<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La crisis social y esa otra política

Mucho se ha escrito sobre la crisis política y económica que vive el país, de hecho, durante años en el discurso político venezolano se había suprimido la categoría de "crisis social" para muchos políticos como consecuencia de las acciones sociales implementadas por el presidente Chávez que dieron al traste con problemas que vivían sectores de la población que habían sido excluidas durante décadas.

La crisis social y esa otra política

Las misiones en salud, educación, alimentación y más recientemente vivienda atendieron las consecuencias de una deuda social acumulado que permitió en lo social demostrar que la distribución de la renta petrolerá era posible desde políticas pública que beneficiarán a las mayorías en situación de pobreza.

Sin embargo, este arduo trabajo comenzado, que atendió y aún atiende en menor grado las consecuencias de esa deuda social acumulado, no atendió o no fue acompañado con esa otra política que permitiera superar de manera estructural, las causas, y no solo las consecuencias de la crisis social.

En estos dos últimos años, con más profesionales graduados, con más CDIs y módulos de Barrio Adentro construidos, con Pdvales y Mercalitos regados por todo el país, y con más viviendas en existencia, también se ha incrementado los niveles de criminalidad y violencia, la fuga de talento y el subempleo, se ha incrementado el deterioro y cierre de infraestructuras de asistencia médica, hay más colas y menos insumos en los centros de distribución y venta de alimentos del Estado, y hoy una OLP da como extraordinario saldo que se le está quitando la vivienda a gente que el mismo Estado le asignó y se presenta como un triunfo de la revolución.

La pérdida y deterioro de las conquistas de este proceso revolucionario, que son logros sociales obtenidos por el pueblo a través del gobierno de Hugo Chávez, hoy están en crisis, entre otras cosas porque el liderazgo y la conducción política también lo está, y fundamentalmente porque los ingresos económicos han mermando como consecuencia de la caída del precio del barril de petróleo, pero la realidad absoluta y determinante es que estamos en crisis porque el modelo rentista de la 4ta y profundizado en la 5ta República, se agotó para dar respuesta a las demandas de un pueblo más culto, con mayor conciencia política, pero más vulnerable como consecuencia de la ausencia estructural de un sistema económico que valore de manera justa su trabajo.

Son muchas las cosas que necesitamos hacer para salir de la crisis, pero lo primero que debemos hacer es entrar en conciencia de que existe una crisis, social, política y económica, sobre la que debemos asignar responsabilidades, y castigar a los culpables reales de la misma, pero debemos fundamentalmente asumir el sacrificio compartido de resolverla para el bien de nuestras presentes y futuras generaciones.

Dudamel: ¿quién lanza la primera piedra?

Todos conocemos ese pasaje del Nuevo Testamento. Aquí, en defensa de El Sistema, lo recuerda Carolina Jaimes Branger a propósito de la oleada de críticas en redes sociales contra el director de orquesta Gustavo Dudamel por su cercanía con los gobiernos chavistas