La Confederación Brasileña suspende a su presidente tras denuncias de abuso

Una empleada aseguró que Rogério Cabloco solía perseguirla y acosarla durante los viajes por causa del trabajo y que un día le preguntó delante de varios directivos, si ella se masturbaba. También dijo que el señalado intentó obligarla a comer una galleta de perro, llamándola "perra" en público

La Confederación Brasileña suspende a su presidente tras denuncias de abuso

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) suspendió por un plazo de 30 días, a partir de este domingo, a su presidente, Rogério Cabloco, quien fue acusado por una empleada de la entidad de abuso moral y sexual.

La suspensión de Cabloco de sus funciones como presidente de la CBF fue adoptada por la Comisión de Ética de la entidad, que además ha convocado a una reunión extraordinaria de todos sus directores para este lunes.

La crisis en torno a Caboclo ha estallado a una semana del inicio de la Copa América, cuya organización le ha sido adjudicada a Brasil tras las renuncias de Argentina y Colombia y a pesar de que el país es uno de los más afectados por el coronavirus, con más de 472.000 muertes y a las puertas de una nueva ola de la pandemia.

La acusación

La víctima, quien no fue identificada como medida de protección, solicitó que el funcionario fuera apartado de su cargo y los detalles del abuso fue detallado por el diario O Globo.

La empleada aseguró que Caboclo solía perseguirla y acosarla durante los viajes por causa del trabajo y que un día le preguntó delante de varios directivos, si ella se masturbaba. También dijo que el señalado intentó obligarla a comer una galleta de perro, llamándola «perra» en público.

Consta en la demanda que la actitud del jefe de la CBF habría sido usualmente en reuniones y en presencia de varios directores de la CBF y que evidentemente todos estuvieron al tanto de las actitudes reprochables del presidente sin que nadie fuera solidario con ella.

La defensa de Caboclo arguye que los abusos se produjeron cuando él estuvo bajo los efectos del alcohol. De hecho, uno de los testimonios incluidos en el expediente, según O Globo, afirma que el dirigente ordenaba a un empleado esconder bebidas en lugares preestablecidos, para que él pudiera beber en horas de trabajo.

El documento fue enviado por correo electrónico al presidente del Comité de Ética y al director André Megale, responsable de Gobernanza y Cumplimiento. Este directorio forma parte de la estructura de la CBF, mientras que la Comisión de Ética es un organismo que debe ser independiente de la entidad.

De comprobarse su responsabilidad, Caboclo debería pagar una multa de hasta 500.000 reales (casi 100 mil dólares)  y suspensión de hasta 10 años para ocupar cargos en la CBF, sin perjuicio de las acciones de tipo policial y legal a las que haya lugar.

Con información de EFE