La fuerza más poderosa

"El amor es la madre de todos los sentimientos. Es la fuerza invisible y poderosa que nos guía a la felicidad", nos recuerda el coach Ricardo Adrianza

La fuerza más poderosa

No sé si les pasa lo mismo, pero después de un de un año y tres meses de pandemia siento que muchas cosas no han cambiado. Apelamos a los insultos y desacreditaciones y nos olvidamos de la importancia incuestionable y celestial que tiene el amor y de su influencia en todos los ámbitos de la vida.

Para mí, el amor es la madre de todos los sentimientos. Es muy corta la palabra para la profundidad de su significado. El amor es inspiración constante. Es la fuerza invisible y poderosa que nos guía por el sendero de la felicidad.

El amor también es la energía que potencia nuestras ganas y moldea nuestra fuerza interior, esa que nos impulsa en la búsqueda del logro de nuestras metas.

Vivir en amor es vivir en positivo, y aunque también nos pueda sorprender con alguna decepción, su significado es tan sagrado que solo puedo destacar lo bueno.

Foto Valeria Miller / Pexels

La influencia de este sentimiento vital es tan monumental, que una de las mentes más brillantes de la historia de la humanidad, Albert Einstein, la recogió muy acertadamente en una carta escrita a su hija. Dice así:

El amor es luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El amor es gravedad, porque hace que unas personas se encuentren atraídas por otras. El amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. El amor es Dios y Dios es amor.

Suscribo cada una de esas palabras, y aunque luzca atrevido, agrego que el amor es tu propia esencia. Te eleva la conciencia y, con ello, te prepara de la mejor manera para tu desarrollo interior.

Lea también, del mismo autor: Un lápiz, cuatro reflexiones

Entonces, lo resaltante aquí es alertar a que vivir en amor depende absolutamente de cada uno y de cómo lo transmitas para crecer en tu existencia. Y precisamente allí está la clave: ¡debemos sembrarlo para tenerlo!

No pretendas ser correspondido si no muestras afecto. No pretendas —por ejemplo— no ser ignorado, si en tu estilo particular está ignorar al otro. No pidas una muestra de cariño sin tener un gesto sincero. La cuestión no es si amas, la clave, como dije antes, es sentirlo y transmitirlo.

Foto Flo Maderebner / Pexels

En el ámbito profesional pasa lo mismo. Para motivar o ser motivado, esa energía también es necesaria. Atrás quedaron los liderazgos autoritarios o productos del rango. Para liderar hay que ser empáticos, y no hablo de parecerlo. Tenemos necesariamente que practicarlo. Con humildad, siendo sinceros y construyendo mejores personas. Si no es así, ¿Cómo pretendes influir en otros?

Ahora bien, esta historia debe tener su contrapeso. En el amor también existen las decepciones. La vida misma es un vaivén de emociones positivas y negativas. Por lo tanto, cuando te ocurra, pues indefectiblemente serás parte de la estadística, no te rindas si hay posibilidades.

Por consiguiente, te pido que ames con intensidad y no te escondas nada. No raciones nunca lo que sientes. Ama profundamente. Sin límites. Ama y protege a quien elijas como compañera de vida. Permítete sentir el amor en su justa medida. No dejes que alguna mala experiencia te aleje del camino del amor. Siempre llegará alguien que te entienda y valore en profundidad.

Foto Pexels

Como seguramente muchos de ustedes, he tenido la inmensa dicha de experimentar el significado del amor, en todas sus versiones, — padre, hijo, esposo y abuelo —y eso me empodera para decirles que solo aquellos que se aman pueden enfrentar las situaciones amargas y superarlas. Los amores no son perfectos, pero si el amor es verdadero, son imperecederos.

El amor es tan potente que a pesar de los años que tengas encima te recompensa. Soy vivo ejemplo: el nacimiento de mis dos nietos y la noticia de la pronta llegada de una linda princesa me llena de un sentimiento muy especial, tanto que suman ganas y años a mi vida. Un sentimiento que confirma, de hecho, aquel refrán que dice “el amor es ciego”, pues nace en cada instante del anuncio de la llegada de nuevos nietos.

Foto Josh Willink / Pexels

En definitiva, queridos lectores, vivir en amor es una obligación para contigo, principalmente, pero que repercute en la sociedad. Vive en amor y haz que parezca fácil. Para ello no hay mayor secreto: ¡ama intensamente!