La Milagrosa, un tesoro de aventuras entre montañas

Un tesoro natural se esconde entre las montañas del estado Miranda. A escasos 20 minutos de Caracas se puede disfrutar de un auténtico día de campo en La Milagrosa que ahora cuenta, también, con una galería de arte

La Milagrosa, un tesoro de aventuras entre montañas

Muchos caraqueños quizá no conocen que su ciudad esconde parajes plenos de naturaleza, donde reina una frondosa vegetación y proporcionan una vista relajante, además de ofrecer esparcimiento. Una de esos lugares es el Campamento La Milagrosa, con instalaciones adecuadas para la diversión y aventura tanto de niños como de adultos.

En la localidad de Mampote, en la vía a Guarenas, está ubicado este centro de recreación, cuyos dueños lo consideran entre los más grandes de toda esta zona mirandina. Ocupa 12 hectáreas de campo con temperaturas agradables pues el termómetro oscila entre los 18 y 25 grados.

La naturaleza provee del escenario perfecto para que el día campestre sea de provecho en todo sentido ya que las atracciones son al aire libre y, en tiempos de pandemia esto se agradece, especialmente cuando la familia debe distraer a los niños sanamente y que estén en contacto con la vegetación, colinas y senderos que rodean estas instalaciones.

Aventuras campestres

La directora y propietaria de La Milagrosa, María Ficht. explica todas las atracciones, que son muchas y diversas. A partir de las 9:30 am comienza la actividad que se desarrolla en los parques infantiles regados por el amplio terreno, prácticas de deportes como fútbol y volibol.

Uno de los atractivos especiales es deslizarse por las tirolinas. Otra actividad que llama la atención son las clases de equitación; además de los paseos en bote por la laguna.

La Milagrosa

Paseo en bote

Deslizarse en el tobogán de espuma se convierte en un atractivo para toda la familia y quienes buscan movimiento pueden hacer senderismo y caminatas.

La Milagrosa

El tobogán de espuma

La música también se incluye en el programa de actividades con las clases de baile y bailoterapia. El paisaje es inspirador para iniciarse en las artes plásticas que se acompañan con la enseñanza en diferentes técnicas de pintura.

María Ficht explica que en estos tiempos, cuando los niños han estado aislados, La Milagrosa incluye actividades que permitan a los más jóvenes compartir en grupos donde cuentan con supervisión y control, bajo las instrucciones de recreadores profesionales con vasta experiencia en campamentos vacacionales.  El objetivo de esta actividad, indican sus directivos, es fomentar el compañerismo y el sentido de cooperación.

Adicionalmente se pueden contratar los servicios de un recreador bilingüe, en francés o inglés, lo que redunda en beneficio de los niños participantes ya que mientras se divierten y gozan de las atracciones y el entorno natural, están practicando un idioma.

De acuerdo a los directivos de La Milagrosa, este campamento no se deja nada a la improvisación porque las actividades se programan y practican aplicando técnicas pedagógicas para la enseñanza tanto de idiomas, pues se hace énfasis en la práctica del lenguaje aprendiendo con los elementos de la memoria afectiva, como en este caso los juegos, situaciones cotidianas y las comidas.

Las excitantes tirolinas

La práctica de deportes excita la adrenalina y mientras más riesgo se corra, más emoción habrá. Cuando se ve la distancia y altura, desde lo alto de las montañas, de la extensión de la tirolina, todos quieren experimentar esas sensaciones que van desde el miedo, riesgo y la aventura hasta el deseo de alardear, ésta última para que todos los demás vean de lo que cada quien es capaz de hacer.

En La Milagrosa se cuenta con dos tirolinas una de 80 metros y otra de 150 metros que serpentean desde lo alto entre las montañas, colinas y vegetación con un declive pronunciado, lo que genera mayor velocidad en el recorrido.

La Milagrosa

La tirolina es de las actividades favoritas

Es vertiginosa la sabrosa sensación de volar en el vacío, y si se mira hacia abajo se encuentra con la tupida frondosidad de los árboles, mientras se sabe que lo único que nos ata a la tierra es un grueso cable, un juego de poleas y el arnés.

¿Qué se come en La Milagrosa?

Todos los visitantes de un día campestre en estos hermosos espacios naturales cuentan con provisión de agua potable, café y papelón con limón, pero cada uno puede llevarse sus botellas de agua y refrigerios, aunque la cocina también los incluye y ofrece empanadas y perros calientes.

Los servicios pueden contratarse para un día completo y es optativo si el visitante quiere desayuno criollo o almuerzo. También tienen pernoctas con alojamiento para grupos, bien sean familiares o corporativos.

En los planes con pernocta se incluyen hamburguesas y perros calientes y en la noche se encienden fogatas para realizar actividades lúdicas a su alrededor.

El menú de La Milagrosa ofrece jugos variados, arepas rellenas, quesos y embutidos para la hora del desayuno y en el almuerzo se pueden saborear tostadas mexicanas, ceviche, asado negro, pollo guisado y otros platos, tanto criollos como de la culinaria internacional.

