<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-K8BB9HX&l=dataLayer" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden"></iframe>

Larissa González denuncia abandono en el Mercado de Tucupita

La candidata a la gobernación del estado Delta Amacuro por la Mesa de la Unidad, Larissa González, denunció que el Mercado de Tucupita se encuentra abandonado por parte de las actuales autoridades regionales y acusó a la actual mandataria regional, Lizeta Hernández, de dejar a su suerte a los comerciantes del lugar por supuestas peleas internas con el alcalde Alexis González. 

Larissa González denuncia abandono en el Mercado de Tucupita

“En 8 años no se ocuparon del mercado, y ahora la Gobernadora quiere a través de una falsa intervención hacer creer que le importa”, aclaró ante la supuesta intervención de Lizeta Hernández a ese sitio comercial.
Según una nota de prensa, testimonios de algunos comerciantes que hacen vida en el mercado, la gobernadora Hernández poco pasa por el sitio «y solo se acuerda en tiempo de campañas electorales».
“A lo mejor solo quería una foto”, fueron las palabras del señor Víctor Romero quien es uno de los adjudicatarios desde aproximadamente hace 20 años afirmando que no ha dado ni hecho nada por las mejoras del lugar. 
 
Larissa González expresó que en los últimos meses, los propietarios han cerrado sus puestos de trabajo por la crisis económica y también por supuestos ataques por parte del administrador del Mercado de Tucupita al no dejar vender algunos productos en el lugar.
Denunció además que en la zona se ha registrado un incremento de la inseguridad y que muchos propietarios, para prevenir robos a sus locales, se llevan la mercancía a sus casas. 
 
González instó al gobierno regional que invierta para el progreso del sector comercio en el estado Delta Amacuro, que a su juicio, desde hace más de 4 años ha dejado sin empleo y desabastecido a los deltanos.]]>

Jugar es algo serio

Una insólita y nostálgica exposición de juguetes antiguos en Roma nos traslada a otros tiempos, enseñándonos cómo esos pequeños objetos, con los que se divirtieron tantas generaciones de niños durante siglos, pueden convertirse en un patrimonio cultural y artístico/artesanal que no hay que descuidar