<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La cápsula Dragon de SpaceX se acopla a la Estación Espacial Internacional

La cápsula, denominada Resilience, fue lanzada por un cohete Falcon 9 de la empresa privada SpaceX, el nuevo medio de transporte espacial de la NASA tras nueve años de dependencia de Rusia. «Es un gran día para Estados Unidos y para Japón», ha dicho el jefe de la NASA, Jim Bridenstine, en una conferencia de prensa.

La cápsula Dragon de SpaceX se acopla a la Estación Espacial Internacional

La cápsula Dragon de la empresa SpaceX, que transporta a cuatro astronautas, tres estadounidenses y un japonés, se acopló la madrugada de este martes a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés). La primera fase de acoplamiento con la ISS, denominada «captura suave», finalizó el martes a las 5:01 de la madrugada (hora peninsular española), según imágenes en directo transmitidas por la NASA en internet. La segunda fase, o «captura dura», tuvo lugar unos minutos más tarde.

La cápsula, denominada Resilience, fue lanzada por un cohete Falcon 9 de la empresa privada SpaceX, el nuevo medio de transporte espacial de la NASA tras nueve años de dependencia de Rusia. «Es un gran día para Estados Unidos y para Japón», ha dicho el jefe de la NASA, Jim Bridenstine, en una conferencia de prensa.

El cohete Falcon 9 de SpaceX despegó sin errores y a la hora prevista desde del Centro Espacial Kennedy, en Florida. A bordo de la cápsula acoplada a la parte superior iban los astronautas estadounidenses Michael Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker, y el japonés Soichi Noguchi. «Fue un lanzamiento increíble», dijo el capitán Hopkins una vez en órbita.

Menos de tres minutos después del despegue, a una altitud de 90 km y mientras el cohete viajaba a 7.000 kilómetros por hora, el primer nivel de la nave se desprendió sin incidentes para volver a la Tierra, pues será reutilizado en una misión prevista para 2021 que conducirá a cuatro astronautas a la ISS. Doce minutos después del despegue, a una altitud de 200 km y una velocidad de 27.000 kilómetros por hora, la cápsula Dragon se desprendió de la segunda etapa.

La tripulación permanecerá seis meses en la ISS, donde se unirá a dos rusos y un estadounidense. Este vuelo «operacional» da continuidad a la exitosa misión de demostración realizada de mayo a agosto, en la que dos astronautas estadounidenses fueron conducidos a la ISS y después traídos a la Tierra de forma segura por SpaceX.

SpaceX tiene previsto otros dos vuelos tripulados en 2021 para la NASA y cuatro misiones de reabastecimiento de combustible de la estación en los próximos 15 meses. También está previsto un viaje puramente privado, a través de su socio Axiom Space, para fines de 2021. La NASA ha insinuado que el actor estadounidense Tom Cruise podría ir a la ISS, pero esto no ha sido confirmado.

La misión sufrió un problema con el sistema de control de temperatura de la cabina, pero se resolvió rápidamente. «Fue solo un pequeño problema inicial», ha dicho Kathy Lueders, jefa de vuelos espaciales tripulados de la NASA.

La cápsula Dragon de SpaceX es el segundo dispositivo capaz de llegar en la actualidad hasta la ISS, junto al muy fiable Soyouz ruso, que desde 2011 ha conducido a todos los visitantes de la estación, después de que Estados Unidos interrumpiera sus vuelos tripulados hace nueve años. Un segundo transbordador, fabricado por Boeing, podría estar operativo en un año. La NASA espera, sin embargo, continuar cooperando con Rusia. Para ello, ha propuesto facilitar plazas para sus astronautas en futuras misiones y pretende que los estadounidenses continúen usando regularmente los Soyouz.

La realidad es que los lazos entre Washington y Moscú en el ámbito espacial, uno de los raros sectores donde seguían siendo buenos, se están debilitando. Rompiendo con más de 20 años de cooperación para la ISS, Rusia no participará en la próxima miniestación ideada por la NASA alrededor de la Luna, la Gateway.

Este artículo fue publicado previamente en The Objective.

¿Para qué sirven los partidos políticos en Venezuela?

En el siglo XX los partidos políticos fueron los grandes protagonistas del país, pero ahora la historia es distinta: solo existe una voz cantante, la del gobierno. Después de ser los mediadores entre la ciudadanía y el Estado, estas organizaciones perdieron la conexión con la gente. ¿Qué pasó aquí?