<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Investigación revela negocios millonarios de Maradona con régimen de Maduro

Las relaciones del futbolista argentino Diego Armando Maradona con el chavismo están lejos de limitarse al terreno ideológico, ya que un empresario italiano se valió de su amistad con el astro para obtener contratos privilegiados de comercialización de cereales con el régimen de Nicolás Maduro.

Investigación revela negocios millonarios de Maradona con régimen de Maduro

Según una investigación del portal web armando.info, el italiano Valerio Antonini, amigo de Maradona y propietario de la empresa Casillo Commodities Italia Spa, logró entre 2017 y 2019 al menos siete contratos privilegiados con el Estado venezolano por montos que superan los 1.000 millones de dólares, convirtiéndose así en el principal vendedor de trigo, maíz blanco y aceite de soja al Gobierno de Maduro.

La investigación refiere que a cambio de estos servicios, el régimen chavista habría enviado a Roma una tonelada de oro para la compañía de Antonini a fines de abril pasado.

Asimismo, armando.info explica que gracias a sus vínculos con Maradona (y por ende con el Gobierno de Maduro), Valerio Antonini y Casillo Commodities prácticamente monopolizan los suministros de maíz blanco a Venezuela.

Casillo Commodities Italia Spa, empresa originaria de Bari, en sur de Italia, compra el trigo y el maíz blanco en México y adquiere en Argentina y Brasil adquiere el azúcar cruda, el aceite crudo de soya y el arroz paddy para enviarlos a Venezuela.

Todos los contratos se sellaron entre Casillo Commodities Italia Spa y la estatal Corpovex y la recepción de la mercancía estuvo a cargo de la . El receptor de la mercancía fue Corporación Única de Servicios Productivos y Alimentarios (Cuspal), ente adscrito al Ministerio de Alimentación.

Para ampliar esta información, ingrese al sitio web de armando.info.

"Kingdom", la apuesta de Netflix a las artes marciales

La vida ordinaria de peleadores dispuestos, como dijo Hemingway, “a cambiar su vida por un buen espectáculo de violencia”, es narrada desde un drama familiar que evoca tanto al yonqui de Burroughs, el realismo sucio de Bukowski y lo grotesco de Palahniuk, en una serie deportiva que, quizás, terminó demasiado pronto