Hispanos se preguntan si decreto permitirá licencias

Miguel Ángel Pineda ha pasado de la alegría a un sinfín de interrogantes. El electricista mexicano de 33 años es uno de los aproximadamente cinco millones de inmigrantes sin autorización en el país que podrá beneficiarse de un decreto anunciado por el presidente Barack Obama el jueves para protegerlo de la deportación y otorgarle un permiso temporal de trabajo.

Hispanos se preguntan si decreto permitirá licencias

Sin embargo, ahora le acechan muchas preguntas. Entre ellas, la de si podrá lograr una licencia para conducir. «Eso es muy importante para mí. La necesito para tener un mejor trabajo», dijo el inmigrante, que lleva 16 años en Estados Unidos, tiene tres hijos nacidos en el país y vive en Staten Island, Nueva York. «Yo ya manejo, para llevar a los niños a la escuela, trabajar, ir de compras, pero no manejo tranquilo y ya me han puesto multas».

La pregunta de Pineda es una de las muchas que se hacen miles de inmigrantes a lo largo del país tras el anuncio del presidente, quien dijo que congelará la deportación de aquellos que llevan más de cinco años en Estados Unidos, tienen hijos estadounidenses o residentes permanentes, se sometan a una completa revisión de antecedentes criminales y paguen sus impuestos.

Los detalles del plan, sin embargo, no han sido aún difundidos y los interrogantes de cómo se llevará a cabo son muchos.

Portavoces del Departamento de Seguridad Interna dijeron el viernes a The Associated Press que serán los estados los que decidirán si permiten que los beneficiarios del decreto obtengan licencias de conducir.

«Eso dependerá de cada estado», dijo la vocera Ginette Magaña. «A medida que detalles adicionales estén disponibles respecto a viajar y a otros asuntos, nos aseguraremos de hacerles saber».

Neena Dutta, una abogada de inmigración en Nueva York, también supuso que la entrega de licencias dependerá de cada estado, aunque cree que la mayoría de beneficiados por el decreto podrán conducir tranquilos.

Dutta dijo que éstos obtendrán un número de la seguridad social y una tarjeta de autorización de empleo que les servirá como documento de identificación y para demostrar que tienen permiso para residir en el país, lo que ya cumple con algunos de los requisitos para lograr una licencia de conducir. El resto será demostrar residencia en el estado en el que viven, lo que se logra al mostrar una factura.

Dutta dijo que cree que los parámetros serán los mismos que se usan en la actualidad con los jóvenes inmigrantes que se acogieron a un plan de suspensión temporal de deportaciones que se implementó en el país hace dos años. Esos jóvenes fueron traídos al país ilegalmente por sus padres cuando eran niños y en Estados Unidos se los conoce como dreamers.

El problema, sin embargo, podrían ser las leyes de estados como Arizona o Nebraska, aprobadas recientemente para no permitir que los dreamers conduzcan.

«Si la ley local emite esas prohibiciones entonces estos inmigrantes no podrán obtener licencias de conducir, pero si el estado no aprueba estas leyes no hay nada que les prevenga de obtener una licencia», dijo Dutta a la AP.

En su anuncio del jueves, Obama, de hecho, amplió el programa de suspensión temporal de deportaciones para jóvenes: eliminó el requisito de tener que ser menor de 31 años para ser elegible y dijo que podrán beneficiarse los que fueron traídos al país antes del 2010, en lugar de antes del 2007, tal y como se exigía anteriormente.

La orden ejecutiva de Obama deja fuera a los padres de los dreamers.

Camille Mackler, otra abogada de inmigración, opinó que los nuevos beneficiados podrán viajar en circunstancias limitadas, tal y como pueden hacerlo ahora los dreamers, a quien se les permite viajar a su país de origen por razones humanitarias o emergencias familiares, entre otras cosas.

La pandemia, los niños y tú: consejos para no perder la cabeza

Sin previo aviso, los niños han tenido que quedarse en casa y más aun en los países de América Latina donde el proceso de vacunación contra la covid-19 es incipiente. Los cambios siguen siendo muchos, el miedo, el estrés y la ansiedad han pasado de ser una respuesta natural del cuerpo a representar un verdadero problema de salud para niños y jóvenes