La marca venezolana Powder Monkey estrena una innovadora tienda

Dirigida por tres jóvenes que apenas pisan los 20 años, y después de tener un showroom en la casa de sus abuelos, la marca fundada en 2018 inauguró un vanguardista local de 60 metros en La Trinidad

La marca venezolana Powder Monkey estrena una innovadora tienda

Powder Monkey, la marca venezolana de ropa juvenil, deportiva y de aventura, inauguró su nueva tienda en Caracas, con un diseño innovador tanto en sus piezas como en su estructura.

La nueva tienda está en la avenida principal de La Trinidad y está diseñando simulando un enorme container con una puerta de atractivo color y una valla flotante. Adentro, al estilo loft, se muestran las piezas, ofreciendo mucho espacio para que la gente las vea con comodidad, manteniendo el distanciamiento físico. Tiene aire acondicionado y, además de luces, un tragaluz. Cuenta con terraza para eventos y 24 puestos de estacionamiento. Todo el lugar está protegido por muros altos para mayor seguridad.

Esta marca lleva tres años en el mercado. Fundada y dirigida por jóvenes en los tempranos 20 años, Julián Maldonado y Andrea y Ramón Chiarelli, se enfoca en un segmento adolescente y juvenil, pero no deja de lado a los niños y adultos que buscan moda casual y deportiva que sea cómoda, pues todas las piezas se elaboran con algodón peruano Pima o con fibra cepillada de poliéster.

Ramón, Andreína y Julián posan al centro del grupo

“Queremos que cuando la gente identifique la marca, no solo la relacione con ropa sino con todo lo que implica el concepto Powder Monkey”, señala Andreina Chiarelli, directora creativa de la firma y, también, licenciada en Educación.

Monkations

Explica Julián Maldonado, director de Ventas y abogado, que luego de hacer las pruebas necesarias y afinar la idea que tuvieron en septiembre de 2018, realizaron una pequeña inversión gracias al apoyo de sus padres y con sus propios ahorros. Finalmente salieron al mercado en mayo de 2019 con un primer lote de 100 franelas.

“Fue un boom inesperado. La gente que nos compró ese verano viajó, y con él se difundió nuestra marca por varias ciudades”, dice Julián. Es así como la cara de Jack, el monito que es su logo, se vio en París, Madrid, Valencia, Dubai, Estados Unidos, Aruba, Los Roques, Canaima. A esta tendencia la denominan Monkations, un vocablo que fusiona las palabras en inglés Monkey y Locations.

A partir de ese momento, el progreso de la firma ha sido producto de la reinversión de recursos.

“Podríamos desangrar a la empresa y ganar mucho más, pero no estaríamos montados en la tienda que hoy inauguramos. De esta manera también hemos podido aumentar 400% la producción anualmente durante estos dos años en el mercado”, asegura Maldonado.

Hoy en día Powder Monkey ofrece 16 diferentes productos y espera cerrar el 2021 con 20, entre franelas deportivas manga larga y manga corta de algodón, trajes de baño sublimados y unicolores, sudaderas, joggers, polylite, franelas de poliéster, hoodies y gorras, entre otros.

Jack, el mono aventurero

Pensando en la internacionalización de la marca, los jóvenes emprendedores eligieron un nombre que la identificara con el propósito de inspirar aventuras y buenos momentos. De allí la escogencia de Powder (pólvora) Monkey (mono), un nombre que entre los siglos XVII y XIX hacía referencia a los niños que trasladaban la pólvora en las embarcaciones piratas y de guerra, y que debían ser no solo ágiles sino también valientes y audaces.

“Desde el principio nos gustó. Hacía juego con nuestro logo. Todo encajó de una manera muy fluida”, comenta Julián Maldonado.

Jack fue el nombre que la comunidad de seguidores (cerca de 35K en la cuenta de Instagram @powder.monkey) escogió para la mascota-logo de la marca: el simpático, atrevido y divertido mono aventurero.

Showroom en casa prestada

Como muchos de los emprendimientos venezolanos, la marca se dio a conocer con fuerza por redes sociales. Sin embargo, en septiembre de 2020 y en plena pandemia, Andrea, Julián y Ramón se atrevieron a abrir su primer showroom en una casa prestada por los abuelos de Julián. Un año más tarde, los tres emprendedores entendieron que ya era tiempo de llevar el concepto a otro nivel.

“Pasamos de un showroom de 30 metros a una tienda de 90 metros. De una oficina de 12 metros, que era la cocina de mi abuela, a una de 60. La verdad, le hemos metido el pecho”, dice Julián.

El horario de atención es de 10:00 a.m. a 6:30 p.m., bajo todas las normas de bioseguridad y de acuerdo con los horarios de flexibilización establecidos por las autoridades. Como forma de pago aceptan efectivo, Zelle, transferencias, PayPal, Venmo y tarjeta de crédito internacionales.