<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La OMS considera improbable un rebrote de coronavirus

La baja tasa de transmisión a la que ha llegado Europa hace poco probable la aparición de una segunda ola importante de COVID-19 dice la Organización Mundial de la Salud

La directora de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, dijo este lunes 25 de mayo que los modelos con los que trabajan van descartando «cada vez más» un rebrote de coronavirus tan dramático como el de principios de año.

No obstante, Neira pidió «mucha prudencia» y «sentido común» en esta fase «muy crítica» de la pandemia, la de la desescalada, en declaraciones a la emisora de radio de Barcelona RAC-1.

La directiva de la OMS solicitó que la población no tenga «ni paranoia ni excesiva relajación», y que «aprenda a convivir con las enfermedades infecciosas».

Las declaraciones de Neira suavizan informaciones anteriores de la misma OMS. A finales de abril, el director general Tedros Adhanom, alertó: «No se equivoquen. Este virus nos acompañará largo tiempo«. Unos días después, el 14 de mayo, el director de Emergencias Sanitarias de la organización Michael Ryan dijo que el virus «podría quedarse para siempre«.

El hecho que la OMS declare la escasa posibilidad de un importante rebrote de coronavirus también contradice a Robert Redfield, director de los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos. El especialista estadounidense advirtió, a finales de abril, que existe un alto «riesgo de una segunda ola en el invierno».

Sin embargo, Neira aclara: «Hay muchos modelos que avanzan muchas probabilidades. Hablan desde un rebrote puntual hasta una ola importante, pero esta última posibilidad cada vez se va descartando más. Estamos mucho mejor preparados en todos los ámbitos», señaló la doctora española.

La transmisión es poca

Explica que se ha «rebajado tanto la tasa de transmisión que el virus tendrá dificultades para sobrevivir». Se resistió a considerar la actual situación «como el final de la ola», pero asegura que los datos «como mínimo, nos muestran que se ha evitado la transmisión y la explosión de las primeras semanas».

Sin embargo, puntualizó que «vale la pena no hacer muchas previsiones porque las próximas semanas son una fase muy crítica».

El mundo se acerca a un millón de casos confirmados de coronavirus

Las mascarillas y los controles seguirán siendo necesarios. Foto AFP

Neira reconoció que la OMS aún tiene «ciertas dudas sobre la relación del virus con la climatología», aunque están viendo que «está haciendo el recorrido geográfico que se espera de un virus que quiere sobrevivir». Un ejemplo es Brasil, que en pocas semanas se ubicó como el país con más casos.

«Las cifras de inmunidad son muy bajas. Hay que estar muy vigilantes en la desescalada», volvió a advertir la especialista, refiriéndose a la situación en Europa.