<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Jartum entregará a Bashir a la CPI por delitos en Darfur

Sudán entregará al expresidente Omar al Bashir a la Corte Penal Internacional (CPI), donde se le busca desde 2009 para responder de acusaciones de genocidio y crímenes de guerra durante el conflicto de Darfur, afirmó un alto funcionario sudanés.

Jartum entregará a Bashir a la CPI por delitos en Darfur

Sudán entregará al expresidente Omar al Bashir a la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya. Al ex gobernante se le busca desde 2009 por acusaciones de genocidio y crímenes de guerra durante el conflicto de Darfur.

Detenido en Jartum desde su destitución en abril de 2019, Bashir, de 67 años de edad, lo solicita la Corte Penal Internacional. Se le señala por los crímenes cometidos en Darfur y su actuación durante el conflicto que estalló en 2003 con insurgentes de minorías étnicas que se consideraban marginados.

La CPI está procesando a otras tres personas por los mismos cargos: Ahmed Harun, Abdelrahim Mohamad Husein y Alí Kosheib.

«Los acusados por la Corte Penal Internacional deben ir allí», afirmó Mohamed al Tayichi, miembro del consejo soberano sudanés, en un comunicado.

Esta declaración se produce después de que una delegación del gobierno se reuniera con grupos rebeldes en la capital de Sudán del Sur, Juba.

La justicia y la reconciliación en Darfur -donde murieron 300.000 personas y millones de otras fueron desplazadas desde el comienzo del conflicto según Organización de Naciones Unidas- son el centro de las conversaciones, dijo Mohamed al Tayichi.

La reunión culminó en un acuerdo para el establecimiento de varios mecanismos para pacificar la región, según la misma fuente.

El conflicto de Darfur estalló en 2003, cuando rebeldes de minorías étnicas que se consideraban marginadas se alzaron en armas contra el régimen de Al Bashir.

Chagas: 70 % de los infectados ignora que lo padece

El chagas puede generar graves complicaciones en el corazón y el tracto digestivo. Aunque es fácil de diagnosticar, pues solo requiere de un examen de sangre, la prueba no se realiza porque, muchas veces, los pacientes no tienen síntomas clínicos. En consecuencia, entre 2 y 8 % de las embarazadas infectadas lo transmiten a sus bebés