La pastilla de Merck contra el covid cada vez está más cerca de los pacientes

Merck solicitó hoy autorización para comercializar en EEUU su medicamento oral molnupiravir, destinado a adultos con covid-19 leve o moderado pero en riesgo de agravarse. Los expertos advirtieron, sin embargo, que no sustituye a las vacunas

La pastilla de Merck contra el covid cada vez está más cerca de los pacientes

El consorcio farmacéutico estadounidense Merck informó hoy lunes 11 de octubre que solicitó a las autoridades sanitarias de Estados Unidos la autorización de uso de emergencia de un medicamento de vía oral para tratar el covid-19.

El comprimido se llama molnupiravir. Merck lo define como “un medicamento antiviral oral en fase de investigación para el tratamiento del covid-19 de leve a moderado en adultos que corren el riesgo de evolucionar a covid-19 grave y/o de ser hospitalizados”.

La compañía dijo que estaba trabajando “con las agencias reguladoras de todo el mundo para presentar solicitudes de uso de emergencia o de autorización de comercialización en los próximos meses”.

“El extraordinario impacto de esta pandemia exige que nos movamos con una urgencia sin precedentes”, dijo Robert Davis, director ejecutivo y presidente de Merck.

Wendy Holman, directora ejecutiva de Ridgeback Biotherapeutics, socio de Merck, calificó la solicitud de “paso fundamental para poner el molnupiravir a disposición de las personas que pueden beneficiarse de un medicamento antiviral oral que puede tomarse en casa poco después del diagnóstico de covid-19”.

El ensayo

Merck y Ridgeback llevaron a cabo un ensayo clínico entre unos 770 pacientes. De ellos, la mitad recibió un tratamiento de cinco días con la píldora. Y el resto, un placebo. Todos tenían covid-19.

De los pacientes que recibieron molnupiravir, 7,3% fueron hospitalizados en el día 29. En cambio, en el grupo que recibió el placebo, esta tasa fue de 14,1. Eso supone que la pastilla reduce el riesgo relativo alrededor del 50%.

Las empresas afirmaron que la eficacia es la misma frente a todas la variantes, incluida la delta. También que el fármaco es seguro.

Los expertos advirtieron, sin embargo, que no es una cura milagrosa y que no sustituye a las vacunas.

Merck espera producir 10 millones de tratamientos para finales de 2021.

Estados Unidos ya compró 1,7 millones de tratamientos de molnupiravir en caso de que se apruebe, con la opción de comprar más. Mientras, la agencia de salud mundial Unitaid informó que estaba trabajando con una asociación llamada ACT-Accelerator para asegurar el suministro para los países de ingresos bajos y medios.