Juan Guaidó, un año persiguiendo el cese de la usurpación

Ya se cumplió un año desde que Juan Guaidó tomara las riendas de un país y, de la noche a la mañana, reavivara la esperanza de millones e iniciara una lucha contra un chavismo que no suelta el poder

Juan Guaidó reavivó la furia y esperanza en millones de venezolanos que lo apoyaron en la calle y que desde el exterior vieron una luz de esperanza para regresar a Venezuela, reencontrarse con sus familiares y que, inclusive, soñaron con un retorno definitivo a la nación que los vio nacer.

El nacido en el estado Vargas, saltó de ser el diputado poco conocido a convertirse en el presidente del único órgano reconocido y considerado legítimo por casi 60 naciones. Por si no le faltaba brío, el 23 de enero de 2019, juró ante la multitud asumir la presidencia de la república en condición de encargado, por la falta de legitimidad en el mandato de Nicolás Maduro.

Juan Guaido, head of Venezuela's opposition-run congress, declares himself interim president of Venezuela, during a rally demanding President Nicolas Maduro's resignation in Caracas, Venezuela, Wednesday, Jan. 23, 2019. (AP Photo/Fernando Llano)

Su viaje por la presidencia encargada no ha sido fácil. Una lucha que, al principio parecía de tres semanas, se mantiene aunque Maduro siga firme en el poder. Sin embargo, esto no es una piedra para Guaidó, quien enfrenta al régimen con «pie firme» y la «cara alzada».

Pese al ensayo y error de la oposición en 2019, el 5 de enero de este año los diputados de la Asamblea Nacional le dieron una segunda oportunidad a Guaidó, al ser reelecto como jefe del órgano Legislativo.

Así, la lucha del parlamentario por las deseadas elecciones libres no se ha modificado de la agenda del opositor.

Apoyo dentro y fuera de Venezuela

A pocos días de su juramentación, Guaidó tenía dos cosas muy logradas; 61% de la aceptación popular -un dato solo superado por el expresidente fallecido Hugo Chávez-; y el reconocimiento de varios países, que hasta la fecha llegar a 58, como presidente encargado hasta que se produzcan elecciones libres.

Otras seis naciones se pronunciaron y, aunque no reconocieron a Guaidó como mandatario, sí clamaron por elecciones libres, como fue el caso de Italia.

En total, un tercio de los países que integran la Organización de Naciones Unidas (ONU) apoyan a Guaidó. Apenas el 7% de los países del organismo apoyan a Maduro. Un golpe bajo para el chavismo que, pese a que sigue en el poder, pierde facultades y aliados internacionales.

Organismos multilaterales como la Organización de Estados Americanos (OEA) lo respaldaron desde su juramentación, Una prueba de ello fue la designación de Gustavo Tarre Briceño, enviado especial de Guaidó, como representante especial de Venezuela en el organismo. Inclusive, 16 de los 34 países pertenecientes a la OEA respaldaron al jefe de la Asamblea Nacional a solo horas de jurar ante la multitud.

Otro de los aciertos de Guaidó es la comunicación con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, quien después de meses analizando la situación venezolana visitó el país para constatar la fuerte crisis.

Meses más tarde, Bachelet emitió un informe de “rayos x” sobre el colapso de los servicios básicos y las violaciones de DDHH cometidas por el chavismo.

Fuerte lazo con EEUU

Estados Unidos, el aliado más fuerte con el que cuenta Guaidó, rompió todo tipo de comunicaciones con el chavismo y recibió al coordinador político de Voluntad Popular, Carlos Vecchio como encargado de negocios del nuevo gobierno venezolano en Washington.

Con la jefatura del Parlamento, el presidente encargado no tardó en nombrar a personas para representar al país en las naciones que lo reconocieron.

 

Reavivó la esperanza

En medio del furor y la esperanza que arropaba a los venezolanos en enero de 2019, Juan Guaidó aseguró que el 23 de febrero ingresaría toneladas de ayuda humanitaria recolectada por países aliados y que estaba almacenada en la frontera con Colombia y con Brasil. Con esto, se pretendía aliviar la grave crisis de salud y escasez de alimentos.

De los 20 millones de dólares donados para otorgar a Venezuela, mucho se quedó almacenado debido a que el régimen de Maduro impidió el acceso.

Pese a quemar camiones con ayudas y cerrar el paso fronterizo, la Cruz Roja pudo entregar al menos 100 toneladas de alimentos y medicamentos en agosto.

La esperanza seguía a flor de piel en los seguidores de Guaidó al darle su apoyo en las calles.

