<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

La OMS desdeña el remdesivir: no le parece tan eficaz como dicen

Un estudio realizado en 11.000 personas de 30 países, patrocinado por la Organización Mundial de la Salud, contradice otras investigaciones que consideran al remdesivir la mejor terapia contra el coronavirus. Al estudio de la OMS aún le falta la revisión de médicos independientes y su publicación en una revista científica

La OMS desdeña el remdesivir: no le parece tan eficaz como dicen

Las esperanzas clínicas estaban puestas sobre el medicamento remdesivir, uno de los antivirales más prometedores contra la covid-19. La Organización Mundial de la Salud las derrumbó hoy 16 de octubre. Según un estudio médico que patrocinó esta organización, el remdesivir tiene «poca o ninguna eficacia» contra la mortalidad por cotonavirus.

Esta conclusión es totalmente contradictoria a otros estudios, incluido uno a gran escala que realizó el laboratorio fabricante, Gilead, como parte de sus ensayos finales del medicamento. Según informó hace pocos días Daniel O’Day, uno de los gerentes de la farmacéutica estadounidense, el remdesivir logró disminuir en 70 % la mortalidad incluso en pacientes graves.

El estudio de Gilead se publicó en New England Journal of Medicine, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo.

Por otra parte, las autoridades farmacéuticas tanto de Europa como de Estados Unidos aprobaron su uso y sus gobiernos pre-compraron grandes lotes del antiviral. Incluso Médicos Sin Fronteras le otorgó importancia, y pidió que se le rebajaran los precios suspendiendo la patente mientras dure la pandemia.

Pero ahora la OMS cambió la seña. Según su estudio, nada funciona bien. Ni el remdesivir, la hidroxicloroquina, el lopinavir, el ritonavir ni el interferón. Al único fármaco que le dan algo de crédito es al esteroide dexametasona, que es bastante económico en comparación con el remdesivir.

remdesivir

(FILES) In this file photo taken on April 08, 2020 one vial of the drug Remdesivir lies during a press conference about the start of a study with the Ebola drug Remdesivir in particularly severely ill patients at the University Hospital Eppendorf (UKE) in Hamburg, northern Germany amid the new coronavirus COVID-19 pandemic. – Britain and Germany said July 1, 2020 they had sufficient stocks of remdesivir, the first drug to be shown to be relatively effective in treating COVID-19, and of which the United States has bought almost all supply. (Photo by Ulrich Perrey / POOL / AFP)

En el coctel que le dieron a Donald Trump mientras estuvo hospitalizado con coronavirus se incluyeron ambos fármacos, remdesivir y dexametasona. ¿Cuál de ellos lo curó? Es difícil decirlo con seguridad.

Lo que dice la OMS

La Organización Mundial de la Salud realizó un estudio en 11 mil personas de 30 países. Se concentró en analizar los efectos de todos esos  tratamientos en la mortalidad, en la necesidad de recibir asistencia con respiradores y en la duración de la hospitalización.

En lo que respecta al remdesivir resultó ser poco efectivo para prevenir la muerte. Según las conclusiones de los investigadores, «parece tener poco o ningún efecto en los hospitalizados por covid-19».

La OMS indicó que queda por determinar si esos mismos medicamentos tienen utilidad en el tratamiento de infectados que no requieren hospitalización o como prevención, aspectos que tendrán que examinarse en futuros ensayos.

También falta que los datos del estudio lo revisen otros médicos y sean publicados en una revista científica. Ese paso, indispensable para formalizar cualquier investigación ante la comunidad médica, no lo ha cumplido el estudio de la OMS:

 

Argentina: a 65 años de la “Revolución Libertadora”

Juan Domingo Perón mostró desde el inicio de su gobierno (1946) una tendencia a la hegemonía política, en abierta contradicción con el ideal democrático. Aunque el movimiento surgido el 16 de julio de 1955 intentó revertir al peronismo, tuvo el efecto contrario por la intolerancia del gobierno que encabezó el general Pedro Aramburu