Policía española investiga blanqueo mediante fichajes futbolísticos ficticios

Los investigados, quienes son representantes de jugadores, habrían introducido en España más de "diez millones de euros para adquirir viviendas, yates y mantener su elevado nivel de vida"

Policía española investiga blanqueo mediante fichajes futbolísticos ficticios

La Guardia Civil española investiga por «delitos fiscales y de blanqueo de capitales» por fichajes ficticios a varios agentes de futbolistas, entre ellos Fali Ramadani, representante del jugador del Real Madrid, Luka Jovic.

La operación, dirigida por la Audiencia Nacional, principal instancia penal española, se inició en 2017 cuando la Guardia Civil descubrió que dos agentes de jugadores habían comprado lujosas propiedades en la isla de Mallorca, informó este martes este cuerpo policial en un comunicado.

Los policías descubrieron que los dos investigados, «vinculados con una de las agencias de representación de futbolistas con mayor volumen de negocio en Europa», habían usado un entramado de empresas para ocultar la titularidad de esas propiedades.

La prensa española identicó a uno de los investigados como Fali Ramadani, agente de jugadores como Luka Jovic o Miralem Pjanic, de la agencia Lian Sports, una de las sociedades de representación de futbolistas más importantes de Europa.

Los investigados habrían introducido en España una «cantidad superior a los 10 millones de euros para adquirir sus viviendas, yates y mantener su elevado nivel de vida», según la nota de la Guardia Civil.

La pesquisa para llegar al origen del dinero de esas propiedades habría llevado a los investigadores a descubrir que los agentes formaban parte de una organización que realizaba fichajes ficticios para encarecer el precio de jugadores y evitar pagar impuestos en algunos países.

Medios españoles, citando fuentes de la investigación, afirman que los representantes bajo sospecha utilizaban presuntamente al club chipriota Apollon Limasol para realizar fichajes fantasmas.

Estos fichajes habrían salido a la luz «a través de los documentos desvelados por diversos medios de comunicación y comúnmente denominados como Football Leaks», afirma la Guardia Civil.

En la operación, denominada Lanigan, los agentes han llevado a cabo distintos registros y se ha pedido documentación «a múltiples sociedades, clubes de fútbol y bufetes de abogados».

Entre los clubes a los que se habría pedido documentación estarían el Real Madrid, el Atlético, la Real Sociedad o el Celta, entre otros, según la prensa española, que señala que ni los equipos ni los jugadores son actualmente objeto de la investigación, que se centra en los representantes.