El caso más emblemático fue cuando el pasado el 30 de abril, el jefe parlamentario apareció en la base militar aérea de La Carlota, en Caracas, donde buscaba, junto al líder político Leopoldo López y un grupo de soldados, la salida de Maduro del poder.

Venezuela's self-proclaimed president Juan Guaido, holding megaphone, and opposition leader Leopoldo Lopez, top right, stand before supporters in Altamira Plaza in Caracas, Venezuela, Tuesday, April 30, 2019. Guaidó and Lopez took to the streets with a small contingent of heavily armed troops early Tuesday in a bold and risky call for the military to rise up and oust President Nicolas Maduro. (AP Photo/Fernando Llano)

Sanciones al régimen

Aunque en Venezuela Guaidó no tenga el control de la economía, con la llegada del parlamentario el Banco de Inglaterra le negó a Maduro la repatriación de 14 toneladas de oro monetario, debido al desconocimiento del uso que pretendían darle al oro.

Internacionalmente, el líder opositor designó una nueva administración a la filial petrolera de Pdvsa en Estados Unidos, Citgo, que a nueve meses de la gestión. Desde entonces, Citgo presentó mejorías y estabilidad. 

Desde que Trump confiara plenamente en las capacidades de Guaidó, un sinfín de sanciones llovieron para el chavismo y sus grandes aliados. Un debilitamiento evidente para el Maduro aferrado al poder.

EEUU anunció que otorgó el control de las cuentas bancarias del BCV y de Venezuela al nuevo representante de gobierno. Sin embargo, las cuentas están bloqueadas por Washington.

Popularidad

El índice de aceptación de Juan Guaidó bajó de 61% a 49% en siete meses. Esto se vio reflejado en las calles, cuando Guaidó invitaba a manifestar en contra del régimen sin mayor poder de convocatoria. A pesar de ello, su adversario tenía solo el 12% de aceptación en agosto.

En diciembre, Guaidó cayó 21 puntos porcentuales en popularidad respecto a febrero, aunque triplica la popularidad de Maduro.

Empezando el 2020, aumentó la aceptación cuando se enfrentó a las fuerzas de seguridad de Maduro, quienes impidieron su ingreso al Palacio Federal Legislativo el 5 de enero para el nombramiento de la nueva junta directiva, Guaidó fue reelecto como presidente del Parlamento y -nuevamente- contó con el respaldo de medio centenar de países.

Venezuelan opposition leader and self-proclaimed acting president Juan Guaido is helped to climb a railing in an attempt to reach the National Assembly building in Caracas, on January 5, 2020. - Venezuela's opposition lawmaker Luis Parra -a rival to Juan Guaido- declared himself parliament speaker, as Guaido and fellow opposition lawmakers were blocked from entering the National Assembly. Guaido had been expected to be re-elected parliament speaker but only regime lawmakers and opposition deputies critical of Guaido were allowed to enter the building. (Photo by Federico Parra / AFP)

Guaidó intenta ingresar al Palacio Federal Legislativo cerrado por funcionarios de Maduro

El mismo día, chavistas apoyaron la proclamación del diputado investigado por corrupción, Luis Parra como presidente de la AN. Guaidó lo señaló de traicionero .

Tras este panorama, el chavismo impide el acceso de los diputados a la sede del Parlamento y Guaidó, apegado al reglamento de interior y de debates de la AN sesiona en varias zonas de la capital.

National Assembly President Juan Guaido, Venezuela's opposition leader, climbs the fence in a failed attempt to enter the compound of the Assembly, as he and other opposition lawmakers are blocked from entering a session to elect new Assembly leadership in Caracas, Venezuela, Sunday, Jan. 5, 2020. With Guaido stuck outside, a rival slate headed by lawmaker Luis Parra swore themselves in as leaders of the single-chamber legislature. (AP Photo/Matias Delacroix)

Lazos internacionales

Burlando la prohibición de salida del país impuesta por Maduro, el jefe Parlamentario se reunió en Bogotá con el presidente colombiano Iván Duque y con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

Después, viajó a Londres para un encuentro con el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, y el primer ministro Boris Johnson.

Desde Suiza, pidió ayuda este jueves a los líderes mundiales reunidos en el foro económico de Davos para salir del régimen madurista.

Este año para Guaidó, y sobre todo para el país, promete. La opción que el presidente encargado ofrece para este nuevo año en el poder encargado, es resistir e insistir: «Cuando tenemos un sueño, la oportunidad de reescribir nuestra historia y la fuerza mayoritaria del país, la opción es resistir e insistir».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de El Estímulo (@elestimulo) el