<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Héctor Rodríguez: Lanzarnos pupú no es forma de hacer política

El jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, consideró que el diálogo no puede incluir, por parte de la oposición, diversos tipos de agresiones. "Si proponen degollarnos, odiarnos, perseguirnos, lanzarnos pupú, no es la forma de hacer política".

Durante la rueda de prensa semanal del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Rodríguez insistió en que la tolda roja quiere la paz en el país y ante eso, aplaudió la iniciativa del presidente Nicolás Maduro de convocar a la Asamblea Nacional Constituyente. Recalcó en que la convocatoria realizada por el Primer Mandatario «es completamente legal» porque los artículos 347, 348 y 349 de la Carta Magna así lo estipulan.
Reconoció el «esfuerzo» de la Comisión Constituyente, encabezada por Elías Jaua, que en las próximas semanas viajará por todo el país para sesionar y consultar a todos los sectores sobre este mecanismo, por lo que los convocó a participar y dar su opinión al respecto.
Hizo un nuevo llamado a la dirigencia de la Conferencia Episcopal Venezolana a ser partícipes de un encuentro de los venezolanos «y dejar a un lado los intereses partidistas», ya que a su juicio, «desatienden a una gran cantidad de católicos que somos chavistas».
Según Rodríguez, existe un «malestar» dentro de las bases de la Iglesia venezolana. Exhortó a la Conferencia Episcopal a sentarse con los representantes del Ejecutivo a discutir sobre la Constituyente.
También reflexionó sobre la tensión política existente en Venezuela y dijo que «al igual que en el seno de una familia, no importa cuánto grites. Todo se soluciona cuando te sientas a la mesa y discutan», con lo que llamó así a los sectores que piensan distinto al oficialismo.
Recalcó que existen ciudadanos que piden a los alcaldes «sobre todo a los metropolitanos como El Hatillo, Baruta, Chacao» que respeten su libertad. «El derecho que tengo de protestar no me permite violar el derecho de otra persona», afirmó.]]>