La dirección del Campamento La Milagrosa tiene un servicio de pizzas de Don Donatti  de masa delgada con diferentes sabores. Este emprendimiento se desarrolla vecino al campamento, en Nueva Casarapa, Guarenas.

Pizzas Don Donatti, hechas a la leña

Para la hora del postre también cuentan con un proveedor de fresas con crema en cucuruchos, helados de paleta y donas de varios sabores. Todo muy fresco. Están registrados como @kucuruchos

Pero el visitante puede llevar alguna comida para el desayuno o merienda. El almuerzo sí debe ser consumido de la variedad que ofrece el lugar.
Los vinos y espumantes son de la distribuidora Vignarosa.

Parrillas a campo abierto

También existe la opción de alquilar los espacios acondicionados para hacer parrillas. Se trata de quioscos ubicados estratégicamente en diferentes áreas de este enorme campo.

En este caso el visitante de un día completo o full day debe llevar todos los ingredientes y enseres para preparar su parrilla familiar.

 La Milagrosa

Los caminos están rodeados de vegetación y son completamente seguros

La ventaja de hacer parrillas en La Milagrosa es que el humo no molestará a nadie porque la suave y constante brisa que sopla desde las montañas se encargará de disiparlo, mientras el visitante se convierte en parrillero profesional para deleitar a su grupo.

Todo queda entre amigos y familiares. El humo se lo lleva el viento mientras la guasacaca baña la carne y la yuca.

Galería de arte rodeada de naturaleza

El Campamento La Milagrosa se ha propuesto hacer de las artes plásticas otra de las ofertas en sus instalaciones. Para ello inauguraron una galería de arte bajo la curaduría de Catherine Ficht, directora de Venezolana de Subastas.

“Este espacio está dedicado a promover, impulsar y difundir el arte como un importante elemento de la cultura de nuestra ciudad. Está ubicado dentro de un área no convencional pero que tiene una gran conexión con la sensibilidad que se pretende aflore de esta propuesta”, así se expresó la directora de la nueva galería, Catherine Ficht.

La primera muestra de la galería La Milagrosa corresponde al artista y diseñador industrial venezolano Iván Salgrero Curiel, con más de 40 años de trayectoria en el mundo de las artes plásticas.

 La Milagrosa

Iván Salgrero Curiel y su silueta del Ávila

Este escultor propone como temática los valores y la naturaleza venezolana en una serie de esculturas donde fusiona elementos del lenguaje geométrico y de la abstracción orgánica para expresar su fascinación por el paisaje, especialmente por tres motivos recurrentes en su obra como son el Cerro Ávila, el tepuy Roraima y el Salto Ángel.

Iván Salgrego Curiel presenta varias versiones del Cerro Ávila en líneas de hierro donde resaltan elementos característicos de la montaña, entre ellos el hotel Humboldt. Su interpretación del Salto Ángel es una delicada pero a la vez firme estructura en láminas colgantes de hierro, así como el tepuy Roraima.

Una historia familiar

Louis Herbert Ficht y su esposa Georgette lograron salir de Francia huyendo de los horrores y la hambruna después de finalizada la II Guerra Mundial. Es así cuando en el año 1947 llegaron a esta Tierra de Gracia llamada Venezuela con sus dos pequeños hijos, Daniel y Pierre Jean.

Ya habían sufrido en campos de concentración, de donde lograron escapar y luego pudieron llegar a América con la intención de asentarse en estas tierras.

Como buenos visionarios decidieron comprar propiedades en Venezuela y “descubrieron” la hacienda El Cedrito en el sector de Mampote. Allí sembraron café y otros cultivos, construyeron la carretera de montaña y la vía a ese sector que estaba sin comunicaciones.

Los hijos se casaron con venezolanas y formaron hogar. Las nuevas generaciones, como una manera de preservar el legado familiar, crearon el Campamento La Milagrosa, en homenaje a la Virgen de La Medalla Milagrosa, de quien es ferviente devota María Ficht, una de las propietarias del lugar y quien tiene como misión propagar su devoción.

Capilla dedicada a la Medalla de La Virgen de la Milagrosa

Todo comenzó como un sueño hasta lograr convertir los espacios de campo, colinas y bosques en un gran campamento para la diversión y el esparcimiento de los visitantes, especialmente para las delicias de niños y jóvenes, al mismo tiempo que se preserva el amor por la naturaleza.

Sus propietarios, Luis y María Ficht sienten un gran amor y afecto por esta patria. Por eso pusieron todo su empeño en hacer realidad este campamento desde hace 19 años, lo que resumen en la frase «mientras unos hacen maletas, otros hacemos país».

Coordenadas

Correo. camp_lamilagrosa@hotmail.com

Teléfonos para reservaciones.  0414-2497553 / 0424-1141712 / 0416-6061178 / 0424-1677351
0426-4020768 / 0412-0808427

Instagram. @campamentolamilagrosa @kucuruchos  @dondonatti