<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La lucha sin fama por un trasplante de médula

Manuel Alejandro Orellana fue a la clínica porque no dejaba de toser. Lo que parecía un síntoma de cualquier gripe, se convirtió en el comienzo de una larga y difícil travesía. La tos en el joven de 21 años, era un tumor en el mediastino (tórax).

La lucha sin fama por un trasplante de médula

El doctor decidió que no era suficiente con la punción para determinar las características de las células. Le hicieron una operación con la que identificaron que era un linfoma no-Hodgkin de células grandes tipo B, un tipo de cáncer que aunque suele ser agresivo también puede ser curable. Lo trataron. Luego del proceso de seis sesiones de quimioterapia, el tumor había disminuido en un 85%, pero a los tres meses, unos dolores de cabeza llevaron a Manuel a un diagnóstico más grave: dos linfomas en el cerebro.

La esperanza que le queda a Manu, como le dicen sus amigos y familiares, es recaudar 280 mil euros para hacerse un trasplante de médula en España, ya que en Venezuela no es posible realizar este tipo de operación.

Un hematoncólogo (especialista del área), que prefirió mantener su nombre en el anonimato, explicó que en el país no hay bancos de médula ósea y por eso, y otras razones como la escasez de medicinas, no se pueden hacer trasplantes no relacionados. “Nunca han existido en el país bancos de médula ósea ni bancos de cordón umbilical. Solo se practican auto trasplantes y trasplantes alogénicos emparentados (entre hermanos consanguíneos)», acota. Estas opciones no son posibles en el caso de Manuel ya que, en primer lugar, sus propias células están atacando el sistema inmune, lo que impide un auto trasplante; y en segundo lugar, ninguno de sus dos hermanos es 100% compatible, lo que impide el trasplante emparentado.

Desde el día del diagnóstico, la vida de Manu cambió. El joven estudiante de Comunicación Social y fanático del fútbol tuvo que cambiar las aulas de clase y los partidos por las salas de emergencia.

“Él es una persona muy alegre”, acota su hermana, Verónica Orellana, quien, con tono de admiración, cuenta que aún durante los tratamientos de quimioterapia ha seguido haciendo las asignaturas de la universidad. “Una vez a la semana un profesor va a la casa a darle clases”.

“Contactamos con el doctor Sergio Giralt quien ejerce en Estados Unidos y ha operado a la actriz Daniela Bascopé, al cantante Yordano Di Marzo, y más recientemente a la periodista Anna Vacarella”, continúa Verónica. Giralt explicó a la familia que el costo para la operación en Memorial Sloan Kettering Cander Center de Nueva York asciende a los 500 mil dólares, por lo que les recomendó dirigirse al Hospital Clínico y Provincial de Barcelona debido a que Manuel podría recibir algún tipo de descuento por tener familia española. Como él no vive en España sino en Venezuela, el descuento no ha sido más que una ilusión, ya que no cuenta con seguro social español.

La doctora Monserrat Robira del Hospital de Barcelona aceptó tratar el caso, pero la vida de Manu pende del hilo de la benevolencia de otros.

Para lograr recaudar el costo de la operación, la familia Orellana ha iniciado una campaña de crowdfunding (sistema de cooperación colectiva llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos).

“El procedimiento es muy costoso en todas partes del mundo porque necesita de hospitalizaciones prolongadas, banco de sangre con transfusiones irradiadas, antibióticos, múltiples especialistas y drogas  costosas. Creo que la medicina europea es la que mejor refleja el costo de estos procedimientos, con la mejor tecnología disponible”, señaló la fuente médica.

Además de Bascopé, de Di Marzo y Vacarella, el beisbolista venezolano y ex jugador de las grandes ligas, Andrés Galarraga, fue diagnóstico en 1999 con el mal de hodgkin. Pero como a Manu, este cáncer puede afectar a cualquiera. En Venezuela, siete de cada cien mil personas se ven afectadas por linfomas no-Hodgkin al año, de acuerdo con las cifras que maneja el Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Galarraga y Bascopé han demostrado que es posible seguir adelante y superarlo. Di Marzo y Vacarella ya fueron operados y se encuentran en plena lucha por recuperarse. Manu se mantiene a la espera de recolectar el dinero y con la esperanza, de que al igual que Galarraga, llenará su vida de jonrones.

Para ayudar a Manu, donaciones (en dólares y euros):

https://www.gofundme.com/friendsformanu

https://www.gofundme.com/friendsformanuel

Donaciones en bolívares:

Banco Banesco Cuenta corriente

# 0134-0185-37-1853055863

A nombre de Virginia Martinelli

CI E 81328132

Email: martinellivirginia@gmail.com