en una concurrida calle de Catia.

Rosa González, una estudiante universitaria y militante del partido Voluntad Popular, fue testigo del incidente que ocurrió la noche del lunes en la calle Argentina de Catia donde unos 20 supuestos simpatizantes del gobierno, algunos de ellos armados y montados en motocicletas, llegaron al lugar y atacaron de forma violenta a una decena de opositores cuando colgaban su propaganda electoral.

“Arrancaron los pendones que ya estaban montando los muchachos… le dieron una patada a la escalera donde estaba montado un señor que cayó al suelo y luego le dieron patadas. A otro le dieron cachazos. A uno le quemaron los zapatos y le quitaron la ropa”, dijo González a The Associated Press (AP) al relatar los momentos de angustia que vivió junto a sus compañeros.

La activista señaló que logró salir ilesa del incidente gracias a que se escondió dentro de un vehículo que estaba cerca del lugar.

Tras la golpiza, los atacantes abordaron un pequeño transporte público donde los opositores llevaban más de un centenar de afiches y volantes, y se lo llevaron junto con el chófer de la unidad y dos personas más a los que mantuvieron retenidos por varias horas, indicó González.

Todo el material electoral que iba en el vehículo fue lanzado en un basurero improvisado y quemado en una de las salidas del metro en Catia.

Petare

Otro incidente se registró la tarde del domingo en Petare cuando de más de una decena de hombres, algunos de ellos con los rostros cubiertos con pasamontañas y armados, bloquearon el paso a un grupo de opositores e hicieron más de un centenar de disparos al aire para dispersarlos de lugar, relató el diputado opositor y candidato a la reelección, Miguel Pizarro.

“A través de apuntar en la cabeza a nuestros dirigentes creían que iban a disminuir la fortaleza de quienes hoy sabemos que somos parte de una nueva mayoría… Nosotros somos más poderosos que esto”, dijo Pizarro a la prensa mientras mostraba algunos casquillos que recogió del suelo tras la intensa balacera.

Respuesta oficial

El candidato por el circuito 3 de Miranda, William Ojeda, se refirió a los hechos ocurridos en Petare y responsabilizó al alcalde de Sucre, Carlos Ocariz, de “estar contratando bandas armadas”.

“Le hago un llamado al alcalde Ocariz para que mantenga la calma. Deje de estar contratando bandas armadas, eso no le hace bien ni al país ni a la comunidad, (…) Ahí estaban sus funcionarios (…) Entre el cielo y tierra no hay nada oculto, todo saldrá, todo se conocerá”, dijo.

Ojeda aseguró que existía un “pago masivo” a motorizados y condenó todo tipo de violencia. “Nosotros somos las víctimas, no los victimarios como nos pretenden presentar”, señaló.

Opositores denunciaron otros dos eventos que ocurrieron entre la tarde del domingo y la noche del lunes en Caracas y el estado centro costero de Aragua donde candidatos de la coalición opositora fueron agredidos y amenazados por presuntos simpatizantes oficialistas, algunos de ellos armados, cuando hacían recorridos por las calles.

Dirigentes oficialistas desestimaron el incidente de Petare, que fue considerado como un “show mediático”, y señalaron a opositores de estar detrás de ese evento.

“Esta es una campaña por la alegría, la paz, por el futuro, que contrasta con la intencionalidad oscura de aquellos que intentan hacer de las elecciones un evento para la violencia y la oscuridad”, afirmó el alcalde de Caracas y jefe de campaña del oficialismo, Jorge Rodríguez.

Con información de AP. 

El mindfulness como estilo de vida

La filosofía del mindfulness invita a aprender a vivir en el momento sin defensas y aceptando la fugacidad de lo material, donde lo único trascendente es lo que se puede contribuir con las acciones y enseñanzas que permiten alcanzar un estado casi permanente de compasión, paz y gozo

Vinotinto contra Bolivia: cuando lo normal es anormal

El debut de Venezuela fue soñado. Goleó y gustó. Y lo hizo con un 11 previsible, juntando a los que ya han sido utilizados por otros técnicos. ¿Qué cambió? Parece que el rival facilitó ese primer paso de encontrar la competitividad, perdida por los movimientos de una FVF caótica. Sin embargo, ahora viene lo más difícil: impedir el típico bajón que la Vinotinto muestra luego de un logro