Incendio en Barcelona: muere una familia que vivía en una sucursal bancaria ocupada

Las víctimas son dos migrantes y sus hijos de 10 meses y tres años que vivían en condiciones muy precarias en la planta baja de una oficina bancaria abandonada, ubicada en la plaza Tetuán de Barcelona

Incendio en Barcelona: muere una familia que vivía en una sucursal bancaria ocupada

Dos niños pequeños y sus padres murieron hoy en la madrugada del 30 de noviembre, durante un trágico incendio en una sucursal bancaria invadida en Barcelona, España. La familia vivía con otras personas en esta agencia abandonada desde hacía un año. Otros cuatro ocupantes lograron salvarse porque se refugiaron en un patio interno del sótano.

La familia de okupas vivía en condiciones extremadamente precarias. Los niños solo tenían 10 meses y 3 años. El padre era paquistaní y la madre rumana, según informa el diario español La Vanguardia. Tenían 10 años en Barcelona, siempre en asentamientos informales en la zona de Besòs Mar y Badalona y subsistían recolectando chatarra.

Foto Pau BARRENA / AFP

La agencia bancaria ocupada está ubicada en la planta baja de un edificio cercano a la plaza de Tetúan, una zona que la agencia AFP califica como de clase media de Barcelona.  En el resto del inmueble viven familias que tienen años allí. Fueron ellos quienes avisaron del incendio a los servicios de emergencia.

“Mi mujer ha olido a quemado. Estaban los okupas gritando desde el interior porque se ve que estaban encerrados. Ha sido muy traumático”, dijo Miquel Guimerá, uno de los vecinos, a La Vanguardia.

«Ha sido una pena muy grande porque eran dos niños pequeñitos que veíamos por aquí», dijo el residente del apartamento ubicado justo sobre el local que se incendió. Agregó que la agencia había sido invadida «dos o tres años atrás». El nombre del banco estaba tachado y las dos puertas llenas de grafitis.

incendio

Los cuatro sobrevivientes están siendo atendidos pero sus vidas no corren peligro. Foto Pau BARRENA / AFP

Los ocupantes de la agencia bancaria eran vecinos inquietos. Según reseña La Vanguardia, con frecuencia la policía debía acudir al lugar por escándalos o peleas. De hecho, pocas horas antes del incendio había estado allí, por un conflicto familiar. Sin embargo, aún no pueden establecer si existe relación entre la pelea y el origen del fuego.

Extrema pobreza

Las llamas acabaron con una familia pero también cuestionaron la falta de acción del estado español, y sus gobiernos regionales, sobre las personas que ocupan ilegalmente inmuebles privados. La alcaldesa de Barcelona se defendió, asegurando que esa familia era asistida por los servicios sociales de la ciudad, y que incluso el niño mayor estaba escolarizado. Pero los vecinos hablan de lo que les consta: esa familia vivía en una situación de precariedad extrema.

«Es evidente que el local no estaba en unas condiciones normales de habitabilidad», dijo Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. También trató de responsabilizar al banco diciendo que es «una situación compleja de un local ocupado de una antigua entidad bancaria que se fue de Barcelona y se desentendió del local».

incendio barcelona

Foto Pau BARRENA / AFP

Posteriormente aseguró que la familia recibía ayuda alimenticia, después que los vecinos denunciaran las condiciones en las que vivían los niños. También lamentó la tragedia: «No hay palabras para describir el horror de cuatro personas muertas, entre ellas dos niños muy pequeños. Es algo que no debería suceder jamás», expresó.

La policía de la región de Cataluña, los Mossos d’Esquadra, informaron en Twitter que investigan el incendio para determinar sus causas y que los cuatro sobrevivientes están siendo atendidos, pero que su vida no corre peligro.

Este incendio recordó otro ocurrido en Cataluña en diciembre de 2020, cuando cuatro personas murieron y varias resultaron heridas por el fuego en una nave industrial abandonada en Badalona. Allí vivían entre 100 y 200 migrantes en condiciones precarias.