Henri Falcón, el candidato que quiere ser "padrino" de Lara

En medio de una campaña accidentada, no solo por lo atípica y corta de la misma, sino por un tema de organización, el candidato Henri Falcón volvió a Lara, su estado, ese que lo vio actuar por 17 años, primero como alcalde y luego como gobernador hasta 2017

Henri Falcón, el candidato que quiere ser "padrino" de Lara

Como ya es habitual en sus giras, el cambio a última hora no se hizo esperar. La primera opción, que consistía visitar una zona popular llamada Los Cerrajones, fue cambiada por un recorrido de once cuadras aproximadamente en la Avenida Vargas, pleno centro de Barquisimeto.
Dicho trayecto lo llevó a pasar, intencionalmente, por el lugar que ocupó durante ocho años: el palacio de gobierno. La oficina de la nueva gobernadora, Carmen Meléndez, vio pasar a Falcón y sus seguidores, con solo una ventana de la estructura abierta, desde donde se asomaron unos cuantos curiosos.
El retorno a su entidad, ahora como candidato, se produjo luego de un intento fallido en el que la lluvia le jugó una mala pasada que le impidió, como él pretendía, «recoger sus huellas». Este miércoles, el escenario fue opuesto. Un sol inclemente estuvo presente en el recorrido que duró poco más de una hora.
En la transitada avenida comercial, muchos lo esperaban, otros aguardaban sin impaciencia y hasta con indiferencia, por lo que a lo largo del camino se consiguieron testimonios de todo tipo: los votos seguros del candidato, los indecisos, los renuentes a participar, los molestos y hasta los oficialistas. Todos, poco más de trescientas personas, confluían a lo largo de las cuadras.
EE_Henri_Falcón_Lara_2_Felipe_Rotjes-12
La última esperanza
José Manuel Vargas, de 22 años, está a cargo del sector juvenil del partido Avanzada Progresista en la entidad. Su trabajo ha sido organizar y motivar el voto para el próximo 20 de mayo, aunque reconoció que no ha sido fácil; sin embargo, aseguró que «día a día» se suman más personas.
Ataviado con ropa alusiva a los colores de la bandera, el joven no escapa de la realidad nacional: estudia y trabaja. Toda su familia se fue del país y vive con su novia, quien cumple con las mismas funciones que él.
Aunque Vargas se mostró optimista de que Falcón pueda ganar, pero en caso de no hacerlo, no solo sostuvo que «reconocerán los resultados y si hay fraude y lo podemos demostrar, lucharemos», sino que confesó que se iría del país. De hecho, ya tiene todo listo, pues estas elecciones son, para él, su última esperanza.
EE_Henri_Falcón_Lara_2_Felipe_Rotjes-4
En primera persona
Falcón llegó demorado al lugar, pero antes de empezar su recorrido, dio inicio a una pequeña celebración con fuegos artificiales, samba y tambores. Con cada paso, a veces corriendo, saludó a la gente y visitó algunos comercios.
En su camino estaba Dominga del Carmen García, de 60 años. Aseguró que votará este 20 de mayo porque «el país necesita un cambio». Ella y su esposo están desempleados y «desesperados», como dijo entre lágrimas. «Necesitamos que alguien nos ayude».
Más adelante, Juan González coincidió en la necesidad de un cambio de gobierno, razón por la cual acudirá a las urnas.
En Lara se vivió a Henri Falcón en primera persona, y las opiniones respecto a su desempeño como gobernador estuvieron divididas. Algunos consideraron que no lo hizo bien. Otros, aunque no les gustó su gestión, lo apoyan para «salir de Maduro».
También están aquellos que, aunque reconocen su labor al frente del estado, no votarán por él ni por nadie pues no creen que votar sea una opción.
Es el caso de Raiza Tovar, empleada en uno de los locales que estaban en la vía del recorrido y quien observó de cerca la caminata. Ella consideró que ninguno de los candidatos «vale la pena».
EE_Henri_Falcón_Lara_2_Felipe_Rotjes-6
Charo Silva trabaja en otro de los establecimientos. Tiene 22 años y también estudia. Sí votará y reconoció que lo hará por Falcón, no solo porque quiere ese añorado cambio que piden millones de venezolanos sino porque cree que el ex gobernador será un buen presidente.
A su lado está su compañero de labores, un joven de 17 años, quien terminó el colegio, pero decidió no ir a la universidad. «O como o estudio. No me da para hacer las dos cosas. Prefiero trabajar para poder comer».
Al ser menor de edad no puede votar y no lo haría si pudiera. No quiere estar en el país. Relató que está ahorrando para irse en unos meses cuando cumpla la mayoría de edad.
Roberto Vásquez no votará. Su molestia se percibía. Señaló que Falcón «traicionó» a la Mesa de la Unidad y que, por lo tanto, «le hace el juego al gobierno». Confesó que espera que el candidato se retire y junto con el resto de partidos opositores exijan «verdaderas condiciones».
Por su parte, Julia Acosta acotó que el candidato no le «genera confianza”; no obstante, aún no decide si irá a votar.
EE_Henri_Falcón_Lara_2_Felipe_Rotjes-3
Un “padrino” para Lara
En un punto del recorrido, el candidato se montó en un camión para dirigirse a sus seguidores. Desde allí reiteró que, de ser electo presidente, retornará todas las fincas expropiadas, Agroisleña y atenderá el problema del agua que en la entidad, como en todo el país, tiene a los venezolanos desde hace varias semanas sin el suministro del vital líquido.
También explicó las bondades de la dolarización y la importancia de recobrar el salario de los trabajadores.
Pero Falcón, además, introdujo una nueva figura: si el gobierno le tiene a Lara una «protectora», entonces él propone ser el «padrino» de la entidad. Claro está, mientras ocupe el cargo de presidente.
«Lara necesita un padrino y ese seré yo como presidente», dijo.
EE_Henri_Falcón_Lara_2_Felipe_Rotjes-18
«Que se vaya pal’ carajo”, expresó sobre el presidente Nicolás Maduro. “Necesitamos un nuevo gobierno».
Finalmente, Falcón agradeció al diputado Enrique Márquez su apoyo e hizo un llamado Henrique Capriles, a quien exhortó a unirse a su campaña, así como a todos sus compañeros de la MUD.
Su recorrido de once cuadras sirvió como un pequeño espejo de lo que vive el país. Un país polarizado. Falcón tiene pocos días para lograr que, aunque la gente no lo quiera o no confíe en él, puedan verlo como líder para lograr el cambio político y económico. Algo en lo que la mayoría sí coincide.]]>