<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La eterna feminidad de Obando

Titina Penzini nos presenta la marca de diseño Obando, del creador colombiano residente en Los Ángeles Juan Carlos Obando, con una cadencia única y una fluidez de textiles que es casi musical

La eterna feminidad de Obando

La ola del diseño latinoamericano y su repercusión en el mundo ha sido inmensa. Cada vez surgen más propuestas llenas de esas referencias que se nutren de nuestras culturas y que embellecen a la mujer exaltando su feminidad hasta más no poder. Este es el caso de Juan Carlos Obando, diseñador de origen colombiano, que actualmente reside en Los Ángeles.

La música siempre ha sido una de las inspiraciones más fuertes que le ha dado esa manera de trazar, dibujar, esculpir, con la “cadencia” que lo caracteriza. Esos patrones que se convierten en vestidos largos, pantalones anchos, abrigos trench casi líquidos, que cuando se mueven sobre el cuerpo femenino le confieren una elegancia y sensualidad que lo han convertido en el favorito de grandes tiendas, compradores y celebridades alrededor del mundo.

“Recuerdo, en mis primeras memorias, despertándome alrededor de las 2 de la mañana en lugares al aire libre y ver borrosamente a un grupo de gente bella bailando ritmos divinos», rememora Juan Carlos. «Es la imaginación a través del movimiento y esa es justamente la base de mis diseños hoy en día”, complementa.

obando

Su colección está definida por tonalidades evocadoras como los blancos marfil, el misterioso y sexy negro, el rosa palo, el rojo escarlata, el marrón, el violeta, el petunia o el azul medianoche y un ojo decidido a exaltar las siluetas mas sensuales.

obando

Cada uno de sus modelos es un ejemplo de cómo se resaltan los textiles típicos de la marca. Todos se mezclan, igual que las notas musicales de su memoria infantil que se reflejan en su presente creativo.

Se desempeñó como director de arte en Saatchi and Saatchi y en Young & Rubicam, sin contar con ninguna formación académica. En el campo de la moda y con apoyo de Anna Wintour, Juan Carlos comenzó los desfiles de sus colecciones en la ciudad de Nueva York durante la temporada Otoño-Invierno 2008.

La marca Obando definitivamente ha jugado un rol muy importante en la revitalización del clásico concepto de las colecciones del eveningwear en la moda americana, logrando un reconocimiento en los prestigiosos premios otorgados por el concurso CFDA/Vogue tan competidos en la industria.

obando

Actualmente Juan Carlos vive en Los Ángeles, una ciudad de la cual se inspira desde su paisaje conceptual y físico de manera constante, utilizando sus colecciones como plataforma para ejercitar diversas disciplinas creativas y unirlas como si se tratasen de notas olfativas para crear una fragancia personal y única.

Lea también: Magama, el sello de un alma interesante

En cuanto a mis piezas favoritas se encuentran el Neroli Absolute Trench, que envuelve a la mujer en un halo de misterio y la falda Athena, cuyo intrínseco patronaje y cortes la hacen digna de una pieza de alta costura muy estilo Madeleine Vionnet y da un movimiento único al caminar con esa cadencia característica de Obando.

obando titina

También están, entre mis favoritas, la blusa Neroli House Blouse, un gran clásico de la casa y favorita de las clientas VIP quienes la adquieren en infinidad de colores; la Neroli Portrait blouse, una blusa clásica y elegantísima que es un básico en el clóset de la mujer contemporánea; la falda Flag, volátil y perfecta y el vestido Escollera, perfecto para bailar y destacar en estas noches de verano.

obando

Definitivamente Obando es, en este momento, mi marca favorita, con la que quisiera estar vestida y envuelta en cada una de sus magnificas piezas cada día de la semana.

Como dice su creador: “Para mí no hay nada más divino que una mujer rodeada de misterio y bañada de belleza”. Esa es la filosofía de este gran artista.

 

Niegan redenciones para salir en libertad a reclusos del Centro Penitenciario de Occidente

Rostros de impotencia y tristeza se aglomeraron frente a la sede de los tribunales de San Cristóbal en demanda de beneficios procesales que permitan a los reclusos que han cumplido parte de su condena y que pueden optan por redenciones, salir en libertad. Algunos tienen boleta de excarcelación emitidas por tribunales de ejecución y aun así permanecen tras las rejas en condiciones que sus parientes califican de deplorables