FOTOS E INFOGRAFÍAS | Las cifras de la crisis multidimensional de Venezuela 

El país está en una situación crítica, sus indicadores son propios de una nación en guerra o bajo un desastre inusitado. Sin embargo, aún lucha por su supervivencia, no solo por la resiliencia del venezolano, sino por el estado de bienestar que se estableció desde el boom petrolero hasta el fin del siglo XX.

Los números no mienten. Son múltiples los indicadores que revelan la trágica realidad venezolana que ya es un tema regional e incluso global, aunque en muchos países lejos del continente se desconozca lo que acontece en Venezuela.

Si se compara la situación actual con la de un país “normal” –con estabilidad política y económica, planes de Estado, respeto al imperio de la ley y al sistema democrático, infraestructura nacional- o se contrasta lo que se vive hoy con lo que existía en la Venezuela de los años previos al chavismo, se demuestra el atraso en el que el régimen ha sumido a 30 millones de personas.

Son indicadores que solo son comparables con regímenes oprobiosos, como dictaduras o naciones con claro carácter autoritario, donde los derechos políticos, económicos y sociales, además de los humanos, están en entredicho y son violados constantemente por líderes que se aferran al poder. De hecho, Venezuela es hoy junto a Cuba el referente negativo en la región.

EE-cota-905-DANIELH-10

Algunas cifras que muestran la crisis en lo político:

 

EE-TENCION-POR-PRESOS-POLITICOS-HELICOIDE-Caracas-17.05.18-DanielH-7

En lo económico

Los indicadores del chavismo también reflejan el deterioro de la situación. La coyuntura actual refleja un país deprimido, en hiperinflación, improductivo, con uno de los peores ingresos de la región, por no decir el peor, y con un alto nivel de pobreza que no es propio de un país con las mayores reservas probadas de petróleo y de recursos minerales, además de otras áreas de producción, como turismo, construcción, pesca, agricultura y ganadería que podrían ser explotados.

EE-CAJA-CLAP-05.10.18-DanielH-1

La mayoría de la población, sometida a una dependencia perversa, recibe bonos gubernamentales. Los que pueden escapar de esta realidad son quienes perciben ingresos en moneda dura, dólares o en su defecto euros.

En lo social

El gobierno chavista también le ha quedado a deber a los ciudadanos. Hay un gran número de venezolanos desplazados y emigrados por la situación del país, abundan las protestas en reclamo a derechos básicos y la inseguridad rampante continúa atentando contra la vida de los ciudadanos.

Migrantes venezolanos

Salud

La decadencia del sector amenaza a los venezolanos. Muchos médicos especialistas y con gran experiencia en su campo han tenido que irse del país por la crisis. Igualmente, la falta de insumos y medicinas, las fallas de los equipos o simplemente su inexistencia ponen en riesgo la vida de muchos ciudadanos. Asimismo, la pobre calidad del agua y la falta de alimentos adecuados, impiden una nutrición acorde con los requerimientos de la población.

EE-CRISIS-AGUA-CARACAS-01.04.19-DANIELH-13

Infraestructura y servicios básicos

Cosas que se daban por sentadas en el país como el servicio eléctrico, el agua, el aseo e incluso la gasolina y el gas doméstico fallan y crean grandes vicisitudes a una población que ve su calidad de vida muy mermada y amenazada, pues ni lo más básico funciona y menos con los altos estándares a los que se había acostumbrado.  Para este ejercicio no se toma en cuenta cosas como el mal estado del asfaltado o el alumbrado en el país.

EE-MUNICIPIO-SUCRE-BASURA-CAOS-29.09.18-DanielH-15

Fuentes: Asamblea Nacional, Foro Penal, Gobierno de Estados Unidos, Gobierno de Canadá, Gobierno de Panamá, Gobierno de Suiza, Unión Europea, Datanálisis, Consejo Nacional Electoral, Organización de Naciones Unidas para la Alimentación, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Agencia de la Organización de Naciones Unidas para los Refugiados, Observatorio Venezolano de Violencia, Observatorio Venezolano de Prisiones, Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, Acceso a la Justicia.